Inicio ASP Los finalistas del Desafío e-dea Salud participan en un programa de inmersión...

Los finalistas del Desafío e-dea Salud participan en un programa de inmersión para adaptar sus tecnologías a la realidad del paciente

Desafío_e-Dea_Salud

..Redacción.
Desarrollar una solución innovadora que permita conocer mejor y dar voz al paciente es el objetivo de la tercera edición del Desafío e-Dea Salud, iniciativa de la Fundación Pfizer puesta en marcha de la mano del Consorcio Corporación Sanitaria Parc Taulí de Sabadell y con la colaboración de Richi Foundation.

La tercera edición del Desafío e-Dea Salud pretende conocer mejor y dar voz al paciente

Para poder desarrollar esta solución resulta clave conocer mejor las necesidades de los pacientes y del propio centro; con este fin, los finalistas han participado en un programa de inmersión de dos días en el entorno real del hospital. De este modo, los finalistas podrán  testar sus iniciativas, siguiendo la metodología design thinking.

“El objetivo es ver el mundo con los ojos del paciente y generar y diseñar soluciones innovadoras para ellos. Gracias a este programa, los finalistas de e-Dea Salud han profundizado en la experiencia del paciente en el área de Hospital de Día de Oncología identificando oportunidades de innovación, y adaptando sus tecnologías para diseñar soluciones a medida del hospital, a través de prototipos, que finalmente han compartido con la Dirección del Hospital, todo ello en un período de tiempo muy intenso”, afirma Ángel Alba, CEO de Innolandia.es y dinamizador del encuentro entre los finalistas.

“El objetivo es ver el mundo con los ojos del paciente y generar y diseñar soluciones innovadoras para ellos”

Para Sergio Rodríguez, presidente de la Fundación Pfizer, “con modelos de colaboración como este, mediante el apoyo a emprendedores y el fomento de un ecosistema innovador, podremos ser más ágiles a la hora de dar respuesta a las necesidades reales de los pacientes y mejorar los resultados de salud”.

Por su parte, la directora ejecutiva del Hospital de Sabadell y Albada, la Dra. Cristina Carod,  señala que “la experiencia de participar en el Reto de la Fundación Pfizer ha sido muy satisfactoria por la metodología intensa e innovadora. Esta metodología nos ha ayudado a visualizar otras perspectivas en las soluciones a nuestros problemas de ámbito sanitario. Sin duda, la creatividad de otros sectores tiene que ser incorporada en las soluciones para nuestro entorno“.

Sergio Rodríguez: “Con modelos como este podremos ser más ágiles a la hora de dar respuesta”

Las tres soluciones elegidas como finalistas buscan obtener las opiniones, valoración y expectativas de los pacientes para contribuir a una mejora de su experiencia durante el proceso asistencial.

Así, lo subrayan desde Pixelabs, Gonzalo Parrilla y Carlos Sangüesa. “El proceso de inmersión en el Hospital Parc Taulí nos ha ayudado enormemente a depurar la idea inicial y adaptarla a las necesidades y requerimientos del entorno hospitalario. Ponernos durante una mañana en la piel de un usuario en su trasiego habitual por el Hospital nos ha permitido entender mucho mejor cuáles son sus necesidades y como la tecnología puede ayudar a que puedan expresar de una manera más sencilla y eficiente sus opiniones. También nos ha permitido ser conscientes de la importancia que el Hospital le da al usuario y a sus opiniones”.

Las tres soluciones elegidas como finalistas buscan mejora la experiencia del paciente durante el proceso asistencial”

En este sentido, para el CEO de e-ProcessMed, el Dr. Sebastián Armijosla experiencia vivida nos ha permitido sentir en carne propia todo el recorrido que hace un paciente. Esta experiencia te permite aflorar emociones y valorar el trabajo sanitario. El cambio y la mejora en la asistencia debe recaer sobre la humanización del camino del paciente durante su enfermedad. Así, sabemos que paciente es un familiar, eres tú y en algún momento cualquiera de nosotros”.

Igualmente, Maria Pocoví y Alicia Mora, fundadoras de Emotion Research Lab, subrayan que la participación en este proceso de inmersión en el hospital “ha sido un proceso radical, impactante, diferente y con la suficiente fuerza como para hacernos salir de la caja. Y ello porque el proceso de design thinking tiene el gran desafío de ponerte en la piel del paciente”.

Noticias complementarias: