Inicio ASP El 83% de personas con alguna enfermedad inflamatoria inmunomediada acude a su...

El 83% de personas con alguna enfermedad inflamatoria inmunomediada acude a su puesto de trabajo con síntomas

Compartir

En España, más de 2,5 millones de personas sufren alguna enfermedad inflamatoria inmunomediada (IMID)  y casi el 50% de los pacientes con alguna IMID creen que si tuviesen un brote su empresa le despediría o no le renovaría el contrato, y es que así se desprende del estudio ‘Enfermedades Inflamatorias Inmunomediadas e Impacto Laboral en Extremadura’, elaborado por la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis) y la Confederación de Crohn y Colitis Ulcerosa de España (ACCU España).

En concreto, las enfermedades IMID son enfermedades inflamatorias crónicas que, originadas por alteraciones del sistema inmunológico, incluyen la artritis reumatoide, la Enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, la psoriasis, la espondilitis anquilosante, la hidradenitis supurativa, el lupus o la uveítis, y afectan entre un 5 y un 7% de la población occidental, según se explica el estudio.

El estudio que, ha contado con la financiación del Fondo Social Europeo, y el aval y colaboración de la Fundación ONCE, señala que una diferencia entre las personas que padecen este tipo de enfermedades y las que no, es que los pacientes con IMID “que llevan más de dos años en paro” representan a casi el 60%, frente a casi el 50% de la población extremeña total. En el caso concreto de las mujeres, casi el 80% de las personas con una IMID que llevan más de dos años en el paro son mujeres, frente casi el 50% de la población extremeña femenina.

El 26% de personas con una enfermedad IMID se siente presionado por su empresa; 17% señala que, siempre o muchas veces, su empresa le presiona para que haga funciones que no puede realizar temporal o de forma permanente

Los datos del estudio revelan que más del 80% de los encuestados afirma estar de acuerdo con la frase “tengo que acudir a trabajar con síntomas”, además el 80% considera que el tener un brote le dificultaría poder terminar las tareas que tiene asignadas por su empresa.

De lo que no hay duda es que los trabajadores con una enfermedad IMID que han participado en la encuesta muestran en sus respuestas un alto grado de “compromiso y la responsabilidad con su puesto de trabajo”, y es que casi el 83% reconoce que acude a su lugar de trabajo con síntomas, de los cuales más del 45% ha tenido que usar días libres o vacaciones para recuperarse de un brote.

Sin embargo, los encuestados no creen que ese esfuerzo que hacen cuando pasan por un brote en su patología y van a trabajar “se les reconozca”, así, el 26% siente presionado por su empresa, y casi el 17% señala que, siempre o muchas veces, su empresa le presiona para que haga funciones que no puede realizar temporal o de forma permanente.

Pocos pacientes con alguna patología IMID tienen reconocida la discapacidad; el porcentaje de personas con una IMID que tiene reconocido un grado de discapacidad es casi el 25%

Según los datos del estudio, una de las diferencias que hay entre los pacientes con alguna enfermedad IMID y los que no la padecen, es que pocos pacientes tienen reconocida la discapacidad. El dato es concluyente, y es que el porcentaje de personas con una enfermedad inmunomediada que tiene reconocido un grado de discapacidad es casi el 25%. Incluso, es “posible que este porcentaje fuera mayor si más personas la solicitasen”, recoge el estudio.

Profundizando más en este aspecto, los resultados ponen de manifiesto que más del 25% de pacientes con alguna enfermedad IMID han solicitado que se les reconozca un grado de discapacidad, a pesar de que casi el 50% de quienes no la tienen reconocida califica su enfermedad como moderada y más de un 15% grave.

Por otro lado, más de un 60% de las personas con discapacidad tienen un grado de incapacidad laboral reconocido, porcentaje muy alto en comparación con el 7% de las personas con IMID, según el estudio. Esto, según muestra el estudio, puede deberse a que el 15% de las personas con IMID de la muestra la han solicitado alguna vez, a pesar de que más del 15 por ciento califica su enfermedad como grave y casi el 50 como moderada.

A tenor de todas estas cifras, el ‘Enfermedades Inflamatorias Inmunomediadas e Impacto Laboral en Extremadura’, que se puede extrapolar a toda España, pone de manifiesto que hablamos de enfermedades que afectan en su mayoría a adultos jóvenes que, en edad laboral, ven limitada tanto su vida cotidiana como su vida laboral.
..Redacción