Inicio ASP El 40% de los pacientes con VIH, en riesgo de sufrir problemas...

El 40% de los pacientes con VIH, en riesgo de sufrir problemas cardiovasculares

Compartir

..Redacción.
La evolución del tratamiento antirretroviral ha revolucionado el pronóstico y la supervivencia del paciente con VIH. Ha conseguido reducir la mortalidad y ha mejorado su calidad de vida. En este contexto, la morbimortalidad por patologías que antes no se desarrollaban por el curso fatal de la infección, como las enfermedades cardiovasculares, ahora empiezan a manifestarse como una de las principales causas de comorbilidades en el paciente con VIH. Esta es una de las principales conclusiones de la reunión Salud Cardiovascular CV en el paciente VIH positivo organizada por la compañía farmacéutica Gilead en Palma de Mallorca.

El mecanismo por el que se produce la lesión vascular no se conoce con certeza en la actualidad. Los expertos explicaron que intervienen diversos factores genéticos, de riesgo cardiovascular (FRCV) tradicionales, el propio tratamiento antirretroviral y parámetros relacionados con el propio VIH, como son los cambios inflamatorios e inmunológicos, incluso en pacientes con buen control inmunovirológico.

Los expertos explicaron que intervienen diversos factores genéticos, de riesgo cardiovascular tradicionales, el propio tratamiento antirretroviral y parámetros relacionados con el propio VIH, como son los cambios inflamatorios e inmunológicos

El aumento de eventos cardiovasculares así como de las comorbilidades asociadas al VIH se recoge en la cohorte VACH y en las guías de seguimiento del paciente VIH que recomiendan que se debe estimar el riesgo individual de sufrir una enfermedad cardiovascular con la mayor exactitud posible.

Los expertos insistieron en que evitar las enfermedades cardiovasculares en el VIH es posible con la utilización de fármacos innovadores, eficaces, con menor toxicidad y en un solo comprimido que contiene el régimen antiretroviral completo. A lo largo de la jornada, se abordó la evidencia publicada en torno a las diferentes alternativas terapéuticas tanto a nivel de backbone como de las diferentes familias de terceros agentes, con foco en la familia de los INI. Se revisó también la evidencia del impacto del antirretroviral sobre el riesgo cardiovascular, procesos inflamatorios, impacto en el perfil lípidico… Y la importancia de adaptar la medicación al paciente más allá del control virológico.

En palabras del Dr. Vicente Estrada, jefe de sección de Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínico San Carlos, es posible “reducir los problemas cardiovasculares del paciente VIH conociendo su riesgo particular y prediciendo el riesgo futuro con medidas de prevención. Es necesario influir en los riesgos tradicionales como el tabaco, la presión arterial y controlando que los lípidos estén en los valores más bajos posibles. Asimismo, es muy importante utilizar medicamentos poco tóxicos. Se calcula que más o menos el 40% de los pacientes en tratamiento tienen un riesgo cardiovascular intermedio o alto. Los pacientes VIH tienen mayor riesgo de sufrir infarto de miocardio o accidente cerebrovascular que la población general”.