Inicio ASP Dr. Miguel Brito: Los fármacos isglt2 son una revolución para el control...

Dr. Miguel Brito: Los fármacos isglt2 son una revolución para el control de la diabetes

Compartir

..Elena Santa María.
El Dr. Miguel Brito Sanfiel, especialista adjunto de Endocrinología del Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda, ha explicado para iSanidad. Lo mejor de la sanidad el papel de cada especialista en el tratamiento multidisplinar de la diabetes, así como cuáles son los mejores tratamientos que se utilizan en la actualidad.

¿Qué líneas de investigación tienen abiertas en cuanto al tratamiento de la diabetes en el Hospital Puerta de Hierro?
En el Puerta de Hierro participamos en ensayos clínicos organizados por la industria en los que estamos valorando Agonistas del receptor GLP-1. Y tenemos un ensayo clínico patrocinado por nosotros, o sea que somos nosotros los promotores, es lo que se llama investigación organizada por el propio servicio, en la que estamos valorando el uso de isglt2 en diabéticos tipo 1.

¿Cuáles son los tratamientos más eficaces que se están utilizando ahora mismo y qué perfil de paciente responde mejor a cada tratamiento?
En la diabetes tipo 1 de momento el único tratamiento acertado y autorizado es la insulina. La podemos administrar en múltiples dosis, que es lo que está recibiendo en este momento la mayoría de los pacientes. Por otro lado hay un subgrupo que está con bombas de insulina. Las bombas de insulina todavía no sustituyen al páncreas, porque la decisión la tiene que tomar el paciente, aunque tenemos sensores, no permiten que el paciente sea completamente autónomo. No es la bomba autónoma, es el paciente en función de los niveles decidir qué hace. Esto en el campo de la diabetes tipo 1. El mejor tratamiento no es ni las múltiples dosis ni la bomba, sino la mejor adaptación del tratamiento a cada paciente. Hay pacientes que con múltiples dosis van muy bien y hay pacientes que no se adaptan bien a la bomba, depende de cada perfil de paciente, de las cargas de trabajo que tenga, etc.

Las bombas de insulina todavía no sustituyen al páncreas, porque la decisión la tiene que tomar el paciente

En la diabetes tipo 2 los tratamientos más importantes que tenemos en este momento y que suponen un gran avance son los agonista de receptor de GLP-1 que son inyectantes, tenemos la administración diaria o semanal y los isglt2, una nueva familia que aparte de favorecer el control glucémico, se administran por vía oral, ayudan en la pérdida de peso, el control de la tensión y eso hace que hayan demostrado clara reducción de los ingresos por insuficiencia cardiaca. Han sido una revolución, hasta los cardiólogos están impresionados con los resultados que tienen. Por otro lado han demostrado reducir el riesgo cardiovascular, en pacientes que ya han tenido el evento en los que fue claro el efecto, y tienen parcialmente efecto en prevención primaria.

¿Debe abordarse la diabetes desde un punto de vista multidisciplinar?
Tiene que ser así. El diabético no deja de ser un señor que está en su casa, que es paciente, que ve a su médico de cabecera, al oftalmólogo para que le vea los ojos, algunos, un porcentaje pequeño, habitualmente van al endocrino porque su enfermedad es más compleja o de más difícil control, si tienen eventos cardiacos ven al cardiólogo, si tienen un accidente cerebrovascular ven al neurólogo, si les afecta al riñón ven al nefrólogo…es una enfermedad en la que muchos especialistas participan en el tratamiento. Los endocrinos no tenemos la patente para llevar nosotros toda la enfermedad, llevamos parte de la enfermedad. Nuestro trabajo fundamental es prevenir las complicaciones, que es lo que hacen los médicos de Atención Primaria.

Los isglt2 ayudan en la pérdida de peso, el control de la tensión y eso hace que hayan demostrado clara reducción de los ingresos por insuficiencia cardíaca

¿Cómo deben coordinarse en la atención de la diabetes Atención Primaria y hospitalaria?
Dado el número de pacientes que manejamos habitualmente, entre un 8 y un 10% de la población mayor de 18 años es diabética, aunque hay un número nada desdeñable de pacientes no diagnosticados, casi un tercio, es decir, tienen diabetes y no lo saben. Ese porcentaje es tan importante que la mayoría de ellos están manejados en su centro de salud con su médico de cabecera, habitualmente con uno o dos fármacos vía oral. Si el paciente tiene otras comorbilidades, es hipertenso, EPOC se empieza a complicar y es más inestable. Estos son los pacientes que habitualmente Atención Primaria nos remite. No suele mandar a todos los diabéticos por el hecho de serlo, calculo que los endocrinos vemos al 10% de los pacientes tipo 2, así que el 90% es manejado por Atención Primaria o Medicina Interna u otros compañeros, pero habitualmente no llegan al endocrino.

¿Qué papel juega el médico en la prevención de la diabetes?
Es un papel muy importante porque cuantos menos diabéticos haya menos complicaciones va a haber. Un paciente tiene unas cartas que le han tocado en la vida que tienen que ver con su genética, con el puesto de trabajo que desarrolla, con sus hábitos de vida, etc. Conseguir que la gente tenga una dieta más saludable y un estilo de vida con más actividad física es el 50% de prevenir que se desarrolle una diabetes tipo 2, la diabetes tipo 1 es otra guerra. En la diabetes tipo 2 según van pasando los años, un aumento de peso nos va poniendo en riesgo de desarrollar una diabetes. El paciente que no es diabético pero que tiene antecedentes familiares, tiene que estar sobre aviso y tiene que cambiar sus hábitos para no desarrollar una diabetes. En el momento en que se desarrolla hay que empezar a intervenir para evitar que la enfermedad progrese, ralentizarla, etc.

Noticias complementarias:

Compartir