Inicio ASP Dra. Asensi: “Las noticias falsas sobre vacunas reducen la eficacia de las...

Dra. Asensi: “Las noticias falsas sobre vacunas reducen la eficacia de las campañas de vacunación”

Compartir

..Ricardo Mariscal. Com Salud
Los próximos 27 y 28 de noviembre el Hospital de La Princesa de Madrid albergará el I Congreso de Salud sin Bulos y III de eSalud, organizado por la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES) y la agencia COM SALUD. La primera jornada de este evento estará dedicada a los bulos en salud, con mesas de debate temáticas sobre bulos en cáncer, Pediatría, nutrición o medicamentos, entre otros ámbitos. He entrevistado a uno de los expertos que participará en la mesa de Pediatría sin Bulos, la Dra. Maite Asensi Monzó, vocal de docencia de la Sociedad Valenciana de Pediatría.

En su experiencia ¿por qué cree que hay tantos bulos sobre vacunas y salud infantil?
Las vacunas se administran a niños sanos, a diferencia de la mayor parte de las intervenciones médicas que se realizan sobre niños con patologías. Es posible que estemos menos dispuestas a tolerar efectos adversos que cuando se someten a otros tratamientos. Entre los mitos más difundidos de las vacunas figuran los efectos secundarios, pero los datos muestran que en su mayor parte las va­cunas producen reacciones leves y temporales. Su posible efecto colateral es menor si se tiene en cuenta el beneficio que se consigue, al prevenir una enfermedad que puede ser mortal.

“La masificación de nuestras consultas ha hecho que exista una pérdida de confianza en el profesional sanitario”

¿Cómo evitar que cunda el pánico entre los padres?
La masificación de nuestras consultas ha hecho que exista una pérdida de confianza en el profesional sanitario pese a que “es el que mejor puede orientar al paciente”. Las familias reciben información de redes sociales o la buscan en webs no siempre con la mejor evidencia científica… Tenemos que dedicar tiempo para informar al paciente y a su familia… no simplemente diciéndoles lo que tienen que hacer, sino apoyándonos en estudios que nos servirán para desmentir algunas leyendas urbanas y demostrarles que las vacunas no exponen a nuestros niños y niñas a situaciones de riesgo. Debemos ser conscientes de la importancia de informar a la población sobre cómo buscar información fiable, recomendando webs útiles donde puedan ampliarla. A través de las redes sociales es posible la difusión masiva de estudios y resultados científicos que promocionan el carácter positivo y necesario de las vacunas para la salud. Pero debemos tener en cuenta que las campañas en favor de la vacunación en redes sociales no siempre llegan a las personas que están en contra porque “los grupos antivacunas sólo se informan en sus propias comunidades”.

El sarampión ha resurgido en 2018 y gran parte debido a los movimientos antivacunas ¿tenemos motivos para preocuparnos?
Por supuesto que debemos preocuparnos.  Las noticias falsas sobre vacunas están reduciendo la eficacia de las campañas de vacunación y dejan a gran parte de la población desprotegida frente a gérmenes que pueden ser mortales.

Los especialistas en Salud Pública advierten que el escepticismo sobre la seguridad y eficacia de las vacunas en redes sociales puede ser la razón de que se hayan reducido las tasas de vacunación en algunos países europeos y, por tanto, incrementado la mortalidad.

“El beneficio de vacunarse supera ampliamente el riesgo de presentar un efecto adverso”

 ¿Qué les diría a los padres que no quieren vacunar de sarampión a sus hijos?

Les diría que junto a lavado de manos, las vacunas suponen el mayor avance de la medicina en los últimos años. Hay que destacar que toda la comunidad científica mundial tiene claro que LAS VACUNAS son la forma más segura de recibir pro­tección contra la enfermedad. La inmunización no sólo evita cada año entre dos y tres millones de muertes en todo el mundo, sino que ha conseguido erradicar patologías como la viruela y controlar otras como el sarampión, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) . Sembrar la duda en las familias con informaciones desfasadas, equivocadas y falsas, es una temeridad.

Debemos informar a las familias que las vacunas son muy seguras. Los ensayos clínicos efectuados con vacunas se realizan sobre muestras mucho más amplias de las que se emplean para los fármacos, y los seguimientos y controles de seguridad son muy exhaustivos. En nuestro país existe un sistema de vigilancia de la seguridad de las vacunas que avala que las vacunas son muy seguras. La mayoría de las reacciones son generalmente leves y temporales, por ejemplo, un brazo dolorido o fiebre; y las complicaciones graves son extremadamente raras.

El beneficio de vacunarse supera ampliamente el riesgo de presentar un efecto adverso. Es más probable padecer complicaciones o morir por causas vinculadas a una enfermedad prevenible mediante vacunación que por recibir la vacuna.

Compartir