Inicio ASP Una interfaz podría ayudar a restaurar la movilidad de la mano tras...

Una interfaz podría ayudar a restaurar la movilidad de la mano tras sufrir un ictus

Compartir

Una interfaz entre el cerebro y la máquina que combina la estimulación cerebral con un dispositivo robótico que controla el movimiento de la mano aumenta el rendimiento de las vías que conectan el cerebro y la médula espinal, según un estudio de adultos sanos que, publicado en JNeurosci, podría tener implicaciones para restaurar la función en pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular con parálisis de la mano como secuela.

El profesor Alireza Gharabaghi, de la Universidad de Tuebingen, en Alemania, y sus colegas pidieron a los participantes que imaginaran que abrían su mano sin hacer ningún movimiento mientras colocaban su mano en un dispositivo que se las abría y cerraba pasivamente a medida que recibía la información necesaria de su actividad cerebral.

Los investigadores demuestran que, estimulando el área de la mano en la corteza motora al mismo tiempo, pero no después, el movimiento de la mano iniciada por el dispositivo robótico aumenta la fuerza de la señal neuronal, probablemente, aprovechando el poder de procesamiento de las neuronas adicionales en el tracto corticoespinal. Sin embargo, la señal disminuyó cuando no se pidió a los participantes que imaginaran que estaban moviendo su mano. La estimulación cerebral y la retroalimentación robótica motora simultáneamente durante la rehabilitación pueden ser beneficiosas para los pacientes que han perdido el control muscular voluntario, concluyen estos investigadores.

En España, el ictus es la segunda causa de mortalidad, y representa el mayor motivo de incapacidad

El ictus, es la segunda causa de muerte y la primera de discapacidad permanente en los adultos de los países occidentales. Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) el ictus afecta cada año a 110.000-120.000 personas en nuestro país. En España, también es la segunda causa de mortalidad, la primera en mujeres, y representa el mayor motivo de incapacidad. A nivel mundial afecta a 15 millones de personas en el mundo cada año y, se produce, en un tercio de las ocasiones, por una obstrucción de la carótida.

El ictus es considerado un problema sociosanitario de primera magnitud, y de una gran importancia en salud pública, sobre todo en las edades avanzadas de la vida, de ahí que afectará más a los países más envejecidos, siendo España, por desgracia, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de esos países más envejecidos del mundo, en unos 35 años.

..Foto: Gharabaghi Lab. University of Tuebingen
..Emilio Ramirez