Inicio ASP Sociedades científicas elaboran consenso sobre dietas de exclusión en el síndrome del...

Sociedades científicas elaboran consenso sobre dietas de exclusión en el síndrome del intestino irritable

..Redacción.
El síndrome del intestino irritable (SII), por su elevada prevalencia en la población, su carácter crónico, su pronunciado impacto en la vida de los pacientes y la falta de un tratamiento curativo, son aspectos que han motivado a La Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) y la Fundación Española de Aparato Digestivo (FEAD) a impulsar, junto a la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), la elaboración del primer documento conjunto y consensuado sobre las dietas de exclusión en el SII, con el objetivo de ser un instrumento de gran utilidad en su práctica asistencial, ya que aportará un consenso entre todas las entidades sobre a quién, cómo, cuándo y de qué manera hay que utilizar las dietas de exclusión en el SII.

Dirigido a todos los especialistas implicados en la atención a pacientes con SII, además cuenta con la participación conjunta de la Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo (SENPE), la Sociedad Española de Nutrición (SEÑ), la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la Sociedad Española de Gastroenterología Hepatología y Nutrición Pediátrica (SEGHNP), la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) y la Asociación de Enfermeras en Nutrición y Dietética (ADENYD).

Para controlar los síntomas del síndrome del intestino irritable, muchas veces pasan por modificar los hábitos dietéticos de los pacientes

En palabras del Dr. Francesc Casellas Jordá, responsable del Comité de Nutrición de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) y director científico del documento de consenso, “los pacientes con SII reciben diversos tratamientos de forma continuada no siempre con éxito. Por ello, los pacientes y sus facultativos buscamos estrategias para controlar los síntomas del SII, que muchas veces pasan por modificar los hábitos dietéticos de los pacientes”.

La pregunta del millón, ¿Cómo se establece el diagnóstico de SII? Pues mediante una historia clínica que incluye el cumplimiento de los criterios de Roma IV, la exclusión de signos y síntomas de alarma y la realización de exámenes complementarios que se requieran de forma individualizada para cada paciente, además, una adecuada historia dietética es fundamental para completar el diagnóstico y dirigir el tratamiento.

El síndrome del intestino irritable se clasifica en cuatro subtipos y muchos estudios señalan el papel potencial de la dieta como desencadenante de sus síntomas

Hablamos de un síndrome con una “idiosincrasia” ciertamente particular, y es que se clasifica en cuatro subtipos, según el patrón defecatorio predominante (escala de Bristol): SII predominio estreñimiento (SII-E), predominio diarrea (SII-D), mixto (SIIM) y no clasificado (SII-NC).

Su sintomatología, en la mayoría de los pacientes, la asocian a la ingestión de una amplia gama de alimentos con síntomas de hinchazón y dolor abdominal y, aproximadamente el 84% de pacientes informan que sus síntomas son provocados por al menos un alimento.

Como indica el Dr. Casellas “numerosos estudios señalan el papel potencial de la dieta como desencadenante de los síntomas de SII. Siendo las modificaciones o restricciones dietéticas el mecanismo más frecuentemente empleado por los pacientes para tratar de controlar los síntomas, de forma que en el 62% de los casos, los pacientes restringen su dieta sin el consejo del gastroenterólogo o el nutricionista, encontrándose entre las restricciones más frecuentes la exclusión de alimentos con lactosa, trigo, ciertas frutas y verduras”.

La importancia de las dietas en las que se excluyen ciertos alimentos para controlar el síndrome del intestino irritable

Por su parte, la Dra. Rosa Burgos Peláez, miembro Comité de Nutrición de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), coordinadora del proyecto y secretaria de la Sociedad de la Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo, destaca como “de forma cada vez más extendida, se están aplicando dietas excluyendo diversos alimentos. Algunas de ellas son muy drásticas, puesto que afectan a alimentos básicos de nuestra alimentación”. La prudencia debe estar presente en las dietas de exclusión y “deben utilizarse únicamente cuando estén indicadas”, ya que como advierte, “podrían tener efectos perjudiciales sobre el estado nutricional y la salud en general”.

El abordaje terapéutico de los pacientes con SII precisa de un enfoque multidisciplinar para optimizar el control sintomático del SII y de esta forma mejorar la calidad de vida de los pacientes

A modo de conclusión, el abordaje terapéutico de los pacientes con SII debe ser integral, empleando para ello todos los instrumentos, incluyendo la educación para la salud, y de forma coordinada a los distintos profesionales sanitarios, tanto médicos, nutricionistas como enfermeros, por lo que se pone de manifiesto que hablamos de una patología que precisa de un enfoque multidisciplinar, para, de esta forma, conseguir optimizar el control sintomático del SII y, por ende, mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Noticias complementarias: