Inicio ASP El Consentimiento Informado no obliga al médico a ofrecer resultados garantizados

El Consentimiento Informado no obliga al médico a ofrecer resultados garantizados

Compartir

En esta sentencia haremos hincapié en dos aspectos que están a la orden del día y por los que llegan muchas demandas contra los médicos: el consentimiento informado y la responsabilidad del médico como una obligación de medios y no de resultados. A continuación, desarrollaremos los mencionados puntos con más detalle.

Una paciente interpuso una demanda contra un facultativo y el hospital como consecuencia de una intervención quirúrgica que se llevó a cabo, sobre una operación de hallux valgus y metatarsalgia en el pie derecho. La demandante centró su argumentación, en primer lugar, en la existencia de un consentimiento informado defectuoso y, en segundo lugar, en los daños y perjuicios causados por la intervención. Consideró que la operación quirúrgica agravó las lesiones que padecía, produciendo un resultado desproporcionado, ya que desde que fue operada no había podido apoyar el pie derecho con normalidad debido a los intensos dolores que sufría, lo que ha originado que no pudiera volver a desempeñar su trabajo como comercial, siendo despedida de la empresa en la que trabajaba, lo cual le ha ocasionado un importante daño moral.

La finalidad del consentimiento informado es proporcionar al paciente los elementos de juicio necesarios para adoptar la solución que crea que más le interese para su salud

En cuanto al consentimiento informado supuestamente defectuoso, la sentencia hizo mención a la ley 41/2002 que dice que este consentimiento es un derecho básico a la dignidad de la persona y a la autonomía de su voluntad. La sentencia estableció que la finalidad del consentimiento informado es proporcionar al paciente los elementos de juicio necesarios para adoptar la solución que crea que más le interese para su salud. En este caso que nos ocupa, el consentimiento informado era suficientemente preciso en cuanto a la descripción de la técnica que se iba a emplear, así como en sus posibles riesgos.

La sentencia mencionaba que, al criterio de la demandante, la operación no salió como esperaba por un resultado negativo para su salud, pero esto no podía confundirse con el consentimiento informado. Y es que es de vital importancia resaltar que la firma por parte del paciente del consentimiento informado no significa de ningún modo que la intervención vaya a ser un éxito. Desde luego, nada puede garantizar que una intervención médica pueda tener el resultado que el paciente espera.

La firma por parte del paciente del consentimiento informado no significa de ningún modo que la intervención vaya a ser un éxito

Lo que acabamos de mencionar está muy relacionado con la segunda cuestión que se apunta en la sentencia, que no es otra que la responsabilidad del médico como una obligación de medios y no de resultados. Se aclaró que la responsabilidad del profesional médico es de medios y como tal no se puede garantizar un resultado concreto. Su obligación es poner a disposición del paciente los medios adecuados comprometiéndose no solo a cumplimentar las técnicas previstas para la patología en cuestión, sino a aplicar estas técnicas con el cuidado y precisión exigible de acuerdo con las circunstancias.

La responsabilidad del médico es una obligación de medios y no de resultados

En cuanto a los informes periciales existentes en este caso se hizo referencia a dos puntos determinantes. En primer lugar, que la técnica que se empleó fue menos invasiva que otras cirugías, en cuanto a los resultados y complicaciones. En segundo lugar, que la intervención quirúrgica realizada se ajustó a los parámetros de la lex artis ad hoc. Por lo que finalmente se desestimó íntegramente la demanda planteada por la paciente.

A modo de conclusión, debemos insistir en que el consentimiento informado es relevante para proteger al médico, como medio de prueba de que informó al paciente de los riesgos de la intervención. Pero también es de vital importancia no confundir la firma del consentimiento informado con una garantía de que la intervención vaya a tener los resultados deseados por el paciente. El consentimiento trata de reflejar que al paciente se le han explicado los posibles riesgos de la intervención y, con esta información en su poder, el mismo consiente o no que le sea realizada la intervención.

Por otro lado, la otra idea que queremos apuntar es la responsabilidad del médico como una obligación de medios y no de resultados. Como ya hemos explicado el médico no puede garantizar un resultado concreto al realizar una determinada intervención.
..Lex Sanitaria