Inicio ASP Sanidad y partidos políticos siguen sin caminar al mismo ritmo

Sanidad y partidos políticos siguen sin caminar al mismo ritmo

Compartir

Ya se empiezan a preparar los motores para las elecciones , aunque no se vislumbre calendario electoral alguno, y ante la falta de liderazgo en las profesiones sanitarias, colegios profesionales , sindicatos, sociedades científicas y resto de interlocutores , continúan apesebrados, sin ideas, con las mismas caras y los mismos discursos que hace décadas, y son los llamados partidos de nuevo cuño como Podemos y Ciudadanos fundamentalmente, los que comienzan a reunirse con expertos, recabar problemas para dar soluciones y se calendarizan reuniones sectoriales sobre sanidad.

La sanidad no da votos pero sí los quita

Siempre se ha dicho que la sanidad no da votos pero sí los quita, y en esta tarea se comenzarán a aplicar a fondo las fuerzas políticas que concurran a las próximas elecciones cuando las convoquen. Todas las formaciones, sin excepción, comienzan a hacer campaña con la bandera de “no a la privatización de la sanidad”, “por la sostenibilidad de un sistema nacional de salud público, de calidad y universal”, y ya por extensión, demonizar todo lo que suene a sector privado, incluidos conciertos, externalizaciones, hasta llegar a cuestionar el propio modelo de mutualidades de funcionarios o las desgravaciones en el seguro médico.

La gestión privada se ha convertido así en el chivo expiatorio de todos los males del SNS

A falta de otro discurso de reformas, la gestión privada se ha convertido así en el chivo expiatorio de todos los males del SNS (Sistema Nacional de Salud). Es la consigna que repiten los candidatos de los viejos y nuevos partidos, dispuestos a encender el maniqueo debate entre sanidad pública o privada. Incluso partidos políticos, que han apostado en las últimas legislaturas por dar un mayor protagonismo al sector privado, ahora también se ven forzado a renegar de las políticas aplicadas durante las últimas legislaturas.

Nadie habla de gestión profesional, de gestión eficiente, de racionalizar los recursos, de no duplicar gasto por la incompetencia de las Comunidades Autónomas, de no lograr una interconexión de sus sistemas de información, de mantener sin coordinación la atención primaria y la especializada, de banalizar y dejar morir por asfixia de presupuestos y contenidos la atención primaria de salud (primer nivel y entrada al sistema sanitario), de tantas y tantas cosas, que es mejor la inacción que “levantar polvareda”.

A veces, uno desearía que hubiese elecciones continuamente, ya que el debate sanitario seria perenne, pasadas éstas, todo queda olvidado.

Seguimos teniendo infraestructuras de hace 50 años

Lo cierto es que en estos instantes nos atenazan males, que si no son atajados, provocaran reformas no deseadas de nuestro sistema de salud, sin ánimo de ser alarmista, los profesionales además de desmotivados y cada vez peor pagados , no consiguen, ni por atisbo, mejorar sus condiciones laborales, sino mantener algunas de las que un día consiguieron.

La incorporación de las nuevas tecnologías y el desarrollo tecnológico, no siempre se puede implementar óptimamente, ya que seguimos teniendo infraestructuras de hace 50 años.

Los criterios más economicistas y efectistas a corto plazo hacen que la calidad y la seguridad clínica estén “tocadas”

Y la continua persistencia de funcionamiento del sistema de espaldas a los profesionales y exclusivamente con criterios más economicistas y efectistas a corto plazo, que efectivos, eficientes y profesionales, hacen que la calidad y la seguridad clínica estén “tocadas”. Es más fácil, por ejemplo, contratar especialistas extracomunitarios sin título homologado, que potenciar los existentes y comenzar a cambiar el modelo retributivo y de trabajo.

Esperemos que este interés por hacer las cosas de una manera diferente, con valor, con sentido común y pensando en efectos de calado en el medio plazo, de los nuevos partidos, ilumine y de avances a esta sanidad que todos deseamos, y si de una vez otros interlocutores necesarios se diesen un “ barniz” al menos de cambio y altruismo social y olvidan sus intereses espúreos, iremos avanzando en el buen camino, en las cuestiones sanitarias, no vale el reciclaje y la reinvención , solo se permite el avance y la innovación,

Por eso los profesionales, usuarios e interlocutores sanitarios esperamos de los políticos un debate a fondo para reformar el modelo, por mucho que su financiación se siga resolviendo a parches, y un pacto de estado que blinde y estabilice el modelo que se decida con perspectivas a unos cuantos años vista.
..Dr Francisco M. Toquero de la Torre