Inicio ASP Establecer prioridades y desinvertir prestaciones con escaso valor para mejorar el sistema...

Establecer prioridades y desinvertir prestaciones con escaso valor para mejorar el sistema público

Compartir

..Redacción.
La Fundación Ramón Areces y la Fundación Gaspar Casal han organizado una jornada para discutir tres iniciativas para mejorar el rendimiento del sistema sanitario público. Raimundo Pérez Hernández y Torra, director de la Fundación Ramón Areces y Faustino Blanco González, secretario general de Sanidad y Consumo del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social inauguraron el acto, que contó con la participación de Guillem López- Casasnovas, catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra y director e Investigador Principal del Centro de Investigación en Economía y Salud (CRES) perteneciente a la misma universidad; Enrique Bernal Delgado, investigador Senior en la Unidad de investigación en políticas y servicios sanitarios del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud y coordinador del Atlas de Variaciones en la Práctica Médica; y Juan E. del Llano Señarís, director de la Fundación Gaspar Casal y Presidente de la Asociación Española de Evaluación de Tecnologías Sanitarias.

Guillem López-Casanovas habló de las bondades y defectos de la colaboración público- privada, existente desde hace más de 20 años, a partir del análisis de las evaluaciones realizadas sobre las experiencias vividas en España. Su mensaje se centró en la “necesidad de introducir en la Administración Pública incentivos a la eficiencia, hoy apenas existentes, antes de retirar o reforzar los acuerdos actuales“. Añadió que “en el sector sanitario público existe una franja de alta dirección que sigue colonizada, en buena medida, por los partidos políticos“. Según el profesor López-Casasnovas, “esta franja debiera ser ocupada por una dirección pública profesional meritocrática; la implantación de mecanismos de gestión y evaluación comparativa por resultados, de mejora de la transparencia y de rendición de cuentas, ayudaría a que se hiciese realidad“.

Es necesario introducir en la Administración Pública incentivos a la eficiencia, hoy apenas existentes, antes de retirar o reforzar los acuerdos públicos-privados actuales 

Enrique Bernal Delgado centró su exposición en cómo la incorporación del análisis de datos masivos ha generado una gran expectativa sobre el cuándo y el cómo de la transformación de la asistencia sanitaria. Según el coordinador del Atlas VPM, “los nuevos escenarios prometen mejora de diagnóstico, reducción del coste sanitario, mayor control asistencial y mejor comunicación con el paciente, predicción de enfermedades según antecedentes médicos, agilización de los sistemas de gestión y pago a proveedores, facilitación a los investigadores para que tengan a su disposición un sistema que les facilitará la búsqueda de tratamientos, y un largo etcétera“.

Los nuevos escenarios prometen mejora de diagnóstico, reducción del coste sanitario, mayor control asistencial y mejor comunicación con el paciente

Por último, Juan E. del Llano Señarís habló sobre cómo priorizar y dejar de hacer. El director de la Fundación Gaspar Casal identificó varias de las causas que desbordan el actual sistema: “el envejecimiento, las enfermedades crónicas con epidemias tales como la obesidad, las enfermedades mentales, las adicciones de todo tipo, el desempleo crónico, la reducción de los porcentajes de población activa por la implantación de tecnologías sustitutivas de mano de obra, la vertiginosa innovación biomédica o las expectativas ciudadanas no siempre acertadas sobre lo que se puede esperar del sistema“. “Todo ello hace que la oferta se vea superada por la demanda y que en esa situación aboque al sistema a unos costes difícilmente asumibles con el crecimiento económico actual y posiblemente futuro“, añadió. Por todo ello, el Dr. Del Llano cree que “es en este contexto en el que el establecimiento más explícito de prioridades y la desinversión de prestaciones financiadas públicamente con escaso o nulo valor toma carta de naturaleza y pasa a ser un imperativo para los responsables de la política y la gestión sanitarias“.

Noticias complementarias:

Compartir