Inicio ASP La SEC avisa a pacientes cardiovasculares sobre el riesgo de sufrir accidentes...

La SEC avisa a pacientes cardiovasculares sobre el riesgo de sufrir accidentes de tráfico

Compartir

..Cristina Cebrián.
España cambia las reglas del juego con respecto a las aptitudes psicofísicas para mantener la vigencia del permiso de conducir en pacientes con cardiopatías. Nuestro país ha incluido en el anexo IV del Reglamento General de Conductores una enmienda por la que se iguala a la normativa europea en cuanto a los requisitos mínimos que se piden para poder conducir. “Por primera vez hay una normativa europea que obliga a todos los países miembros y que, en el caso de la patología cardiovascular, está basada en evidencia científica”, explica el José Alberto García Lledó, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), representante de ésta ante la Dirección General de Tráfico (DGT) y jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Príncipe de Asturias.

La normativa modificada presenta ahora nuevos problemas clínicos como son las endoprótesis valvulares o algunas miocardiopatías concretas

Reglamento General de Conductores
La normativa modificada presenta ahora nuevos problemas clínicos como son las endoprótesis valvulares o algunas miocardiopatías concretas, además de actualizar los conocimientos previos. Gracias a estos cambios, el Reglamento establece los requisitos sobre varias enfermedades para que el paciente pueda conducir. Por ejemplo, en cuanto a la insuficiencia cardíaca se permite la conducción de turismos en aquellos pacientes que no tienen síntomas de la enfermedad en reposo. Tras la implantación de un marcapasos, se reduce a dos semanas el período para volver a conducir; también se permite sentarse al volante a las dos semanas del implante de un desfibrilador automático implantable y a los tres meses en prevención secundaria. Por otro lado, el Reglamento prohíbe la conducción a pacientes con angina de reposo o de mínimos esfuerzos y los trasplantados de corazón podrán conducir siempre y cuando no presenten síntomas en reposo.

Dr. García Lledó: “Algunas enfermedades suponen un aumento del riesgo de accidente y ese riesgo es variable en función del órgano afectado”

Tras estos cambios en el reglamento la pregunta es inevitable: ¿la enfermedad cardiovascular impide la conducción al volante? El Dr. Lledó aclara que no es imposible pero sí es cierto que algunas enfermedades “suponen un aumento del riesgo de accidente y ese riesgo es variable en función del órgano afectado. Las enfermedades mentales y aquellas que afectan a la vista son las que, probablemente, más riesgo presentan”. Aunque no todas las enfermedades cardíacas suponen un impedimento a la hora de conducir, pues tal y como asegura el especialista “tener una enfermedad del corazón, en algunas personas, sí puede suponer más riesgo de accidente o de la necesidad de reevaluar con más frecuencia su capacidad para seguir conduciendo”. En todo caso, el Dr. García Lledó insiste en que la valoración “tiene que ser absolutamente individualizada”.

Las arritmias cardiacas son las afecciones que mayor riesgo presentan ya que uno de sus efectos es la pérdida de conocimiento

La pérdida de la consciencia es el mayor riesgo que presentan estas enfermedades. “Si una enfermedad cardiaca condiciona la posibilidad de perder el conocimiento, el paciente no debe conducir hasta que no se trate la causa; si es que es tratable”, explica el cardiólogo. Por otro lado, las arritmias cardiacas son las afecciones que mayor riesgo presentan ya que uno de sus efectos es la pérdida de conocimiento. Para evitar los síncopes o estas pérdidas de conocimiento el Dr. Lledó recomienda la implantación de un marcapasos. “En esos casos, la persona no podrá conducir hasta que esté implantado, cicatrizado, y se compruebe que funciona correctamente”, concluye.

Desde la Fundación Española del Corazón (FEC) recuerdan a todos los pacientes con cardiopatías que vayan a realizar desplazamientos por carretera este verano, que sigan siempre las indicaciones de su médico, hagan paradas cada dos horas y no olviden hidratarse.  También es recomendable que todos los pacientes lleven sus informes médicos y los tratamientos actualizados.