Inicio ASP Teresa Angulo: para que el paciente sea proactivo y corresponsable tiene que...

Teresa Angulo: para que el paciente sea proactivo y corresponsable tiene que ser partícipe de la toma de decisiones

Compartir

La diputada por Badajoz y portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, Teresa Angulo, ha dado su opinión a iSanidad, Lo mejor de la sanidad, sobre la idoneidad de alcanzar un acuerdo en Política Sanitaria, los caminos para llegar a él, el papel de las asociaciones de pacientes, y la importancia de la estabilidad laboral en el sector para mejorar las listas de espera y la atención al paciente.

¿Es posible llegar a un acuerdo sobre Política Sanitaria en torno al copago, la gestión privada, la cartera de servicios, etc? Porque, está siendo muy complicado, ¿no?
Nosotros ya llevamos intentándolo desde la décima legislatura, ya se propuso en aquel momento alcanzar un pacto, un gran Pacto por la Sanidad. Y cuando se habla de un gran Pacto por la Sanidad, no se trata de palabras vacías, o huecas, no. Nosotros cuando hablamos de esos grandes pactos de Estado, hablamos para que tengan contenido, y un contenido consensuado que sirva para durar en el tiempo, como se ha hecho con el Pacto de Estado por la Violencia de Género, como se está intentando hacer con el Pacto de Estado por la Educación, es decir, hay cuestiones que tienen que trascender de los partidos políticos o de los Gobiernos de turno, y tienen que continuar en el tiempo. Y la Sanidad Pública, nuestro Sistema Nacional de Salud, es una de esas organizaciones, de esos grandes elementos que hemos votado los españoles, y que tenemos que preparar, no pensando en este año o en el que viene, sino para que sea capaz de afrontar los retos de futuro. Y, como te decía, nosotros lo intentamos en la pasada legislatura, se fue capaz de alcanzar por primera vez un acuerdo histórico entre el Gobierno y los profesionales, médicos, enfermeros, farmacéuticos, con la industria y, sin embargo, aquí en el Congreso no fue posible, se creó, como bien sabes, una Subcomisión para el análisis y el estudio de las necesidades del Sistema, pero el Partido Socialista se levantó de esa Subcomisión a las primeras de cambio, y es verdad que se alcanzaron una serie de conclusiones pero en las que el principal partido de la oposición, por ejemplo, no participó. Y nosotros, desde el inicio de esta legislatura, volvemos a lo mismo, es decir, yo creo que hay cuestiones que hay que abordar y hay que consensuar entre todos, pero sobre todo haciéndolo desde la seriedad, sabiendo que tenemos un Sistema que probablemente es uno de los mejores del mundo, un Sistema en cuyos principios todos estamos de acuerdo, universal, público, sostenido con fondos públicos, gratuito pero que se paga vía impuestos de los ciudadanos y, por lo tanto, eso que ya es un gran punto de partida en el que todos estamos de acuerdo, lo que tiene que hacerse es trabajar para que ese Sistema siga siendo sostenible, con los grandes desafíos que tiene por delante, que no son pocos. Y hacerlo desde la seriedad, desde la responsabilidad, y no desde la demagogia o el cortoplacismo.

La Sanidad Pública, nuestro Sistema Nacional de Salud, es una de esas organizaciones, de esos grandes elementos que hemos votado los españoles, y que tenemos que preparar, no pensando en este año o en el que viene, sino para que sea capaz de afrontar los retos de futuro

