Inicio ASP El tromboembolismo pulmonar en la mayoría de los casos debería tratarse con...

El tromboembolismo pulmonar en la mayoría de los casos debería tratarse con anticoagulantes orales de acción directa

tromboembolismo-pulmonar

..Redacción.
El tromboembolismo pulmonar o TEP, sucede cuando un trombo o coágulo obstruye un vaso en los pulmones. En la mayoría de los casos debería tratarse con los nuevos anticoagulantes (anticoagulantes orales de acción directa). Estos fármacos amplían el arsenal terapéutico en el manejo de esta enfermedad.

Cada vez hay más evidencia de su uso en el paciente con cáncer, ya que el paciente oncológico tiene más riesgo de sufrir estos episodios potencialmente mortales. Por ello  constituyen una buena opción terapéutica a otros tratamientos que reciben ahora. Como las heparinas de bajo peso molecular, más caras e inyectables. Así se puso de manifiesto en la ponencia “Luces y sombras en la enfermedad tromboembólica en pacientes con cáncer de pulmón”. A cargo del Dr. Luis Jara Palomares, neumólogo; miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), en el marco del 52º Congreso SEPAR 2019, celebrado en Santiago de Compostela (A Coruña).

La enfermedad tromboembólica venosa es la tercera causa cardiovascular de morbilidad y mortalidad, en el caso de los pacientes oncológicos, es la segunda causa de muerte. Para que se produzca, se requiere un daño e inflamación de los vasos sanguíneos a raíz de la cual se forman trombos. Cuando uno de estos coágulos que se forman en las piernas, se desprende y circula a través del torrente sanguíneo hasta los pulmones, la persona afectada sufre un tromboembolismo de pulmón o TEP.

Las personas con sobrepeso; obesas y con varices tienen un riesgo un poco más elevado de sufrir el TEP que la población general

Existen distintos factores de riesgo que pueden desencadenar un TEP. Como son la cirugía o las intervenciones quirúrgicas mayores; el reposo requerido después de cualquier tratamiento; el embarazo; la toma de anticonceptivos; el puerperio; el cáncer, y la inmovilidad durante los viajes largos. Para evitarlo, en los vuelos largos, se recomienda llevar ropa holgada. Si va a durar 4 o 6 horas, realizar ejercicios de estiramiento.

Las personas con sobrepeso; obesas y con varices tienen un riesgo un poco más elevado de sufrir el TEP que la población general. Ya que estos factores se suman a otros factores de riesgo. Asimismo, la incidencia del TEP aumenta de forma lineal con la edad. De modo que, a partir de los 50 o 60 años, hay más casos. Por sexo, apenas hay diferencias en la incidencia; aunque difieren los perfiles de mujeres que pueden padecerlo. Así, a edades más jóvenes, el TEP puede ocurrir durante el embarazo y el puerperio o en el contexto de la toma de anticonceptivos orales. Mientras que a partir de los 50, puede desencadenarse debido al tratamiento hormonal sustitutorio (THS) para tratar los síntomas de la menopausia. Por ello se requiere hacer una buena anamnesis antes de prescribir un THS.

Noticias complementarias: