Inicio ASP Dos tipos de vacuna en primates ofrecen protección de larga duración contra...

Dos tipos de vacuna en primates ofrecen protección de larga duración contra el Zika

Compartir

Dos tipos de vacunas probadas en primates ofrecen una protección de larga duración contra la infección del virus del Zika, y es que así lo informó esta semana la revista especializada Science Translational Medicine.

Desarrolladas por tres centros de investigación estadounidense (investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center en Boston, del Instituto de Investigación Walter Reed Army en Silver Spring, y del Instituto de Tecnología de Massachusetts y Harvard en Cambridge) de las dos inyecciones, una permitió la inmunización completa de los primates durante al menos un año, y es que esta vacuna, de mayor efectividad que, está basada en un vector de adenovirus, ofreció la protección a través de una sola inoculación y en el 100% de los casos durante al menos 365 días, que fue el tiempo que los expertos esperaron para comprobar si funcionaba.

La segunda inyección que, demostró ser eficiente a largo plazo, fue realizada a base de una purificación del virus inactivo, que protegió del virus al 75% de los primates mediante dos inoculaciones, también durante un largo periodo, aunque el 25% sí que experimentó viremia (infección en el torrente sanguíneo) al ser probados. Sin embargo, no todos los intentos de los investigadores surtieron el mismo efecto.

Los estudios previos apenas habían evaluado la efectividad durante semanas después de que fuese aplicada la inmunización, según resaltaron los investigadores.

Las tentativas de lograr la protección mediante una vacuna en el propio ADN no fueron tan efectivas, ya que fallaron en la inmunización al cabo de un año en el 71% de los primates que incurrieron en la infección del virus del Zika. Esta última opción se había presentado como “altamente efectiva” en la protección a corto plazo, tal y como destacaron los expertos.

Mediante la cuantificación de anticuerpos contra el Zika en el flujo sanguíneo de los animales, los autores del trabajo pudieron definir el límite que implicaba la protección en el primate, lo que provee de importantes hallazgos para apoyar el desarrollo clínico de vacunas contra la enfermedad para humanos.

El 1 de febrero de 2016 la OMS declaraba que el Zika se trataba trataba de una “emergencia de salud pública de interés internacional

En 2007, en la isla Yap, en el Pacífico oeste, se sitúa el primer brote de Zika registrado. Después, en 2013-14, en la Polinesia francesa. Y en 2015, en Brasil, donde la enfermedad ha mostrado una cara especialmente preocupante, en forma de complicaciones neurológicas (síndrome de Guillain-Barré) y en el feto (microcefalia y otras anomalías graves) y por su elevada capacidad de extensión.

El 1 de febrero de 2016, la OMS declaró que se trataba de una “emergencia de salud pública de interés internacional”, aunque rebajó esta calificación el 17 de noviembre de ese año, cuando fue anunciado por el presidente del Comité de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), David Heymann. “La emergencia sanitaria de alcance internacional fue declarada al darnos cuenta de un extraordinario y no explicado aumento de los casos de microcefalia. No se declaró para detener la expansión de la infección, como en el caso del ébola, sino para hacer todo lo posible para entender los casos de microcefalia”.

El científico recordaba que meses después de la declaración se pudo determinar con base científica que los casos de microcefalia estaban directamente vinculados con la infección por Zika, por lo que el objetivo de declarar la emergencia se cumplió. “Necesitábamos entender de dónde venían esos efectos, ahora lo sabemos”, afirmaba.
..Emilio Ramirez