Inicio ASP Un biomarcador mejora el pronóstico de mortalidad a 30 días en ancianos...

Un biomarcador mejora el pronóstico de mortalidad a 30 días en ancianos atendidos en Urgencias por infección

..Cristina Cebrián.
Los servicios de Urgencias continúan estos días repletos de pacientes y, en muchos casos, se trata de personas mayores que sufren algún tipo de infección. Con el objetivo de analizar y comparar el poder predictivo de mortalidad a 30 días de varios biomarcadores (BM) en estos pacientes, el grupo de trabajo de infecciones en Urgencias, INFURG-SEMES, que pertenece a la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias de España, ha desarrollado un estudio para comprobar si la proteína reactiva, procalcitonina, lactato, suPAR y proadrenomedulina mejoran la capacidad pronóstica de los criterios de sepsis. El trabajo ha sido aprobado por el Comité Ético de Investigación Clínica del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid.

La MRproADM es el biomarcador que consigue la mayor área bajo la curva ROC para predecir mortalidad a los 30 días, ofreciendo una sensibilidad del 77% y una especificidad del 96%

Para desarrollar el estudio, publicado en la revista ScienceDirect, se incluyó a un total de 136 pacientes a partir de 75 años de edad, de los que 13 de ellos (9,5%) habían fallecido a los 30 días tras su consulta en el servicio de Urgencias por un proceso infeccioso. De ellos se se consiguió la muestra para el biobanco y la realización del panel de biomarcador. Los investigadores analizaron 25 variables independientes (epidemiológicas, de comorbilidad, funcionales, clínicas y analíticas) que pudieran influir en la mortalidad a corto plazo y explican que la MRproADM es el biomarcador que consigue la mayor área bajo la curva ROC para predecir mortalidad a los 30 días, ofreciendo una sensibilidad del 77% y una especificidad del 96%. Ésta es la principal conclusión de la investigación.

Capacidad predictiva de riesgo de mortalidad
En relación con el tipo de infección y la mortalidad, el 51,47% de los pacientes presentaron infecciones respiratorias de vías bajas, de los que fallecieron el 10%, el 33,82% fueron infecciones del tracto urinario, de los que fallecieron el 8,7%. En cuanto a las infecciones intraabdominales, el 5,88% las padecieron y de éstos solo falleció un paciente. El 5,14% consistieron en infecciones de piel y partes blandas sin ningún fallecimiento y, el 3,67% de los casos fueron otras infecciones, con un fallecido a los 30 días.

El 51,47% de los pacientes presentaron infecciones respiratorias de vías bajas, de los que fallecieron el 10%

Los autores del estudio explican que han logrado confirmar “la gran capacidad predictiva de riesgo de mortalidad que ofrecen algunos BM para los pacientes ancianos que son valorados en los servicios de urgencias hospitalarias, y en concreto, la MRproADM que se presenta como el BM que obtiene el mejor rendimiento pronóstico de mortalidad a corto plazo (30 días) de forma individual”.

Por otro lado, se muestra también “la superioridad para estos pacientes del qSOFA ≥ 2 frente a los criterios clásicos de sepsis (SRIS ≥ 2), lo que ya se había señalado anteriormente en muchas ocasiones para los pacientes adultos pero no para los ancianos, constituyendo hoy en día un motivo de controversia y de estudio por distintos grupos”, añaden.

A pesar de las limitaciones encontradas, los autores consideran que “el estudio es un reflejo de la realidad clínica de nuestros servicios de urgencias hospitalarias“. Por todo ello, “creemos que dado que los BM han demostrado que incrementan y mejoran el rendimiento de las distintas escalas pronósticas, sería interesante realizar estudios multicéntricos con la potencia necesaria para valorar la utilidad de los modelos combinados de estas con los BM”, concluyen. 

Noticias complementarias