La impresión es que hay dos tipos de Sanidad: por un lado la de los profesionales y los pacientes, y por otro lado la de los políticos. ¿Se puede arreglar que haya una idea común de lo que se puede hacer? ¿Puede llegarse a una unidad?
El Sistema Nacional de Salud lo componemos todos: pacientes, profesionales, industria, administraciones públicas, la parte legislativa, que es la que somos nosotros, igual que los parlamentos autonómicos; pero todos, entre todos, podemos construir el Sistema Nacional de Salud, construir, mejorar y, sobre todo, legarlo a las siguientes generaciones, en las mismas o mejores condiciones que nosotros lo estamos disfrutando. Y es verdad que, en algunas ocasiones, se tiende a hacer política de la Sanidad, política partidista. Yo creo que, cuando se habla de Sanidad, cuando se habla de salud, hay que hacer política con mayúsculas, y hay que saber, con los recursos de los que se dispone, hacer esa ecuación que es dar las mayores prestaciones posibles, que tengan acceso en condiciones de equidad los ciudadanos, haciendo sostenible el Sistema. Porque el peor Sistema, es el que no existe. Un Sistema insostenible es lo peor que nos podría pasar. Por eso es muy importante esa propuesta y esa idea de la Ministra de Sanidad de aprobar ese reglamento del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, para hacer vinculantes las decisiones que allí se tomen. Porque allí participan los responsables autonómicos de los Servicios de Salud, los Consejeros de Sanidad de todas las Comunidades Autónomas, de distintos colores políticos, no solo del color político del Gobierno de turno de España. Por lo tanto, eso es lo que más garantizaría que las decisiones que se tomen están tomadas desde el consenso y pensando en lo mejor para los ciudadanos, vivan donde vivan, y los gobierne quien los gobierne. Eso no es responsabilidad del Gobierno de España, no solo. Alcanzar ese tipo de acuerdos es responsabilidad de todos los gobiernos autonómicos que están representados en el Consejo Interterritorial. Si fuéramos capaces de alcanzar ese gran Pacto de Estado por la Sanidad, en el que se establecieran por lo menos cuáles son los grandes objetivos, las grandes líneas de actuación por las que tenemos que trabajar, y que estemos todos de acuerdo, probablemente también se acabaría mucha de esa política partidista y mucha de la demagogia que a veces se escucha en torno al Sistema Nacional de Salud, porque al final no se nos debe olvidar que nuestro objetivo, el de todos, tiene que ser el ciudadano, el paciente, y que éste tenga derecho, en condiciones de equidad en toda España, a las máximas prestaciones y a las mejores prestaciones. Ese creo que tiene que ser el objetivo de todos y creo que, en el fondo, lo es.

Yo creo que, cuando se habla de Sanidad, cuando se habla de salud, hay que hacer política con mayúsculas, y hay que saber, con los recursos de los que se dispone, hacer esa ecuación que es dar las mayores prestaciones posibles, que tengan acceso en condiciones de equidad los ciudadanos, haciendo sostenible el Sistema. Porque el peor Sistema, es el que no existe

Siempre se habla de colocar al paciente en el centro del Sistema, ¿qué papel tienen que jugar las asociaciones de pacientes dentro del Sistema?
El paciente siempre hemos dicho que tiene que ser el eje del Sistema, tiene que ser el centro del Sistema pero, para que eso sea de verdad así, para que de verdad tengamos un paciente proactivo, un paciente corresponsable de las decisiones, el paciente tiene que ser partícipe también en esa toma de decisiones. Y ese también fue uno de los objetivos que nosotros, como Partido Popular, nos marcamos, o planteamos en nuestro programa electoral, fue una de las iniciativas que, como grupo, llevamos y defendimos en la Comisión de Sanidad, y el Ministerio está cumpliendo también con esa parte que quedaba de esos grandes acuerdos que en la legislatura pasada se alcanzaron con los profesionales y con la industria farmacéutica, con los pacientes. Los pacientes tienen que ser escuchados, los pacientes, al fin y al cabo, son los que conocen más directamente, no solo el proceso personal que se vive cuando uno tiene una enfermedad, sino todo lo que su entorno social, laboral, padece, no solo él, toda la familia, cómo afecta a su ámbito laboral. Y, por lo tanto, yo creo que es fundamental que tengamos pacientes proactivos, pacientes bien formados, pacientes informados de todo: de procesos asistenciales, de resultados en salud, etc, para que sean, por un lado, capaces de tomar decisiones con toda la información, como nos puede pasar a cualquiera; y también corresponsables, porque como dueños del Sistema que somos los ciudadanos, porque somos quienes lo pagamos, tenemos derecho a exigir al Sistema. Pero también somos dueños de nuestra salud. También somos corresponsables de nuestra salud, también somos corresponsables de gestionar nuestros tratamientos adecuadamente. Por lo tanto, yo creo que se ha dado un paso muy importante, que las asociaciones de pacientes representan a muchos miles de ciudadanos, que están haciendo un papel muy importante también en esa labor de formación y de información a los pacientes, no ya solo de representación y de exigencias a las administraciones, y también esa propia labor de información y de formación hacia sus propios miembros. Y yo creo que ese ha sido un paso muy importante al que espero se sigan sumando el resto de asociaciones de pacientes.

