Inicio ASP La sanidad privada considera necesario conocer los beneficios que la era digital...

La sanidad privada considera necesario conocer los beneficios que la era digital aporta al paciente

..Redacción.
Internet, la ciencia de los datos en sus diferentes formas, herramientas de comunicación digital, la tecnología 3D, el ‘machine learning’, la robótica, el diagnóstico por imagen y sus derivadas, entre otras son algunas tecnologías que han provocado muchos cambios en el sistema sanitario y que en los últimos años están representando un papel fundamental para mejorar la experiencia del paciente en sus procesos asistenciales. Sin embargo, como afirma Manuel Vilches, director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), “es necesario conocer las necesidades, inquietudes y expectativas de los pacientes acerca de la incorporación de las TIC en la sanidad como usuarios de las mismas”. Y es que así lo puesto de manifiesto en la sesión ‘Las TIC y la sanidad pública y la sanidad privada’, celebrada recientemente en el marco del XXII Congreso Nacional de Informática de la Salud 2019, de la Sociedad Española de Informática de la Salud (SEIS) en Madrid.

La Fundación IDIS trabaja en un modelo de interoperabilidad que sitúa al paciente como actor principal, facilitándole el acceso a su información clínica y otorgándole un papel más activo en el cuidado de su salud

El director general de la Fundación IDIS también hizo a las muchas posibilidades que la tecnología ofrece en beneficio del paciente, con una colaboración real entre sectores. Al respecto afirma que “se está avanzando mucho tanto en el sector privado como en el público; todos estamos incorporando la tecnología, pero nos sigue faltando pensar en global, en que el paciente puede ser tratado indistintamente en cualquiera de los ámbitos y que, por tanto, disponga de su información clínica para compartirla allá donde sea atendido evitando, entre otras cosas, la duplicidad de pruebas que hoy existe y las redundancias en el proceso asistencial”.

En el caso de la sanidad privada, la Fundación IDIS trabaja en un modelo de interoperabilidad que posiciona al paciente como actor principal, facilitándole el acceso a su información clínica y otorgándole un papel más activo en el cuidado de su salud. Esta herramienta interoperable, llamada ‘Mi e-Salud’, permite que el paciente pueda compartir con el profesional sanitario su información de salud, sin necesidad de disponer de las pruebas clínicas en formato físico.

Otro ejemplo es la receta privada electrónica, presentada el pasado 25 de febrero en el Ministerio de Sanidad. Un proyecto que aporta seguridad al paciente mejora el uso racional de los medicamentos e incorpora todas las ventajas de la receta electrónica al ámbito de la sanidad privada. Además, evitará desplazamientos innecesarios al paciente y se reducirá la carga burocrática de los médicos de familia, disponiendo por tanto de más tiempo asistencial, aspectos que a juicio de Vilches, “sin duda, se espera que sea beneficioso tanto para los usuarios como para los profesionales y para el propio sistema sanitario en su conjunto”.

¿A qué barreras se enfrenta el sistema sanitario para la implantación de tecnologías interoperables?

Las barreras a las que se está enfrentando el sistema sanitario para la implantación de tecnologías interoperables fue objeto de debate también en la sesión ‘Las TIC y la sanidad pública y la sanidad privada’. Al respecto, la Fundación IDIS identifica barreras legales y culturales (en materia de protección de datos, por ejemplo), organizativas, económicas y operativas.

En la interoperabilidad organizativa es donde pudiéndose haber realizado grandes avances, los resultados se pueden mejorar. En este sentido Manuel Vilches, considera que “hoy en día es difícil entender que un sistema sanitario no facilite a sus pacientes los avances disponibles para el mejor tratamiento y gestión de su enfermedad”. Los pacientes siguen siendo objeto de pruebas innecesarias, los médicos siguen apoyándose de forma casi exclusiva en la información disponible en su organización para la práctica clínica, y las organizaciones no facilitan una adecuada y necesaria continuidad asistencial. Por ello, ante este panorama, como concluye Manuel Vilches, “solo si tenemos en cuenta todos los beneficios que nos aporta la era digital, seremos capaces de ayudar a mejorar la accesibilidad y resultados de nuestro sistema y, por ende, a reducir la presión asistencial y financiera en la que estamos inmersos. Y, para ello, es clave que pensemos en cooperación entre sectores”.

Noticias complementarias: