Inicio ASP En sanidad el médico es médico y la enfermera es enfermera

En sanidad el médico es médico y la enfermera es enfermera

El Médico es médico

..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
Es sencillo entender que el médico es médico y la enfermera es enfermera. Será así aunque algunos le busquen “tres pies al gato”. Utilizar el lenguaje para reclamar o potenciar ideas ha sido habitual siempre. Sin embargo, ya estamos empezando a encontrar utilizaciones del lenguaje que son realmente ridículas.

Hay vídeos que circulan por las redes sociales en tono muy trivial, pero que explican muy bien la situación. También la no investidura de Pedro Sánchez, con la participación de Pablo Iglesias, ha dado pie a muchos chistes y memes.

Si el médico es médico, ¿hay que llamarle de otra manera para reivindicar algo?

Quizá, aunque no sea gracioso, en la mejor posición esté la Conserjería de Sanidad Universal y Salud Pública ¿Será que se necesita reafirmar el mensaje político de que en Valencia la asistencia sanitaria es universal? Es una muestra de cómo se manipula un nombre para una reivindicación.

Por otro lado, algunos de los nombres de los nuevos ministerios que han aparecido en el proceso de investidura tenían su gracia. Han salido nombres tales como Articulación Institucional o Economía de los Cuidados. Más allá de su contenido, que habría que explicar, suenan a broma.

En todo el ámbito sanitario la costumbre es mucho más sana y más sencilla. El médico es médico y la enfermera es enfermera. Se puede decir médica o enfermero, pero no se dice el “cuidador de pacientes de la sanidad pública”, tampoco el “asistente de pacientes con seguro privado”, por ejemplo. Es fácil entender que, en ocasiones, cambiar el nombre se hace politizar el contenido.

Puestos a darle vueltas, ¿por qué no se rebautizan Ministerios? Educación: Ministerio de los que Enseñan y de los que Aprenden; Hacienda: Ministerio del Dinero que no es de Nadie; Sanidad: Ministerio de los que Curan -se podrían aquí incluir políticas para animales domésticos, salvajes en cautividad o, incluso, pacientes y profesionales-; Ministerio de Okupas y Edificios… todo siempre buscando una mejor definición. Los términos clásicos como médico, enfermera, juez, cocinera, ingeniero, policía, bombero o periodista, ¿deberían seguir existiendo?

Menos engañarnos con los nombres y más fijarse en los contenidos, que para llevarse sobresueldos sí vale cualquiera.

Enlaces de interés