El paciente siempre hemos dicho que tiene que ser el eje del Sistema, tiene que ser el centro del Sistema pero, para que eso sea de verdad así, para que de verdad tengamos un paciente proactivo, un paciente corresponsable de las decisiones, el paciente tiene que ser partícipe también en esa toma de decisiones

¿Los médicos están preparados para dar malas noticias?
Bueno, porque cada uno lo ve desde su punto de vista, pero también es cierto que toda esa cultura de la humanización de la Sanidad, de la humanización del Sistema, va por ahí. Pero tenemos unos profesionales en este país que son de los mejores del mundo; lo que pasa es que es verdad que, a lo mejor, en un aspecto más cotidiano, de lo que te ocurre una vez sales del hospital, de las sensaciones, etc, es verdad que personas que han vivido esa experiencia pueden aconsejarte. Pero son, quizá, dos ámbitos distintos, por eso también nosotros insistimos mucho en la necesidad de rediseñar el Sistema y de ir hacia esa estrategia de atención socio sanitaria. Se trata de que la atención se centre en la persona, no tanto en la enfermedad. Evidentemente, la enfermedad hay que tratarla, pero hay que ver todo lo que, alrededor de la enfermedad, sufre esa persona. Y, a lo mejor, esa persona, una vez que ha recibido ya su tratamiento médico, su proceso quirúrgico, su procedimiento de medicamento, el que probablemente haya sido el mejor, luego necesita esa otra parte social cuando llega a casa, cómo lo vive, cómo lo vive su familia, si es una persona que vive sola, si es una persona mayor, etc. Es decir, todo ese trabajo desde el área social, de los servicios sociales, y que está íntimamente relacionado. Es decir, que al final sea como un tratamiento integral y no decir, una vez que sale de aquí, yo ya no sé lo que pasa aquí. Yo creo que la nueva cultura de la humanización de la Sanidad y ese modelo de atención socio sanitaria, los propios profesionales de los dos sistemas están ahora trabajando más en eso, más sensibilizados.

Nosotros insistimos mucho en la necesidad de rediseñar el Sistema y de ir hacia esa estrategia de atención socio sanitaria. Se trata de que la atención se centre en la persona, no tanto en la enfermedad.

¿Cuáles son las mejoras que necesita el Sistema para seguir siendo bueno y sostenible y dónde está el cuello de botella? ¿Por qué no se puede avanzar más rápido, cuando se ve claramente por dónde hay que ir?
Yo creo que sí se avanza. De hecho, en la estrategia del Modelo de Atención Socio Sanitaria, el Ministerio ya tiene un proyecto puesto en marcha allí donde tiene competencias, que es en Ceuta y Melilla. Entonces allí hay un proyecto INGESA IMSERSO, para unificar los dos ámbitos, el ámbito sanitario y el ámbito social, y empezar a trabajar teniendo en cuenta las necesidades de la persona, vengan de un ámbito o vengan de otro. Es decir, que el Sistema tenga una única puerta de entrada y, una vez que la persona entra, se sepa cuáles son los recursos de los que esa persona va a necesitar, tanto desde el punto de vista sanitario, como desde el punto de vista social. Ahí el Ministerio tiene un proyecto en ese sentido.

En Ceuta y Melilla hay un proyecto INGESA IMSERSO, para unificar los dos ámbitos, el ámbito sanitario y el ámbito social, y empezar a trabajar teniendo en cuenta las necesidades de la persona, vengan de un ámbito o vengan de otro

