Inicio ASP El Sistema Nacional de Salud, en el Pacto por la Ciencia

El Sistema Nacional de Salud, en el Pacto por la Ciencia

Compartir

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
Existe una vía directa hacia la sostenibilidad del sistema sanitario: la I+D+i. Investigación, Desarrollo e Innovación. Tres tramos que hay completar para mantener en el futuro las máximas cotas de calidad en la asistencia sanitaria. Ahora que el Pacto de Estado por la Sanidad parece una utopía después de que el Congreso reclamara la derogación del Real Decreto 16/2012, el Senado ha abierto otro camino.

La Comisión de Economía de la Cámara Alta sentó las bases de un gran Pacto por la Ciencia. Tras este primer consenso, a todos no gustaría creer que las conversaciones van a avanzar y que no se volverán a estancar como ha sucedido con el pacto sanitario. Pero en un ejercicio de realismo empiezo a temer el parón. Estamos a mitad de legislatura y el Gobierno se encuentra más débil que nunca, tras la caída de Cifuentes en la Comunidad de Madrid. Coincide que las elecciones autonómicas y municipales están a la vuelta de la esquina, que en breve comenzará una nueva campaña electoral y que el debate se irá haciendo más y más bronco.

Pero si nos centramos en este primer consenso, los senadores han puesto especial énfasis en la innovación. Es evidente que la principal debilidad de nuestro sistema de ciencia es la denominada ‘i minúscula’. España ha sido tradicionalmente un país de ciencia básica que en raras ocasiones ha avanzado a esa traslación de conocimiento que permite el nacimiento de un producto o servicio. Es importante completar este último tramo. Si lo conseguimos no solo se beneficiarán los pacientes con nuevos medicamentos y tecnologías, sino toda la sociedad en forma de patentes, nuevas empresas, más puestos de trabajo y generación de riqueza. Significaría la puesta en marcha de un nuevo motor que junto al turismo tiraría de la economía española.

Es evidente que la principal debilidad de nuestro sistema de ciencia es la denominada ‘i minúscula’. España ha sido tradicionalmente un país de ciencia básica

Es la dirección adecuada pero me preocupa que en este recorrido desdeñemos la ciencia básica por no ofrecer frutos tan tangibles. Sería algo así como tirar los cimientos para construir el tejado. Aprovechemos las estructuras que existen para crear otras nuevas.

Lo estamos viendo ya en los hospitales con la creación de institutos de investigación sanitaria. La función de estos organismos es facilitar al profesional sanitario ese equilibrio entre la labor asistencial con la investigadora, librándole de la burocracia más engorrosa en el proceso de patentar. El Pacto por la Ciencia debe incluir un capítulo destacado para el Sistema Nacional de Salud y el Instituto de Salud Carlos III.

El Pacto por la Ciencia debe incluir un capítulo destacado para el Sistema Nacional de Salud y el Instituto de Salud Carlos III

Nuestros hospitales son grandes centros de generación de conocimiento. Es hora de evaluar, medir resultados y ponerlo a disposición de los pacientes y de la sociedad. Para ello es fundamental motivar e incentivar al médico con la puesta en marcha de nuevas becas, la creación de una carrera investigadora y más financiación para proyectos de I+D+i. Sociedades como la Asociación Española de Investigación sobre Cáncer (Aseica) y su presidente Carlos Camps han advertido de que a los médicos más jóvenes no les motiva la investigación por las grandes trabas y el escaso reconocimiento que supone. Es urgente cambiar esta tendencia.