Inicio ASP Las unidades de aféresis terapéuticas optarán a la certificación CAT de calidad

Las unidades de aféresis terapéuticas optarán a la certificación CAT de calidad

Unidades_de_aféresis_terapéutica

..Redacción.
La Fundación para la Calidad en Transfusión Sanguínea, Terapia Celular y Tisular (Fundación CAT), de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y de la Sociedad Española de Transfusión Sanguínea y Terapia Celular (SETS), acaba de publicar la 5ª edición de sus “Estándares en Hemoterapia”. Son guías de actuación para centros de transfusión, servicios de transfusión y, unidades de aféresis terapéutica. El ámbito de aplicación comprende toda la actividad relativa a la donación de sangre; la obtención y procesamiento de componentes sanguíneos; la transfusión y la realización de los procesos de aféresis terapéuticas y atención de los pacientes de estas unidades.

Las unidades de aféresis terapéutica entran en la 5º edición de “Estándares en Hemoterapias”

Esta nueva edición de lo que hasta ahora se venía denominando como “Estándares de Transfusión Sanguínea” supone “un nuevo paso en la mejora de la calidad de la medicina transfusional gracias a la incorporación de aspectos tales como la gestión de riesgos y las normas de correcta fabricación, y representa una oportunidad de mejora para los centros a los que van dirigidos“, afirma José María García Gala, director técnico de la Fundación CAT y jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). El cambio de nombre de esta publicación “pone de manifiesto el propósito de abarcar más allá de la transfusión sanguínea, lo que se concreta en esta nueva edición con la introducción de un capítulo sobre aféresis terapéuticas. Esto significa que las unidades dedicadas a estos tratamientos en nuestro país podrán ser certificadas por la Fundación CAT”.

Además de la reorganización de su contenido, la 5º edición de los “Estándares en Hemoterapia”. “También se han fijado unos indicadores comunes para los servicios y centros de transfusión, lo que podría servir para desarrollar estudios de ‘benchmarking’ en el futuro“, apunta el experto. En lo relativo a la donación de sangre, “se han introducido una serie de requisitos relacionados con su promoción“, añade. Por último, en el ámbito de la transfusión sanguínea se han introducido referencias a los programas de ‘Patient Blood. Estas referencias buscan un abordaje multidisciplinar y basado en la evidencia de los pacientes que pueden ser transfundidos. De modo que se les ofrezcan a las personas todas las opciones existentes para su mejor atención sanitaria

Se han fijado unos indicadores comunes para los servicios y centros de transfusión

En 1973, la SEHH constituyó el Programa de Acreditación de Bancos de Sangre (PABAS) con el objetivo de mejorar la calidad en la obtención y transfusión de la sangre y sus componentes. Bajo este programa se impulsaron las primeras normas de calidad. Además se definió una metodología precisa para la realización de las inspecciones. Esta metodología conllevaba esta certificación en los bancos de sangre que la solicitaban. “Sin ningún lugar a dudas, se convirtió en un instrumento decisivo para la mejora de la medicina transfusional“, explica García Gala. En 1996, la SETS y la SEHH acordaron compartir la responsabilidad económica y funcional del Comité de Acreditación del PABAS, que pasó a denominarse CAT. El último cambio de nombre se produjo en 2008: Fundación CAT. “Los requisitos técnicos exigidos por la certificación CAT han sido actualizados en cinco ocasiones hasta el día de hoy“.

Noticias complementarias: