Inicio ASP Polatuzumab redujo en un 66% el riesgo de progresión del linfoma difuso...

Polatuzumab redujo en un 66% el riesgo de progresión del linfoma difuso de células B grandes refractarias

Compartir

..Cristina Cebrián.
El fármaco polatuzumab vedotina, un anticuerpo conjugado anti-CD79b (ADC), en combinación con rituximab más bendamustina (BR), alcanzó una mediana de supervivencia global (SG) de más de un año en comparación con el brazo de BR (12.4 vs. 4.7 meses, HR 0,42; IC del 95% 0.24, 0.75), en personas con linfoma difuso de células B grandes (LBDCG) en recaída o refractario no candidatos a un trasplante de células madre hematopoyéticas. Así lo anunció la compañía Roche, basándose en datos del estudio de fase Ib/II GO29365 que se presentaron durante el 60º Congreso de la Sociedad Americana de Hematología (ASH), celebrado estos días en San Diego, California.

Redujo en un 66% el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte, con una respuesta completa del 40% en comparación con el 18% en el brazo BR

El tratamiento con polatuzumab vedotina más BR redujo en un 66% el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte, con una respuesta completa (CR) del 40% en comparación con el 18% en el brazo BR. Además, los pacientes tratados con esta terapia obtuvieron mayores tasas de respuesta completa, supervivencia libre de progresión y supervivencia global en comparación con BR en todos los subgrupos analizados, incluidos los pacientes de células B de centro germinal y células B activadas, que se asocian con un peor pronóstico de linfoma difuso de células B grandes.

“Existe una necesidad no cubierta de nuevas opciones de tratamiento más eficaces para aproximadamente el 40% de los pacientes con linfoma difuso de células B grandes cuya enfermedad no responde al tratamiento inicial o sufren recaídas, una situación que se asocia con un pronóstico muy malo que empeora después de cada recaída”, señala Sandra Horning, Chief Medical Officer y máxima responsable de Desarrollo Internacional de Roche. Ahora, la compañía se encuentra trabajando con las autoridades sanitarias “para poner este nuevo régimen a disposición de los pacientes en todo el mundo”, añade Horning. 

Sandra Horning (Roche): “Existe una necesidad de nuevos tratamientos más eficaces para aproximadamente el 40% de los pacientes cuya enfermedad no responde al tratamiento”

Investigación en tipos de linfoma no Hodgkin
Polatuzumab vedotina es un anticuerpo conjugado anti-CD79b, el primero de su clase, que actualmente está siendo investigando para el tratamiento de varios tipos de linfoma no Hodgkin. Es el único anticuerpo conjugado dirigido a CD79b, una proteína que es altamente específica, expresada en la mayoría de los tipos de tumores malignos de células B. Polatuzumab vedotina en combinación con rituximab más bendamustina ha recibido la designación fármaco prioritario (PRIME) y de terapia innovadora (Breakthrough therapy) por parte de la Agencia Europea del Medicamento y de la Food and Drug Administration (FDA) para pacientes adultos con linfoma difuso de célula B grande en recaída o refractario (LDCBG RR) que no son candidatos para el trasplante de células madre hematopoyéticas.

Se estima que en todo el mundo se diagnostican cada año alrededor de 123.000 casos de LBDCG

Linfoma difuso de células B grandes
El linfoma difuso de células B grandes (LBDCG) es el subtipo más común de linfoma no Hodgkin (LNH) y representa aproximadamente uno de cada tres casos de linfoma LNH. De hecho, se estima que en todo el mundo se diagnostican cada año alrededor de 123.000 casos. LBDCG es un tipo de LNH agresivo y de crecimiento rápido, que generalmente responde al tratamiento en primera línea. Sin embargo, hasta el 40% de los pacientes recaen, momento en el cual las opciones de tratamiento de rescate son limitadas y la supervivencia es corta.

La presentación más característica de este tipo de linfoma es una tumoración de reciente aparición en una o más regiones ganglionares o en cualquier otra localización

La presentación más característica de este tipo de linfoma es una tumoración de reciente aparición en una o más regiones ganglionares o en cualquier otra localización. Es fácil de detectar precozmente si el abultamiento es palpable, aunque en la mayoría de las veces no produce dolor. Las regiones ganglionares que resultan afectadas con mayor frecuencia por el LBDCG son las cervicales y las abdominales. Sus manifestaciones son en muchas ocasiones indistinguibles de las que producen otros tipos de linfomas, por lo que es obligatoria la identificación por medio de una biopsia.

Noticias complementarias