Inicio ASP El 80% de casos de cáncer de pulmón se diagnostica en fase...

El 80% de casos de cáncer de pulmón se diagnostica en fase avanzada pero aumenta su detección precoz

Compartir

..Redacción.
La detección de nódulos pulmonares solitarios (NPS) está aumentando y gracias a esto también se ha disparado la supervivencia global del cáncer de pulmón, con un 15% de supervivencia en todos los casos de este tipo de tumor. Estos NPS tienen un diámetro de alrededor de un centímetro en pacientes frágiles y pluripatológicos, lo que permite a los especialistas establecer una estrategia diagnóstica y terapéutica con diversas opciones que incrementan las posibilidades de supervivencia.

Aunque se trata de buenos datos, no hay que olvidar que actualmente más del 80% de los casos de cáncer de pulmón se están diagnosticando en fases avanzadas. Así lo asegura el doctor Francisco Javier Aspa, jefe de sección de Neumología del Hospital Universitario La Princesa de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Dr. Aspa: “Cada vez es más frecuente la detección de nódulos pulmonares solitarios de alrededor de 1 cm de diámetro en pacientes frágiles y pluripatológicos”

Fruto del esfuerzo clínico por efectuar un diagnóstico más temprano en pacientes asintomáticos, además de los estudios poblacionales de cribado (básicamente centrados en la realización de un TAC torácico a pacientes fumadores) y, dadas las actuales pirámides demográficas, cada vez es más frecuente la detección de nódulos pulmonares solitarios o NPS, de alrededor de 1 cm de diámetro en pacientes frágiles y pluripatológicos”, comenta el Dr. Aspa.

Nódulos pulmonares solitarios (NPS)
Actualmente, para tratar los NPS se utiliza el cálculo de probabilidad de malignidad de la sesión, así como una valoración del riesgo quirúrgico, el uso de la tecnología PET-TAC y la toma de muestras histológicas y/o citológicas. Una vez realizadas estas pruebas en aquellos pacientes que no han sido desestimados para cirugía, con nódulos entre 8 y 30 mm, si este cálculo de probabilidad de malignidad es inferior al 5%, se opta por la vigilancia radiológica.

Para tratar los NPS se utiliza el cálculo de probabilidad de malignidad de la sesión, así como una valoración del riesgo quirúrgico, el uso de la tecnología PET-TAC y la toma de muestras histológicas y/o citológicas

En aquellos pacientes que presentan riesgo intermedio o alto de malignidad, los expertos recomiendan realizar un PET-TAC. Cuando los valores de captación del contraste en esta prueba son bajos, se opta por la vigilancia radiológica y, si la captación es moderada o intensa, se indica una biopsia no quirúrgica o la resección del nódulo. Sin embargo, el Dr. Aspa advierte que “esta estrategia no está exenta de problemas”. En primer lugar, puede darse una deficiente capacidad predictiva de los cálculos de malignidad, “puesto que estudios recientes refieren falsos positivos y negativos, con una especificidad de tan solo el 52%”.

Por otro lado, el neumólogo aclara que también resulta problemático debido al perfil del paciente valorado en consulta por NPS, “ya que la evolución demográfica en los países occidentales, conlleva un aumento de pacientes más ancianos y con más comorbilidades, lo que dificulta en gran medida la realización de un estudio completo y satisfactorio”.

“La supervivencia global a cinco años se ha incrementado independientemente del estadio y del tratamiento realizado”

El tamaño reducido de los nódulos detectados es otro factor a considerar “puesto que los procedimientos de obtención de diagnóstico histológico y/o citológico, mediante punción transtorácica o fibrobroncoscopia, son mucho menos útiles en NPS < 20 mm, y en cuarto lugar, porque, en este sentido, el PET-TAC está frecuentemente en el límite de sensibilidad de la prueba”, explica el Dr. Aspa al tiempo que se muestra positivo con los avances de los últimos años, ya que “el trabajo multidisciplinar y el planteamiento de tratamientos multimodales han permitido aumentar la posibilidad de obtener un control local de la enfermedad y una mejora de la supervivencia en casos en lo que antes no era posible. La supervivencia global a cinco años se ha incrementado independientemente del estadio y del tratamiento realizado”.

Ventajas de la cirugía VATS
La mayor presencia de adenocarcinomas, su localización más periférica y las mejoras en el diagnóstico y de los tratamientos oncológicos han influido en el tipo de cirugía efectuado. Entre las técnicas desarrolladas en los últimos años, se encuentran las intervenciones quirúrgicas tecnológicamente más avanzadas en el cáncer pulmonar, mediante video-toracoscopia (VATS). El desarrollo de este tipo de cirugías conlleva menos dolor tras la operación y minimiza los tiempos de estancia hospitalaria postoperatoria, así como una disminución de la respuesta inflamatoria que ayuda a evitar los retrasos en el acceso a la quimioterapia.

A pesar de la variedad de cirugías, “el tratamiento quirúrgico óptimo del cáncer de pulmón en estadio precoz continúa siendo objeto de controversia”

En la actualidad, se ha producido una disminución en el número de toracotomías exploradoras y de neumonectomías mientras que ha aumentado el número de lobectomías y resecciones sublobares, operaciones realizadas para extirpar una parte de los lóbulos de los pulmones.

El Dr. Aspa explica que, a pesar de la variedad de cirugías que existen hoy en día para tratar este tipo de tumor, “el tratamiento quirúrgico óptimo del cáncer de pulmón en estadio precoz continúa siendo objeto de controversia”. Tanto es así que los expertos están valorando la posibilidad de realizar intervenciones menos agresivas, “como la segmentectomía anatómica, u otro tipo de resecciones más limitadas en tumores de pequeño tamaño con ganglios negativos”, concluye el experto.

Artículos relacionados