Inicio ASP Valencia aprueba una ley de muerte digna que impone los deseos del...

Valencia aprueba una ley de muerte digna que impone los deseos del paciente

Compartir

..Redacción
El parlamento de la Comunidad Valenciana ha aprobado la ley de Derechos y Garantías de la Persona en el Proceso de Atención al Final de su Vida para regular los derechos del paciente y garantizar el respeto a su dignidad y autonomía y velar por la calidad de su vida durante el proceso del final de la vida.

Los votos a favor de PSPV, Compromís, Podemos y Ciudadanos, con el rechazo del PP, han permitido aprobar la norma que recoge el derecho a recibir cuidados paliativos integrales y a elegir el lugar donde recibirlos, además de realizar la planificación anticipada de decisiones. También se incluye que el personal médico debe velar para que el proceso de toma de decisiones y deseos expresados por la persona se respete dentro del marco legal, y que los centros sanitarios garanticen a la persona en situación de últimos días una habitación de uso individual.

Pensamos que el fin máximo de la ley es conseguir el derecho a morir con dignidad evitando el mayor sufrimiento posible. La calidad de vida incluye también la enfermedad y la muerte para que sea en paz y con dignidad“, dijo el diputado Juan Córdoba de Ciudadanos. Para él, la ley garantiza cuidados paliativos “de calidad” para “aliviar cada síntoma de molestias insoportables para el paciente“.

Desde Compromís Isaura Navarro explicó que se trata de incidió que se trata de una ley “consensada, dialogada y demandada por la sociedad y profesionales” que aborda si morimos “con dolor o en paz”.

La ley impone, tanto a centros privados como públicos, la garantía para que el paciente pueda elegir dónde morir, si en hospital, domicilio o residencia, y la persona en el proceso final de la vida tendrá derecho a disponer, si lo desea, del acompañamiento permanente familiar o de la persona cercana que designe, y acompañamiento espiritual de acuerdo a sus convicciones.

La ley impone, tanto a centros privados como públicos, la garantía para que el paciente pueda elegir dónde morir

El texto tiene muy en cuenta el deseo del paciente, pero deja de lado la buena práctica médica. “La sedación es un tratamiento médico y, por tanto ha de ser el profesional, el que la decida. Los derechos del paciente no pueden entrar en colisión con la ‘lex artis’, que se ha de respetar en todos los casos”, decían previamente a la aprobación desde algunas asociaciones contrarias a la ley aprobada.

Artículos relacionados