Inicio ASP El abordaje del dolor de origen muscular, a examen por el equipo...

El abordaje del dolor de origen muscular, a examen por el equipo médico de Pacientes SEMERGEN

Compartir

Pacientes SEMERGEN‘ es un proyecto desarrollado para minimizar los riesgos que le implica a cualquier internauta navegar por Internet y verse sobreexpuesto a un considerable exceso de información médica no contrastada. Este novedoso espacio web de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) contrarresta dicho escenario mediante las aportaciones de su equipo médico, fundamentadas en la información y formación al paciente, empleando criterios médicos adecuados, consensuados y documentados.

En esta ocasión, el Dr. Fernando María Navarro i Ros (NC: 4622291), del Equipo Médico PacientesSemergen.es, responde a dudas relacionadas con el dolor de origen muscular.

Mi pareja padece desde hace medio año dolores de espalda. Ha ido al médico en varias ocasiones y le han dicho que la tiene cargada. De momento, lo han enviado al fisioterapeuta pero no mejora (Hombre, 34 años)

Respuesta:
La lumbalgia es una de las consultas que con más frecuencias vemos en Atención Primaria. Muchas personas la definen como “dolor, tensión muscular o rigidez” en la zona baja de la espalda. Más del 80% de las personas sufren dolor lumbar en algún momento de su vida y en más del 85% de los casos no puede atribuirse a una causa concreta ni grave (lumbalgia inespecífica). Puede ser secundario a una mala forma física, trabajos que supongan sobrecarga en la zona lumbar, periodos largos sentado o de pie, la tensión emocional o la inactividad física prolongada. Frecuentemente, el dolor desaparece en unos días sin tratamiento.

De cualquier forma, visite a su médico si:

  • Los síntomas son severos, aparecen fiebre, problemas para el control de la orina o las heces, o debilidad marcada en una pierna.
  • El problema le impide realizar actividades normales de cada día.
  • El dolor no desaparece en unos días.

Asimismo, le damos las siguientes recomendaciones sobre cómo puede notar mejoría si se encuentra en el momento agudo:

  • Reposo en cama dura 2-3 días. En general, el menor tiempo posible.
  • Evitar trabajos con sobrecarga lumbar, mediante baja laboral si es preciso.
  • Analgésicos como paracetamol o aspirina a dosis bajas, o antinflamatorios según la intensidad del dolor.
  • Estas medidas pueden completarse con relajantes musculares y calor local.

En ocasiones, se cronifica el dolor y es necesaria la realización de pruebas complementarias (radiografía lumbar o resonancia magnética) para descartar otros procesos, así como ser valorado por su Especialista.

Tengo un dolor inguinal derecho hace varios dias, me produce dolor cuando ando y al levantarme despues de estar sentada, voy cojeando hasta que poco a poco se me va suavizando el dolor (Mujer, 61 años)

Respuesta:
En la zona que se comenta se insertan músculos muy potentes, que cualquier pequeña lesión puede resultar molesta. Levantarse o sentarse exigen un esfuerzo brusco para estos músculos, por lo que es importante que, antes de un gran esfuerzo, realice ejercicios de estiramiento lentos para preparar los tendones (que movilicen los músculos que va a utilizar). De todas formas, ahora con dolor lo aconsejable es que guarde un poco de reposo (es decir, que evite ejercicio físico intenso, largas caminatas…), hacer los cambios posturales con delicadeza y que espere unos días a que mejore el dolor. Si nota que no mejora, no dude en consultar con su médico por si precisa algún tratamiento específico.

Sufro de ansiedad y desde hace unos meses tengo unos dolores insoportables de cabeza. Mi médico me da solo ibrupofeno, y ya no me sirve de nada. ¿Qué me aconsejáis? (Mujer, 36 años)

Respuesta:
Por el tipo de dolor de cabeza (cefalea) que describe, parece que es de origen tensional, ya que se suele asociar con procesos de estrés o ansiedad debido a la contractura de la musculatura de la mandibula y a nivel cervical, que contribuyen a generar estos dolores de cabeza. El tratamiento con Ibuprofeno es adecuado aunque no exento de riesgos (gastritis, sangrados digestivos…) si se toma durante un tiempo prolongado, por lo que debería limitar su uso a los días en los que se encuentre con episodios más agudos. Otra opción puede ser alternarlo con paracetamol, cubriendo así durante más horas del día el dolor.

Además, en el caso de la cefalea tensional ligada a su ansiedad, en ocasiones, puede ser beneficioso el tratamiento con algún relajante muscular o algún ansiolítico que ayudaría a reducir la tensión muscular y por tanto los dolores de cabeza. En cualquier caso, estos medicamentos deben ser valorados a criterio de su médico de Familia.

Otras recomendaciones a tener en cuenta son:

  • Usar una almohada diferente o cambiar las posiciones al dormir.
  • Adoptar una buena postura al leer, trabajar o realizar otras actividades.
  • Ejercitar el cuello y los hombros frecuentemente al trabajar en ordenadores.
  • Dormir y descansar las horas suficientes.

En el caso que el dolor de cabeza cambie de características (más intenso, asociado a escalofríos, fiebre, problemas de visión u otros síntomas…), no dude en consultarlo igualmente con su médico de familia.