Inicio ASP Más del 80% de los nuevos infectados por VIH en España son...

Más del 80% de los nuevos infectados por VIH en España son hombres

Compartir

..Cristina Cebrián
Las personas infectadas por el VIH en España ya pueden acceder a un nuevo tratamiento que proporciona una protección añadida frente al desarrollo de resistencias. Se trata de Symtuza, comercializado por Janssen, y que ya ha sido aprobado por el Ministerio de Sanidad. Este nuevo fármaco se administra una vez al día en forma de pastilla e incluye la eficacia y durabilidad del antirretroviral darunavir (fármaco de la familia de los inhibidores de la proteasa), cuyo mecanismo de acción es la inhibición de la síntesis de proteínas que el virus del VIH necesita para introducirse y reproducirse en los linfocitos CD4. Es decir, gracias a los inhibidores de proteasa que contiene Symtuza, se elimina la posibilidad de que el virus del VIH se haga resistente.

Symtuza, el fármaco comercializado por Janssen, ya ha sido aprobado por el Ministerio de Sanidad

La doctora Eugenia Negredo, médico adjunto en el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona y responsable de la línea de investigación sobre complicaciones del VIH y envejecimiento, explica los beneficios que tiene esta combinación en pastilla única, tanto para el paciente recién diagnosticado como para el que ya ha sido tratado con anterioridad. “Es un tratamiento que, al ofrecer una eficacia elevada y duradera, se puede iniciar de forma inmediata en pacientes naïve (que no han tenido tratamiento antirretroviral previo), sin necesidad de esperar a los resultados de determinados análisis que pueden retrasar el inicio del tratamiento hasta un mes”, aclara la doctora.

Por su parte, el doctor José Ramón Arribas, director del Grupo de Investigación de Sida y Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario La Paz de Madrid, comenta que los pacientes siempre preguntan en qué momento se les va a gastar el tratamiento y “al tener un inhibidor de la proteasa, como es el darunavir, se crea una barrera genética que no comparte con los antibióticos y al virus le resulta increíblemente difícil hacerse resistente al darunavir”. Incluso en pacientes con un nivel bajo de adherencia o que no siguen el tratamiento de forma adecuada, “también es difícil que el virus se haga resistente”.

En España se estima que hay alrededor de 140.000 personas infectadas por VIH y en el año 2016 se produjeron 3.500 nuevos casos

El VIH en España
En España se estima que hay alrededor de 140.000 personas infectadas por VIH y en el año 2016 se produjeron 3.500 nuevos casos, unas cifras que para el Dr. Arribas resultan “inaceptables en un país de Europa occidental”. El especialista detalla que estos números no han variado de forma considerable en los últimos 10 años y, en su opinión, es porque “algo no estamos haciendo bien”.

La mayoría de los nuevos casos de personas infectadas por el virus son hombres, en concreto “más del 80%”, según los datos ofrecidos por el Dr. Arribas, quien también destaca que la mitad de ese porcentaje se refiere a “hombres que tienen sexo con otros hombres”, por lo que “ahora mismo hablamos de una epidemia de transmisión sexual y no de transmisión por medio de jeringuillas como ocurría antes”, aclara el doctor. En cuanto al diagnóstico, el 82% de los casos en España está diagnosticado y más del 95% se encuentra bajo tratamiento, por lo que nuestro país se encuentra próximo a cumplir los objetivos fijados por la Organización Mundial de la Salud para 2020, aunque “aún queda mucho margen por recorrer”, comenta el Dr. Arribas.

Dr. Arribas: “Es crítico que los pacientes no abandonen su medicación. La simplificación contribuye en gran medida a mejorar la adherencia del paciente a su tratamiento antirretroviral”

Para combinar con éxito un buen cumplimiento terapéutico y una administración del tratamiento más cómoda para el paciente, los profesionales sólo disponían de fármacos no-nucleósidos y de inhibidores de la integrasa, una proteína que originalmente se encuentra en el interior del VIH. Ahora, con la llegada al mercado de Symtuza, se logra simplificar el tratamiento. Algo que para el Dr. Arribas es muy importante ya que se trata de una enfermedad que hay que tratar de por vida “y que tiene consecuencias sobre la Salud Pública” y añade que también para la sociedad “es crítico que los pacientes no abandonen su medicación. La simplificación contribuye en gran medida a mejorar la adherencia del paciente a su tratamiento antirretroviral”.

El desarrollo clínico de este nuevo fármaco se realizó mediante dos estudios internacionales en los que han participado 21 centros españoles y 276 pacientes. En concreto, se trata del estudio AMBER para pacientes que no se han tratado nunca, los llamados naïve, y el estudio EMERALD, con pacientes ya en tratamiento y que están con carga viral indetectable. Los resultados de la investigación muestran una tasa elevada de supresión del virus en pacientes de nuevo diagnóstico y una baja tasa acumulada de repunte virológico en pacientes pre tratados, a las 48 semanas. Además, las tasas de eficacia se encuentran entre el 91 y el 95%.

El desarrollo clínico de este nuevo fármaco se realizó mediante dos estudios internacionales en los que han participado 21 centros españoles y 276 pacientes

La Dra. Negredo, que participó en este desarrollo clínico junto con el Dr. Arribas, comenta que “se trata de un fármaco muy bien tolerado”, ya que en el estudio AMBER la tasa de tolerabilidad “no llegó al 2% de pacientes que abandonaron el tratamiento por efectos adversos”, aclara. En cuanto al estudio EMERALD, “el porcentaje de sujetos que tuvieron que abandonar el tratamiento no llegó al 1,5%”, además la especialista recuerda que “gracias al tratamiento con Symtuza, los pacientes consiguieron beneficios tanto a nivel renal como óseo, mejorando los efectos negativos sobre el hueso”. Por tanto, gracias a la aprobación de este nuevo fármaco, los pacientes tratados reciben una potencia alta, “incluso en aquellos que ya han recibido muchos tratamientos previos o que tienen algunos tratamientos inhabilitados por resistencias anteriores”, concluye la Dr. Negredo.