Inicio ASP Estrategia de cardiopatía isquémica: ganar años de vida con calidad

Estrategia de cardiopatía isquémica: ganar años de vida con calidad

Compartir

..Elena Santa María
La Asociación Española de pacientes del corazón, Cardioalianza, que aglutina a 16 organizaciones de pacientes con enfermedades cardiovasculares celebra durante los días 20 y 21 de septiembre, y ante la proximidad del Día Mundial del Corazón (29 de septiembre), el IV Congreso para pacientes con enfermedades cardiovasculares.

La inauguración ha corrido a cargo de Maite San Saturnino, presidenta de Cardioalianza y de Paloma Casado, subdirectora de Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. La primera ha explicado los objetivos del Congreso y de la razón de ser de la organización: empoderar y hacer partícipe de las decisiones a los pacientes, debatir acciones de mejora, control y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. Ha confirmado también que el papel activo que reclaman para los pacientes “se hace realidad con la nueva estrategia nacional”. Estrategia que ha introducido Paloma Casado, y ha ampliado Sonia Peláez, de la Subdirección General de la Calidad e innovación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

El papel activo que reclaman para los pacientes “se hace realidad con la nueva estrategia nacional

Paloma Casado ha comenzado su intervención afirmando que “de nada nos sirve aumentar la supervivencia si la calidad de vida no es buena”. Y es que, precisamente el hecho de que la esperanza de vida en este tipo de pacientes esté aumentando, tal y como reconocía la propia subdirectora, plantea nuevos retos que deben ser abordados, como mejorar las calidad de vida de los pacientes crónicos o que padezcan una discapacidad a raíz de la enfermedad cardiovascular. A este desafío habrá que responder con acciones concretas como la rehabilitación o los cuidados paliativos y también con una integración completa de todas las políticas. En este sentido ha resaltado la necesidad de tener en cuenta la perspectiva de género a la hora de sacar adelante las políticas. Ha reiterado, lo que pedía la presidenta de la asociación, que la Estrategia de Cardiopatía Isquémica se reoriente de manera que quede centrada en la persona que sufre la enfermedad y su entorno, como ya lo hace la Estrategia de Cronicidad. Asimismo ha insistido en que la coordinación debe focalizarse en la prevención de la discapacidad por estas enfermedades y en la promoción de la salud.

Durante la primera ponencia, Sonia Peláez ha profundizado en las características de esta Estrategia; aunque ha querido comenzar su intervención aportando algunas cifras sobre estas enfermedades. La primera es que las enfermedades cardiovasculares suponen la primera causa de muerte en España, con 119.778 fallecimientos el año pasado, y sigue siendo una de los motivos más frecuente de ingreso, generando 5 millones de estancias, junto con una amplia morbilidad. Además hay una gran diferencia en cuanto al género, habiéndose registrado más fallecimientos de mujeres que de hombres, no solo por causas biológicas, sino también de condicionantes de género.

Las enfermedades cardiovasculares suponen la primera causa de muerte en España

Dicho esto, Peláez ha hecho un recorrido explicando las acciones que desde el Ministerio se llevan a cabo para lograr un abordaje personalizado, remarcando la importancia de establecer alianzas para la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. El recorrido empieza en 2002, cuando se descentralizaron las políticas de sanidad, poniendo este hecho de manifiesto la necesidad de una coordinación entre todas las Comunidades Autónomas. Por ese motivo, en 2003 se aprobó la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud; que puso en marcha el Consejo Interterritorial. En el pleno del Consejo se decidieron acuerdos, líneas estratégicas y estrategias de salud, herramientas que establecen en marco con los objetivos comunes para que a su vez las Comunidades Autónomas las transformen en planes concretos. En 2006 se aprobó la Estrategia de Cardiopatía Isquémica, que se actualizó en 2009. Además otras estrategias como la de Cronicidad  o la de Prevención y Promoción de la salud también benefician a los pacientes cardiovasculares.

Por último, un paso importante de la Estrategia es su evaluación, tanto para comprobar que las CCAA cumplen lo acordado como para identificar áreas de mejora. Los resultados de las evaluaciones realizadas hasta la fecha son favorables en cuanto a la asistencia, pero demuestran que el margen de mejora en aspectos como la promoción o combatir los factores de riesgo.

Artículos relacionados:

La SEC avisa a pacientes cardiovasculares sobre el riesgo de sufrir accidentes de tráfico

Las madres de hijos con cardiopatías congénitas sufren un 43% más de enfermedades cardiovasculares

Cronicidad, pluripatología y edad avanzada de los pacientes representan un problema de sanidad a nivel global