Inicio ASP El médico, ¿debe votar a favor de la vida que ha jurado...

El médico, ¿debe votar a favor de la vida que ha jurado cuidar?

votar_a_favor_de_la_vida

Christian_Antón..Christian Antón.
Asistimos estos días a los últimos esfuerzos de las formaciones políticas por hacerse con el voto del ciudadano. Estaremos de acuerdo en que estos votan a los partidos por diferentes razones: cercanía a alguno de sus miembros; tradición familiar; o por identificación con las medidas de su programa o su ideología.

Si valoramos el derecho al voto de la forma más purista, cada uno debería priorizar sus razones. Debe elegir partido por su forma de ser, de pensar, de vivir. Si los ideales de cada uno estuvieran reflejados en un programa electoral, sería mucho más fácil convivir con nuestra decisión. Esto, por supuesto, es una utopía, aunque no para determinados colectivos. No para el médico que ha realizado el juramento hipocrático. Este juramento, obligatorio para médicos, impide acciones contra la vida, es decir, en contra del aborto y la eutanasia.

El médico debe votar a favor de la vida como dice el juramento hipocrático

Ningún médico debería estar a favor de votar a partidos que no defiendan la vida. En pleno siglo XXI los médicos tienen el camino despejado porque es fácil leer los programas y empezar a descartar opciones. Deberían elegir aquella opción que apoye de forma inequívoca lo que juraron defender. Precisamente eso, la vida, es lo que tratan de proteger.

Aborto y eutanasia
Son dos de las decisiones electorales que suman y restan votos. En el caso de los médicos no hay debate, hasta el código deontológico se lo impide. Un profesional sanitario solo puede decantarse por aquellos que anteponen el derecho a la vida. Ni el médico ni ningún profesional sanitario puede estar a favor de eliminar la vida de alguien.

Si sumamos dos más dos, en este caso, para ellos siempre es cuatro, no hay otra manera. Las dudas se disipan pues, al igual que las de un torero, un aficionado a los toros o un cazador, si les pusieran sobre la mesa un contrato que les permitiera seguir ejerciendo su profesión o continuar disfrutando de su pasión, estamparían su firma sin dudarlo.

Noticias complementarias: