Inicio ASP Los pediatras insisten en que los niños tienen derecho a ser atendidos...

Los pediatras insisten en que los niños tienen derecho a ser atendidos por un especialista

Compartir

..Redacción
La Asociación Española de Pediatría (AEP) desea recordar que los más pequeños tienen derecho a ser atendidos por un médico especialista en su salud, independientemente de la zona geográfica en la que residan.  Este llamamiento coincide con la celebración del Día Universal del Niños, que se celebró el pasado 20 de noviembre. La presidenta de la AEP, la Dra. María José Mellado, aseguró que “las Administraciones y los profesionales sanitarios, especialmente los pediatras, tenemos la responsabilidad de garantizar a todos los niños y adolescentes , sin diferencias geográficas o de razón social, su derecho a acceder a una sanidad excelente que le evite el dolor, que favorezca su recuperación y que le trate y cuide como el niño que es, la población más preciada en todas las sociedades del mundo”.

Dra. Mellado: “las Administraciones y los profesionales sanitarios, especialmente los pediatras, tenemos la responsabilidad de garantizar a todos los niños y adolescentes su derecho a acceder a una sanidad excelente”

En un comunicado la AEP advierte de que la pediatría es una disciplina imprescindible para asegurar la salud de los menores. La ausencia de este derecho de los más pequeños a ser atendidos como niños significa también la vulneración de otros derechos como los relacionados con el acceso, a las medidas preventivas, al cumplimiento de los estándares de calidad, a la seguridad o el derecho a evitar el dolor y sufrimiento innecesario. Por este motivo, la Dra. Mellado indicó que “una sociedad sana es posible, sin duda, cuando hay una infancia atendida y cuidada de acuerdo a sus peculiaridades, como el colectivo vulnerable que es. Solo construyendo un entorno más seguro y estable para niños, adolescentes y sus familias se puede garantizar la salud de los adultos del futuro”.

Esta sociedad científica considera imprescindible que, cuando un niño entre en un entorno hospitalario, esté rodeado de un ambiente lo más amigable posible, en el que la decoración, la enfermería, el uniforme del profesional sanitario, las salas de espera, etcétera, faciliten un entorno suficientemente afable como para que el niño y su familia no sufran por estar allí. “Los niños no son adultos pequeños, por lo que hasta el final del período de desarrollo, un niño necesita una atención experta basada en una formación concreta ajustada a sus necesidades”, concluye la presidente de la AEP.

Compartir