Inicio ASP Montón fija en el primer trimestre de 2019 la puesta en marcha...

Montón fija en el primer trimestre de 2019 la puesta en marcha del registro de profesionales sanitarios

Compartir

..Juan Pablo Ramírez.
Es una de las eternas tareas pendientes de los últimos ministros de Sanidad. Carmen Montón le puso fecha en el Congreso de los Diputados al Registro Estatal de Profesionales Sanitarios. “Estará operativo en el primer trimestre de 2019“, señaló la nueva ministra en su primera comparecencia ante la Comisión de Sanidad.

Era uno de los objetivos que se había marcado la ex ministra Ana Mato en la primera legislatura de Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo. Ni ella ni sus sucesores supieron cómo completar esta tarea. En menos de un año Montón quiere tenerlo en funcionamiento. Entiende que el registro es “una de las herramientas fundamentales para planificar las necesidades de profesionales sanitarios, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo“, según expresó ayer en la Cámara Baja.

Para sacar este objetivo adelante, solicitó a todos los agentes del sistema que “hagan suyo este registro como elemento de garantía de calidad asistencial, seguridad de los pacientes y armonización de la oferta y de la demanda de profesionales y especialistas en ciencias de la salud“.

Montón aseguró que el registro es “una de las herramientas fundamentales para planificar las necesidades de profesionales sanitarios, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo”

La publicación del registro es una necesidad hoy en un contexto marcado por la próxima jubilación de un gran número de profesionales sanitarios. Una vez eliminada la tasa de reposición las comunidades autónomas se han lanzado a la convocatoria de ofertas públicas de empleo (OPE) con el objetivo de estabilizar sus plantillas. La duda es si los gestores han diseñado estas OPE con las necesidades de profesionales en la cabeza.

Hay que redefinir y reorientar para contribuir y paliar el déficit  detectado en el Sistema Nacional de Salud (SNS) en algunas especialidades, en algunas plazas y en algunos dispositivos asistenciales“, describió Montón durante su intervención. Ya el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) acordó la creación de un grupo de trabajo junto a las comunidades autónomas para detectar estas necesidades. De manera paralela, las dos últimas ministras, Fátima Báñez y Dolors Montserrat, habían mantenido reuniones con los sindicatos, aunque con escaso éxito.

Fruto del grupo de trabajo del MIR, la ministra destacó “la propuesta de creación de 300 nuevas plazas MIR para la próxima convocatoria“. La cifra supone un avance pero en la última convocatoria más de 7.000 licenciados de Medicina no pudieron obtener una plaza de formación.

Real Decreto 16/2012
Uno de los principales caballos de batalla de las dos últimas legislaturas ha sido el Real Decreto 16/2012. Una vez que la cuestión de la universalidad para reconducida tras un CISNS monográfico y a la espera del nuevo real decreto, la ministra atacará un nuevo punto de esta normativa aprobada en tiempos de Mato. Es el copago farmacéutico. “El nuevo Gobierno de España quiere eliminar los copagos farmacéuticos, durante esta legislatura, empezando por los pensionistas en situación de mayor vulnerabilidad“.

La ministra insistió en que esta medida cargó de gastos a las familias sin disuadir al consumo y redujo la adherencia a los tratamientos, con el coste que esto implica a largo plazo para el sistema sanitario.

“El nuevo Gobierno de España quiere eliminar los copagos farmacéuticos, durante esta legislatura, empezando por los pensionistas en situación de mayor vulnerabilidad”, aseguró la ministra de Sanidad

Montón insistió durante su intervención en que “el recorte de derechos no es sostenible“. La sostenibilidad del sistema fue otra de las áreas donde más se detuvo. Recordó que no solo es una cuestión de financiación sino también de “buena gestión y eficiencia”. Con el fin de fomentarlos, marcó tres objetivos: potenciar las compras centralizadas de medicamentos, productos sanitarios y tecnología, fomentar el uso de medicamentos genéricos y de biosimilares e introducir el concepto coste-valor en la evaluación y financiación de los medicamentos.

Montón pretende “desarrollar un modelo que determine el valor que aportan los medicamentos tanto de forma individual, como comparativamente con las alternativas financiadas ya existentes“. Esto pasa, a su juicio, por “la modificación de los informes de posicionamiento terapéutico (IPT), de tal forma que constituyan un documento de referencia valioso para la gestión farmacéutica“. La ministra justificó esta decisión en el hecho de que “las comunidades autónomas reevalúan los medicamentos a nivel autonómico, e incluso a nivel hospitalario, lo que significa que se invierten recursos y se repiten acciones porque el IPT que general el SNS es insuficiente“.

“La homeopatía no cura”
La homeopatía fue una vez más blanco de sus críticas. “No cura“, advirtió ante la directiva de la Comisión Europea que insta a los estados miembro a reconocer estos productos como medicamentos, trámite que ya había empezado el anterior Gobierno. “De un medicamento se espera que haya demostrado su efecto y haya cumplido y superado ensayos de eficacia y seguridad, algo que no ocurre en este tipo de productos”.

Ante esta situación, Montón aseguró que el Gobierno va a instar a la Comisión Europea para que “modifique la Directiva 2001/83/CE”.