Inicio ASP Por cada euro invertido en antihipertensivos se genera un retorno al sistema...

Por cada euro invertido en antihipertensivos se genera un retorno al sistema de 1,9 euros

Compartir

..Redacción.
La hipertensión arterial y la hipercolesterolemia son los principales factores de riesgo para desarrollar una enfermedad cardiovascular, la primera causa de muerte en el mundo. La patronal de la industria farmacéutica Farmaindustria ha recordado en un comunicado con motivo del Día Mundial de la Hieprtensión que se celebra este 17 de mayo que “los medicamentos antihipertensivos han demostrado ser efectivos como tratamiento preventivo de los eventos cardiovasculares a largo plazo“. Más allá del tratamiento médico, el cambio de hábitos del paciente en estas enfermedades es fundamental para mejorar su estado de salud, pero dicha mejoría también depende claramente de la prescripción de los distintos tratamientos farmacológicos disponibles, y la adherencia a los mismos.

El uso de antihipertensivos no sólo tiene impacto sobre la salud de la población, sino también sobre el gasto sanitario, al reducir la probabilidad de sufrir accidentes vasculares. Se estima que el uso de antihipertensivos en Estados Unidos evitó en 2002 un coste sanitario directo de 16.500 millones de dólares por infarto de miocardio y accidente cerebrovascular, correspondiendo el 70% de ellos a costes hospitalarios. Por cada euro invertido en medicamentos antihipertensivos, se ahorra 1,9 euros (casi un 200%) en costes directos sanitarios.

Se estima que el uso de antihipertensivos en Estados Unidos evitó en 2002 un coste sanitario directo de 16.500 millones de dólares por infarto de miocardio y accidente cerebrovascular

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que cada año  fallecen aproximadamente 17 millones de personas en el mundo a causa de las enfermedades cardiovasculares, lo cual representa un 30,8% de todas las causas de muerte. En Europa, estas patologías son responsables de la mitad de los fallecimientos, y en España siguen siendo la primera causa de muerte, con más de 28.000 decesos por enfermedad cerebrovascular y 16.000 por infarto agudo de miocardio al año, según datos de 2015.

El tratamiento de las enfermedades cardiovasculares debe tener en cuenta los factores de riesgo.o. La principal opción terapéutica, además de la corrección de ciertos hábitos hacia un estilo de vida saludable, consiste en el tratamiento farmacológico de la hipertensión arterial y la hipercolesterolemia.

Según diversas investigaciones, estos medicamentos han demostrado una eficacia más que notable en las últimas décadas. El estudio SHEP (Programa Hipertensión Sistólica en la Edad avanzada) concluye que el tratamiento con antihipertensivos durante 4,5 años previene uno de cada dos ingresos por fallo cardiaco, uno de cada tres infartos (fatales y no fatales) y uno de cada cuatro eventos cardiovasculares. Se calcula que cada mes de tratamiento activo con antihipertensivos se asocia con el aumento de aproximadamente un día de la esperanza de vida.

Por su parte, la Federación Española de la Diabetes (FEDE), con motivo de la celebración del Día Mundial de la Hipertensión y del Día Europeo de la Obesidad (19 de mayo), ha puesto sobre la mesa los principlales riesgos que suponen estas enfermedades para las personas con diabetes tipo 2, y en especial los de carácter cardiovascular. Y es que tanto la hipertensión como la obesidad muestran una prevalencia muy alta entre las personas con diabetes tipo 2 y son factores que pueden desencadenar enfermedades coronarias, como accidentes cardiovasculares o cardiopatía isquémica.

Se estima que entre el 70% y el 80% de las personas con diabetes tienen algún tipo de sobrepeso u obesidad; y en torno a un 50% o un 60% padece hipertensión arterial, aunque estos datos aumentan en pacientes mayores

Se estima que entre el 70% y el 80% de las personas con diabetes tienen algún tipo de sobrepeso u obesidad; y en torno a un 50% o un 60% padece hipertensión arterial, aunque estos datos aumentan en pacientes mayores. “Dado que la HTA no suele presentar síntomas (dolores de cabeza, náuseas, etc.), hasta fases avanzadas de la patología, y que es habitual que los pacientes subestimen la importancia de los problemas de peso en relación a la salud, desde FEDE queremos llamar la atención sobre la necesidad de llevar a cabo revisiones regulares de la tensión y del peso“, destacó Andoni Lorenzo, presidente de FEDE