La humanización tiene mucho que ver con esto, ¿no? A veces el pobre paciente acaba “mareado” entre Especialidades…
Ya, pero me refiero a todo lo que hay alrededor de la enfermedad. Evidentemente, cuando necesita la puerta de entrada en la Atención Primaria, o si se necesita atención especializada, creo que tenemos que trabajar más, y creo además que en eso también coinciden la mayoría de los profesionales, en potenciar la atención domiciliaria; es decir, una vez que el paciente ya ha sido tratado, vamos a suponer que ha necesitado una atención quirúrgica, una atención especializada hospitalaria, pero luego ese seguimiento que se le puede hacer, o que se le tiene que hacer, a lo mejor no es necesario que sea otra vez con continuas visitas al hospital, sino que puede ser en su propio domicilio. Y, por lo tanto, es importante el papel de la Atención Primaria o el papel tan importante que la enfermería juega en toda esta estrategia de atención socio sanitaria, pero también en el entorno social, esa persona necesita una persona que le ayude a hacer las actividades cotidianas de su vida, o esta sola, o tienen personas que puedan controlar que esa persona está siguiendo el tratamiento y no lo está abandonando porque se le olvida, que está bien alimentada, etc. En fin, todo lo que hay alrededor de la persona.

Es importante el papel de la Atención Primaria y el papel de la enfermería en toda esta estrategia de atención socio sanitaria

¿Cómo podemos mejorar para que no tengamos que esperar 5 meses para que un paciente que le duele el riñón o que tenga sangre en la orina sea atendido por el urólogo?
La cuestión de la provisión de los servicios depende de las Comunidades Autónomas, no depende del Ministerio de Sanidad, porque los recursos humanos materiales, lo que es la provisión de los servicios, depende de las Comunidades Autónomas. Y es cierto que a veces se encuentran diferencias entre las listas de espera de una Comunidad Autónoma u otra. Yo creo que sí que es necesario, y se ha trabajado mucho ya desde la legislatura pasada desde el Ministerio, en primer lugar, conocer los datos reales, transparentar los datos, porque cuando llegamos el Gobierno en el año 2011, el Gobierno se encontró con que anteriormente el Ministerio de Sanidad hacía tiempo que no publicaba los datos de lista de espera. Yo creo que sí es bueno homogeneizar todo el tema de los plazos de tiempo de espera, las Comunidades Autónomas tienen sus normativas autonómicas, tantos días para la primera consulta, tantos días para pruebas diagnósticas, tantos días para una intervención quirúrgica y, a partir de esos plazos, los ciudadanos tienen derecho a reclamar. Pero es verdad que, quizá, sería conveniente que todos esos plazos fueran iguales y homogéneos en toda España. Es fundamental también toda la política de recursos humanos, y yo creo que ahí también la gran Mega OPE que va a poner en marcha el Gobierno, que va a ser la oferta de empleo público más importante de los últimos años, estamos hablando que para Sanidad son en torno a 120.000 plazas, sobre todo para acabar con esa inestabilidad laboral, con esa interinidad tan grande que hay en el sector sanitario, y dejarlo reducido a un máximo de un 8%, eso también influye, la estabilidad de las plantillas también influirá para el tema de la reducción de listas de espera.

Dotarles de esa estabilidad, no solo es algo que se merecen nuestros profesionales, sino que también contribuye a este tema que hablábamos de reducir los tiempos y de mejorar la atención

¿El tema más importante para los médicos de los próximos meses, con muchísima diferencia, es la OPE?
Hay mucha interinidad, mucha temporalidad. Comunidades Autónomas como Andalucía superan el 30% de la plantilla de personal sanitario que está en esa situación. Entonces esa ha sido otra gran decisión que ha tomado el Gobierno, en esta caso dependiendo de Hacienda y Administraciones Públicas, pero que uno de los grandes beneficiados va a ser el sector sanitario, porque son 120.000 plazas aproximadamente las que van a ser en Sanidad. Esa estabilidad de las plantillas, además de ser algo que nuestros profesionales se merecen, que durante estos años de la crisis es verdad que han soportado gran parte del peso de la crisis y hay que agradecerles a ellos que el Sistema, evidentemente, ha seguido funcionando y ha seguido sabiendo hacer frente a esta situación que, en gran parte, ha recaído en sus espaldas. Dotarles de esa estabilidad, no solo es algo que se merecen nuestros profesionales, sino que también contribuye a este tema que hablábamos de reducir los tiempos y de mejorar la atención. Sería necesario elaborar un gran plan estratégico de listas de espera donde se armonizaran, se homogeneizaran los plazos de tiempo de espera en todas las Comunidades, donde ya sí hay establecidos unos plazos, incluso en atención urgente para enfermedades graves se atienden inmediatamente. Eso no le afecta a los plazos, por ejemplo, de los 180 días que puede haber en algunas Comunidades para una intervención.
..Redacción