Inicio ASP Expertos destacan los factores ambientales, la alimentación o el estilo de vida...

Expertos destacan los factores ambientales, la alimentación o el estilo de vida para prevenir el cáncer de mama

Compartir

..Redacción.
Los factores ambientales, la alimentación o el estilo de vida pueden tener una incidencia en el desarrollo del cáncer de mama. Para conocer mejor este impacto y, por ende prevenir y hacer frente a la enfermedad a través de un estilo de vida saludable, se ha celebrado en Madrid el I Simposio Internacional Hygeía sobre medioambiente y cáncer de mama que cuenta con el apoyo científico de la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio (SEQCML).

Como indica un comunicado de SEQCML, el simposio Hygeía está considerado como un evento científico internacional de alto nivel que, con el objetivo de profundizar en el conocimiento de las causas y el origen del cáncer de mama, cuenta con el aval de 19 entidades de prestigio.

Coordinado por la Dra. Montserrat González Estecha del Hospital Clínico San Carlos, Vicepresidenta de la FESTEM y miembro de la SEQCML, contó con la presencia del Dr. José Mª Ordóñez Iriarte, Vicepresidente de SIBSA y miembro de la SESA; el Dr. José Ángel García Sáenz, oncólogo médico del Hospital Clínico San Carlos y miembro de GEICAM; la Dra. Carmen Navarro, del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB-Arrixaca); la Dra. María Herrera de la Muela, ginecóloga y coordinadora de Calidad de la Unidad de Patología de Mama del Hospital La Paz de Madrid, y la Dra. Ana Ruiz Casado, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda.

En España se produce un nuevo caso de cáncer de mama cada 20 minutos

Como explica el Dr. José Ángel García Sáenz los datos epidemiológicos del año 2018 cifran la incidencia de cáncer de mama en España en alrededor de 26.000 mujeres, lo que supone aproximadamente un nuevo caso de cáncer de mama cada 20 minutos. Ante este dato, prioriza la necesidad de profundizar en la biología de la patología para poder restaurar la salud en aquellas pacientes que se pueden curar.

La carcinogénesis ha centrado las distintas ponencias del seminario, y es que como cuestiones como ¿qué factores, tanto internos como externos, pueden desencadenar la proliferación de tumores? se abordaron, entre otras. “El conocimiento de los mecanismos de aparición y los cambios genómicos dinámicos de esta enfermedad están permitiendo identificar biomarcadores tumorales”, afirma el Dr. García Sáenz que, “en otras palabras” considera que “somos capaces de modificar la historia natural de la enfermedad gracias al conocimiento molecular y la investigación”.

La importancia de la alimentación para prevenir el cáncer de mama

Durante el simposio, en cuanto a los factores externos o ambientales, se puso de manifiesto que, desde la dieta hasta las radiaciones, la literatura científica ha establecido una asociación con una mayor probabilidad de desarrollar tumores. Al respecto, la Dra. Carmen Navarro, incide en la importancia de “la alimentación, se perfila como uno de los elementos que puede contribuir a prevenir la aparición del cáncer de mama”.

El alcohol o el tabaco aumentan el riesgo de cáncer de mama en un 10% aproximadamente

La doctora, en su ponencia, presentó la cita los resultados del estudio EPIC, en el que se ha investigado sobre el papel fundamental que la dieta tiene en la prevención del cáncer de mama, tanto analizando alimentos individualmente como grupos de alimentos o nutrientes. “Se ha encontrado que el consumo de alcohol aumenta el riesgo, así como el de grasa y, muy especialmente la saturada”, explica la doctora, que matiza que, “afortunadamente, muchos alimentos muestran un efector protector como el consumo de verduras y los alimentos ricos en fibra”. Los resultados de este estudio señalan que la dieta mediterránea reduce un 6% el riesgo de cáncer de mama en mujeres post-menopáusicas.

Respecto del alcohol o el tabaco, la Dra. Ana Ruiz Casado explica que “aunque tradicionalmente no se han considerado causas de cáncer de mama, actualmente no hay duda de que ambos aumentan el riesgo de cáncer de mama en un 10% aproximadamente”.