Inicio ASP Dr. Antonio González (GEICO): “El estudio se convertirá en un nuevo estándar...

Dr. Antonio González (GEICO): “El estudio se convertirá en un nuevo estándar de tratamiento para el cáncer de ovario avanzado”

..Fernando Ruiz.
Un estudio internacional, liderado el Dr. Antonio González Martín, presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Ovario (GEICO) y codirector del Departamento de Oncología de la Clínica Universidad de Navarra, demuestra que administrar niraparib tras el tratamiento de quimioterapia convencional en pacientes recién diagnosticadas de cáncer ovario avanzado, mejora su supervivencia libre de progresión y reduce su riesgo de recaída o muerte por esta enfermedad. La investigación se publica en The New England Journal of Medicine,

¿Qué supone este estudio para pacientes con cáncer de ovario avanzado?
El estudio supone una nueva oportunidad terapéutica y probablemente se convierta en un nuevo estándar de tratamiento para muchas pacientes. Estas pacientes no tenían otra oportunidad de tratamiento de mantenimiento y les ofrece ahora mismo esta opción. No obstante, se ha hecho este estudio a las pacientes con cáncer de ovario avanzado una vez que terminaban la quimioterapia, o bien olaparib, que era otro inhibidor de PARP.

Este estudio probablemente se convierta en un nuevo estándar de tratamiento para muchos pacientes con cáncer de ovario avanzado

Sin embargo, solo en el caso de las pacientes que tenían una mutación o bien la opción de un tratamiento con bevacizumab. Lo que pasa, es que hay muchas pacientes, hoy en día, que no se podían beneficiar de bevacizumab, porque tuviera alguna cosa que lo contraindicara, o bien porque tuvieran que recibir una quimioterapia neoadyuvante, además,  de esas pacientes hay menos datos. Esta situación provoca que la administración de niraparib después de completar la fase de quimioterapia beneficia a estas pacientes independientemente de si tienen mutación de BRCA o no. De hecho, muchas de las pacientes que se incluyeron en este estudio eran pacientes que no se pudieron operar de entrada. Por ello, ese grupo de pacientes tiene que llevar quimioterapia preoperatoria.

¿Qué riesgo de recaída tienen estas pacientes?
Las pacientes que nosotros incluimos en el estudio tienen un riesgo de recaída de casi el 85%. Son las pacientes que tenían estadios 4; pacientes que requirieron quimioterapia antes de la cirugía; pacientes que después de la cirugía queda la enfermedad residual que no se ha podido resecar del todo. En definitiva, era un grupo de bastante mal pronóstico, de bastante riesgo.

¿Cómo mejora la supervivencia global y la supervivencia libre de progresión?
Tenemos datos de reducción del riesgo, de la probabilidad de progresión, porque de supervivencia global todavía el estudio necesita más tiempo de seguimiento. Pero en términos de reducción de riesgo o de probabilidad de recaída el tratamiento reduce globalmente en toda la población en torno a un 40% el riesgo de progresión.  Y en el grupo de pacientes que tienen un déficit en el sistema de recombinación homóloga, por algún motivo el riesgo se reduce en casi el 57%, o sea, que es bastante significativo.

Las pacientes que tienen un déficit en el sistema de recombinación homóloga el riesgo se reduce en casi el 57%

¿Por qué se benefician las pacientes con una deficiencia de la recombinación homóloga?
Por el propio mecanismo de acción del fármaco. El fármaco es un inhibidor de PARP, que es una encima que participa en los sistemas de reparación del ADN. Si, ya la célula del tumor tiene un defecto de los sistemas de reparación del ADN, si además, le bloqueamos otro sistema, la célula no es capaz de sobrevivir.

¿Confirma este estudio la necesidad de utilizar niraparib en primera línea?
Si, de hecho este estudio lo que confirma la utilidad de usar niraparib después de la quimioterapia de primera línea en todas las pacientes en todas las pacientes independientemente del estado mutacional del BRCA

 Noticias complementarias