Inicio ASP Inteligencia artificial para detectar en estadios iniciales la amiloidosis cardíaca

Inteligencia artificial para detectar en estadios iniciales la amiloidosis cardíaca

amiloidosis-cardíaca

..Redacción.
El departamento de Investigación de la Fundación San Juan de Dios ha puesto en marcha un proyecto basado en inteligencia artificial (IA). Esta iniciativa permitirá un diagnóstico más rápido y eficiente en personas que sufren amiloidosis cardíaca. El estudio lo lidera tanto investigadores del Centro Universitario San Rafael-Nebrija como del Hospital San Juan de Dios de León; con la participación de la empresa tecnológica Sopra Steria y con el apoyo económico de la compañía Pfizer.

El objetivo de este estudio es desarrollar modelos diagnósticos y predictivos basados en IA (machine learning). Estos permiten detectar los casos infradiagnosticados de la enfermedad. Para ello evaluará el impacto tanto económico como social que implica. No solo para el sistema sino también para el paciente.

En palabras de Elena García, Directora de Investigación de la Fundación San Juan de Dios, “este proyecto es una oportunidad que permitirá conocer el potencial que tienen los datos que manejamos, los años de experiencia acumulada y el impacto que la transformación digital puede generar en la población a la que atendemos.

¿Qué es la amiloidosis cardíaca?

La amiloidosis cardíaca es una enfermedad rara que provoca una alteración en la estructura y el funcionamiento del corazón.  Está considerada como una de las primeras causas de muerte en España; representa el 3% de todos los ingresos hospitalarios y el 2,5% del coste de la asistencia sanitaria. Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los médicos es la dificultad de detectarla precozmente, ya que se calcula que entre un 15% y un 20% de los afectados por la enfermedad está sin diagnosticar.

El equipo de Big Data y Analytics de Sopra Steria es el encargado de manejar los datos de las historias clínicas, con el fin de localizar a quienes padecen esta patología, y lo más importante, aún no están diagnosticados. Ya que un correcto diagnóstico supone una mejor gestión de la enfermedad del paciente y reducir los ingresos hospitalarios  en personas mayores de 65 años.

Con esta tecnología se podrán efectuar medidas preventivas y un diagnóstico más preciso para controlar esta enfermedad; al mismo tiempo retrasar la progresión y el número de exacerbaciones, mejorando de esta forma la vida de los pacientes.

Noticias complementarias: