Inicio ASP Más del 90% de los médicos se siente presionado ante posibles denuncias

Más del 90% de los médicos se siente presionado ante posibles denuncias

..Cristina Cebrián.
Los profesionales sanitarios se enfrentan cada día a situaciones que pueden complicar su práctica clínica desde el punto de vista legal y cada vez se ejerce más la llamada medicina defensiva o iatrogenia. Los médicos afirman sentirse “presionados” por el miedo a recibir una denuncia. Un exceso de realización de pruebas diagnósticas o alargar los tiempos de un ingreso hospitalario son algunas de las prácticas habituales de la medicina defensiva.

La amenaza de una posible denuncia condiciona la práctica clínica en el 88,7% de los médicos

La Organización Médica Colegial (OMC), la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) y la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) presentaron este martes los datos más relevantes del estudio La práctica médica en los Servicios de Urgencias Hospitalarios, con el objetivo de dar a conocer la percepción de los médicos sobre esta práctica profesional.

Dada su complejidad asistencial, los servicios de Urgencias presentan mayor riesgo legal y están más expuestos a reclamaciones o denuncias. Unas demandas que para los médicos suponen una gran presión judicial. De hecho, según el estudio mencionado, el 91,3% de los profesionales encuestados afirma que esa presión ha aumentado en los últimos años. Además, la amenaza de una posible denuncia condiciona la práctica clínica en el 88,7% de los médicos.

Falta de apoyo institucional
Andreu Segura, uno de los autores del estudio y coordinador del Grupo de Trabajo de Ética y Salud Pública de SESPAS, comentó que esta situación hace que los médicos que trabajan en los servicios de Urgencia “demanden muchas más pruebas diagnósticas de las necesarias o incluso alargan innecesariamente los tiempos de estancia de los pacientes”.

Andreu Segura (SESPAS): “Los clínicos se sienten poco protegidos por la institución en la que trabajan”

Desde el punto de vista institucional, el coautor del estudio asegura que existe poca protección por parte de las instituciones y “los clínicos se sienten poco protegidos por la institución en la que trabajan”. De hecho, los resultados reflejan que el 88% de los encuestados considera que no reciben la suficiente protección por parte de las estructuras hospitalarias o sanitarias.

Desde SESPAS, Beatriz González López-Valcárcel, presidenta saliente de la Sociedad, explicó que ellos entienden que “la salud pública no es solo cosa de médicos y nuestra misión es de abogacía por la salud, de influir en las políticas para proponer mejoras. En este contexto, entendemos que la iatrogenia es un problema de salud pública que trasciende la práctica clínica”.

Serafín Romero: “Llevamos décadas realizando estudios para ver si se saca adelante un baremo que, de alguna forma, paliaría los efectos derivados de esta medicina defensiva”

Necesidad de un baremo de daño sanitario
El problema de la iatrogenia, entendida como los efectos de la práctica clínica y sanitaria sobre la salid de los pacientes, obliga a todos los agentes implicados en el buen funcionamiento del sistema sanitario a mejorar la seguridad del paciente. Por ello, el doctor Serafín Romero, presidente de la OMC, considera fundamental la creación de un baremo de daño sanitario, algo que llevan reclamando “hasta el agotamiento y que forma parte también de nuestro plan estratégico junto con la seguridad”. El presidente de la OMC recuerda que “llevamos décadas realizando estudios para ver si se saca adelante un baremo que, de alguna forma, paliaría los efectos derivados de esta medicina defensiva”.

Especialidad de Urgencias como solución
Otra de los soluciones planteadas por los expertos para frenar la práctica de la medicina defensiva así como sus consecuencias sobre los pacientes es la de la creación de la especialidad de Urgencias, algo que también llevan reclamando durante años y que no consigue ver la luz.

Dr. Martínez: “Pedimos desde hace muchísimo tiempo la especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias ya que con esta formación se evitarían muchísimos problemas”

El doctor Sebastián Martínez, presidente del Colegio de Médicos de Zamora y médico de Urgencias, comentó que la formación es un aspecto importante y por ello “pedimos desde hace muchísimo tiempo la especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias ya que con esta formación se evitarían muchísimos problemas”.

En la misma línea, el doctor Tomás Toranzo, presidente de la Confederación Estatal de  Sindicatos Médicos (CESM) defendió la creación de esta especialidad ya que “quien más abusa de los servicios de Urgencias es precisamente el personal sanitario y el problema grave es la falta de formación específica que obliga a tomar decisiones inseguras y se hacen procedimientos propios de una consulta externa y no del servicio de Urgencias, que no está para diagnosticar sino para resolver”.

Noticias complementarias