Inicio ASP Investigadores de la Universidad de Chicago detectan lesiones en la mielina con...

Investigadores de la Universidad de Chicago detectan lesiones en la mielina con una nueva técnica diagnóstica PET

Compartir

En los últimos años han proliferado los estudios para obtener un tratamiento remielinizante eficaz para combatir la esclerosis múltiple, patología que afecta a cerca de 47.000 españoles y a un total de 2,3 millones de personas en el mundo. Estamos ante una enfermedad que es sufrida mayoritariamente por personas del sexo femenino y que forma parte del grupo de autoinmunes, causada en este caso por la destrucción por las células inmunes de la capa de mielina que protege las neuronas.

¿Cómo saber cuán de eficaz es un tratamiento remielinizante?
Comprobar la eficacia de los tratamientos remielinzantes y saber con certeza si están regenerando la mielina no es labor fácil. De hecho, en la actualidad, la obtención de imágenes vía resonancia magnética no resulta efectiva para verlo.

Ante este panorama, un nuevo estudio de la Universidad de Chicago (EE.UU.) muestra cómo una prueba que se basa en la tomografía por emisión de positrones (PET) se muestra capaz de detectar tanto las lesiones en la mielina como su posible regeneración, por muy pequeñas que éstas sean. Servirá, de este modo, para complementar la información obtenida mediante la resonancia magnética y para ayudar al seguimiento de las lesiones que causa esta patología en el tiempo. “También tiene el potencial para evaluar las respuestas a los tratamientos remielinizantes, una necesidad por ahora no cubierta. Y, de la misma manera, puede ayudarnos a establecer el grado de destrucción de la capa de mielina que contribuye al desarrollo de otros trastornos del sistema nervioso central”, afirma el director de la investigación, publicada en la revista Scientific Reports, Brian Popko.

Importante distinguir entre desmielinización e inflamación
La distinción entre desmielinización e inflamación es un hecho clave que las pruebas de imagen por resonancia, incluso en alta resolución, no logran distinguir. De hecho, ambas situaciones se dan simultáneamente en pacientes con esclerosis múltiple.

La prueba PET que plantean los investigadores incluye una molécula radioactiva que se une a los canales de potasio regulados por voltaje que quedan descubiertos en las neuronas que han perdido la mielina. De ahí que esta nueva técnica pueda evaluar, finalmente, la respuesta a los tratamientos remielinizantes.

El potasio intracelular, factor determinante
La pérdida de mielina produce a las células implicadas una reducción del nivel de potasio intracelular y se vuelven incapaces de expandir impulsos eléctricos. La nueva PET permite rastrear los canales de potasio de manera específica. Su diseño está basado en la “dalfampridina” (conocida como “4 aminopiridina”), un fármaco que ya ha sido probado y que restaura parcialmente los impulsos nerviosos a la par que produce un alivio en los síntomas neurológicos de los pacientes. Administrada en ratones, permitió observar cómo el fármaco se acumulaba en las áreas desmielinizadas del sistema nervioso central.

En este caso, se buscó un derivado con flúor para unirse específicamente a los canales de potasio, y entre ellos se encontraron el 3-flúor-4-aminopiridina (3F4AP), con las características deseadas. Etiquetaron este 3F4AP con flúor 18, radioisótopo que libera una gran cantidad de positrones y que es fácilmente detectable con la PET. Estamos ante “el primer trazador cuya señal se incrementa con la demielinización, solventando así los problemas de sus antecesores”; manifiesta Pedro Brugarolas, co-autor de la investigación. 3F4AP ha sido evaluado en primates sanos y se ha comprobado cómo se introduce en su cerebro y localiza las áreas donde la mielina es más escasa.

3F4AP: útil para otros trastornos neurológicos como las leucodistrofias y las lesiones de médula espinal
EL 3F4AP puede ser útil en otros trastornos neurológicos como las leucodistrofias y las lesiones de médula espinal, asociados a la demielinización. Incluso, yendo a más, en aquellas enfermedades no asociadas a ella, tales como la isquemia cerebral, los trastornos psiquiátricos y el alzhéimer, según destaca el director de la investigación.
..Flor Cid