Inicio ASP Scriri emite una alerta por la presencia de sulfitos no declarados en...

Scriri emite una alerta por la presencia de sulfitos no declarados en unos frutos secos procedentes de Sudáfrica

presencia-de-sulfitos

..Redaccion.
La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha tenido conocimiento a través de la Red de Alerta Alimentaria Nacional (Sciri) de una notificación de alerta relativa a la presencia de sulfitos no declarados en pasas procedentes de Sudáfrica. Estas pasas se emplearon para la elaboración de un cóctel de frutos secos en España. La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) y la AESAN recomiendan que las personas intolerantes a sulfitos que reconozcan el producto eviten consumirlo. Para las personas no sensibilizadas, este producto no comporta riesgos.

Sciri ha emitido una alerta de la presencia de sulfitos no declarado en pasas procedentes de Sudáfrica

Los síntomas que puede producir esta intolerancia pueden incluir problemas en la piel (picazón, erupción cutánea, urticaria); digestivos, como cólicos, náuseas y diarrea; y complicaciones respiratorias (sibilancia, tos, dificultad para respirar, opresión en el pecho). El problema de los sulfitos no es realmente una reacción alérgica, sino más bien de intolerancia. No existe mecanismo inmunológico que provoque las reacciones que aparecen en los pacientes sensibles a los sulfitos al ponerse en contacto con ellos.

Los sulfitos son derivados del azufre que se emplean como conservantes en diversas clases de alimentos y bebidas. De hecho, se suelen agregar sulfitos a productos para evitar que pierdan el color, a los alimentos procesados para que tengan una mayor duración, y a las frutas y verduras deshidratadas para conservarlas. De este modo, están presentes en casi todos los vinos, la cerveza, la sidra, y en distintos alimentos como finas hierbas, pepinillos, kétchup, mostaza, mermelada, frutas en conservas, confitadas, secas, en jugos, en ensaladas, en jarabes; verduras en conserva, congeladas, secas; cereales, embutidos, pescados y crustáceos, patatas de todas las formas, galletas, panes, pasteles, vinagre, vinagretas, salsas o sopas.

El problema de los sulfitos no es realmente una reacción alégica, sino más bien de intolerancia

Es más, la Ley de Información Alimentaria (Alérgenos), recogida en el Reglamento Europeo 1169/2011 obliga a destacar en los productos alimentarios envasados 14 elementos entre los que se encuentran los sulfitos. El resto de elementos son: cereales con gluten, crustáceos y derivados, huevo, pescado, cacahuetes, soja, leche y derivados como mantequilla y queso, frutos de cáscara.

No obstante, ante cualquier sospecha de alergia a alimentos es recomendable acudir al alergólogo para un correcto diagnóstico y tratamiento. Son los especialistas mejor cualificados para diagnosticar y tratar las enfermedades alérgicas. A diferencia de otras especialidades, la Alergología contempla al individuo alérgico en su totalidad y no como un órgano aislado.

Noticias complementarias: