Inicio ASP Más del 30% de pacientes con cáncer recibe una medicación que no...

Más del 30% de pacientes con cáncer recibe una medicación que no es eficaz contra la enfermedad

Compartir

..Redacción
Más del 30% de los pacientes con cáncer recibe una medicación ineficaz que no afecta a su enfermedad. Esta situación devastadora causa efectos secundarios innecesarios e incurre en complicaciones médicas, además de en costes”, y es que así lo afirmó Avi Schroeder, director del Laboratorio de Medicina Personalizada de Instituto de Tecnología de Israel, en el marco de un simposio internacional dedicado a las aportaciones de los materiales mesoporosos organizado por la Fundación Ramón Areces.

Este experto anunció el desarrollo de una tecnología que, ayudaría a detectar qué medicamento para cada paciente con cáncer, será más efectivo antes de que empiece el tratamiento. Como explica, “el sistema actúa como una ‘prueba de alergia’ realizada dentro del tumor del paciente, probando la actividad de pequeñas dosis de diferentes medicamentos y generando información específica de la actividad del enfermo”.

Con esta prueba de diagnóstico es posible entregar en menos de una semana una receta personalizada para cada paciente

Usando esta prueba de diagnóstico, es posible entregarle en menos de una semana una receta personalizada. Es un ejemplo más del impacto y del futuro prometedor que la nanotecnología va a tener en el futuro de la medicina”, añade.

Alejandro Baeza García, de la Universidad Complutense y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN), también trabaja en este campo, y al respecto, indica que “la nanomecidina se ha convertido en un arma novedosa en la lucha contra esta compleja enfermedad”, y es que “el uso de nanovehículos estratégicamente diseñados y capaces de reconocer las células tumorales ha proporcionado alternativas prometedoras para la erradicación precisa y segura del tumor”.

Con las nanopartículas de sílice mesoporosas se pueden destruir células tumorales de forma selectiva y segura

Teniendo en cuenta que “la falta de selectividad es uno de los principales inconvenientes de la quimioterapia actual”, y que “este hecho induce una toxicidad severa en los pacientes que obliga a la interrupción del tratamiento y, por lo tanto, compromete drásticamente las posibilidades de curación”; en concreto, con el uso de “las nanopartículas de sílice mesoporosas” se “pueden destruir células tumorales de forma selectiva y segura, reduciendo además la toxicidad de la terapia antitumoral”.

Los materiales mesoporosos fueron descubiertos por el japonés Kazuyuki Kuroda en 1991, y desde entonces, hasta nuestros días, han sido responsables de gran cantidad de aplicaciones prácticas para la sociedad del bienestar, desde la catálisis hasta las aplicaciones médicas y en nanotecnología, como indica María Vallet, coordinadora de este encuentro organizado por la Fundación Ramón Areces, y que es investigadora principal de Universidad Complutense y del CIBER-BBN y descubridora de las aplicaciones biomédicas de estos materiales en la regeneración ósea y en sistemas de liberación controlada de fármacos. “El número de aplicaciones se ha multiplicado por muchos enteros. Esta afirmación se sustenta con las más de 70.000 publicaciones encontradas sobre este tipo de materiales en estos 27 años”, destaca.

Los materiales mesoporosos también se pueden aplicar en otras enfermedades

Los materiales mesoporosos también se les augura un prometedor futuro como herramienta para tratar otras muchas enfermedades. En este sentido, Isabel Izquierdo-Barba, de la Universidad Complutense y del CIBER-BBN, explica cómo los dispositivos mesoporosos de administración de antimicrobianos están demostrando una eficacia terapéutica alta en tratamientos antibióticos convencionales. “La infección bacteriana constituye una gran amenaza para la salud mundial. De hecho, el mundo podría estar pasando a una ‘era post-antibiótica’. El enorme potencial de los materiales mesoporosos como plataformas multifuncionales ofrece muchas oportunidades en este campo”.

Por otra parte, el investigador Fuyuhiko Tamanoi, del Departmento of Microbiología, Immunología y Genética Molecular de la Universidad de California (UCLA),  destaca que “debido a la estabilidad relativa de estos materiales mesoporosos, estos métodos prometen revolucionar el tratamiento del cáncer en el futuro”.