Inicio ASP Los dermatólogos reclaman un abordaje multidisciplinar de las lesiones orales en pacientes...

Los dermatólogos reclaman un abordaje multidisciplinar de las lesiones orales en pacientes de pediatría

Compartir

Los expertos convocados por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) en su 46º Congreso Anual, celebrada en el Palacio de Congresos de Palma, indican la necesidad de evaluar las lesiones orales en pacientes de pediatría con un abordaje multidisciplinar que permita discernir los problemas más benignos de los que constituyen un indicio de enfermedad grave.

En la reunión, el mayor encuentro científico español dedicado a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la piel, el Dr Vicente García-Patos, vicepresidente segundo de la junta directiva de la AEDV, ha sido uno de los expertos a cargo de la sesión dedicada a la patología oral en el niño. Según ha indicado este experto, la boca es uno de los territorios en los que desarrollan su trabajo diferentes especialistas (dermatólogos, pediatras, estomatólogos, digestólogos, cirujanos…) y en los que las lesiones pueden ser de naturaleza benigna –lo más frecuente-, pero también pueden constituir indicios de dolencias graves, tanto neurológicas como oncológicas, “lo que hace siempre recomendable una evaluación exhaustiva”.

Las lesiones orales más frecuentes en esta etapa de la vida son, ha recordado el Dr. García-Patos, las úlceras dolorosas conocidas como aftas, la infección por levaduras (muguet) y la gingivoestomatosis herpética (infección por Herpes virus). Otras dolencias menos comunes son lesiones provocadas por la dentición y la lengua geográfica (glositis migratoria), una patología benigna pero que suele causar una angustia considerable en los padres de los pacientes, según ha señalado.

Las lesiones orales en niños suelen ser benignas, pero también pueden ser indicio de enfermedades neurológicas o cáncer

Además de para obtener el alivio de los síntomas y la resolución de dichas enfermedades, la evaluación por parte del especialista es determinante para detectar a tiempo –por raras que sean- otras condiciones de mucha mayor gravedad, como patologías neurológicas asociadas a insensibilidad al dolor o epilepsia, además de tumores –muy raros, pero posibles-.

Asimismo, ha reflexionado sobre la dificultad de administrar el tratamiento a los pacientes de pediatría: “Es clave disponer de formas farmacéuticas que faciliten la administración en niños, como geles, piruletas… Hay pocas opciones, y en la mayoría de los casos hay que formularlas”.

La Dra Minia Campos Domínguez, del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, otra de las ponentes de esta sesión, ha indicado que “el dermatólogo, como especialista en piel y mucosas, comparte con otras especialidades (estomatología y cirugía maxilofacial) la atención a las lesiones orales infantiles”, añadiendo la consideración de que las lesiones orales en niños suponen un reto diagnóstico, ya que etiologías muy diversas pueden producir cuadros clínicos superponibles.

Las úlceras dolorosas conocidas como aftas, la infección por levaduras (muguet) y la gingivoestomatosis herpética (infección por Herpes virus) son las lesiones orales más frecuentes en la población pediátrica

El clínico -ha apuntado la especialista- debe conocer las variantes de la normalidad y algunos trastornos benignos autolimitados típicos de neonatos y lactantes. En escolares y adolescentes son típicas otras lesiones benignas de fácil diagnóstico clínico, como el granuloma piógeno y el mucocele. “En otros casos, ante la menor duda diagnóstica, se debe realizar biopsia o pruebas de imagen ya que algunas lesiones en cavidad oral pueden ser la forma de debut de una enfermedad maligna (por ejemplo, un linfoma o una leucemia)”, ha advertido.

Los tumores más frecuentes en la cavidad oral son los hemangiomas infantiles. El labio es una zona de alto riesgo y en muchos casos es preciso realizar tratamiento con propranolol oral”, ha apuntado. Por otro lado, la especialista ha indicado que las lesiones pigmentadas orales también suponen un reto, ya que esta localización no es tan accesible para biopsia y dermatoscopia como la piel del resto del cuerpo.