Inicio ASP La división del voto tras el 10N augura bloqueo político y una...

La división del voto tras el 10N augura bloqueo político y una sanidad de coalición

sanidad de coalición

..Redacción.
Las elecciones generales del 10N han dejado lo que se esperaba, una victoria del PSOE y un ascenso fuerte del PP. La enorme subida de VOX, la bajada de Unidas Podemos y la fortísima caída de Ciudadanos se esperaban. Pero, dado que ningún bloque tiene mayoría, el presidente y el programa tendrán que ser pactados. En lo que al futuro se refiere, todo apunta a que volverá a ser una sanidad de coalición.

El PSOE con Pedro Sánchez a la cabeza ha obtenido 120 escaños frente a los 88 escaños del PP de Pablo Casado. Ambos están muy lejos de las mayorías de otras épocas que permitían llevar a cabo un programa de gobierno cohesionado. La situación, por tanto, se augura inestable, y abocados a un gobierno débil.

La composición de la cámara, a falta de la confirmación de resultados y del posible baile final de votos queda de la siguiente forma:

  • PSOE. 120
  • PP. 88
  • VOX. 52
  • UP. 35
  • ERC. 13
  • Cs. 10
  • JxCat. 8
  • PNV. 7
  • EHB. 5
  • MasPais. 3
  • Resto. 9

Como los resultados del 10N no dan mayoría fuerte a ningún partido, finalmente se volverá a una sanidad de coalición, sin resolución de los grandes problemas de futuro

Con estos resultados los programas sanitarios tendrán que ser sometidos a los proyectos comunes con la economía y la política como primeros objetivos. Así, el programa del ministerio volverá a dejar una sanidad de coalición.

Las principales propuestas del PSOE en materia sanitaria son eutanasia, eliminación progresiva de los copagos e introducción progresiva de la atención a la salud bucodental. Por su parte, el PP tiene entre sus prioridades una tarjeta sanitaria única y el castellano como única lengua de requisito indispensable para los profesionales.

Con estos “mimbres” se tiene que levantar un sistema sanitario que está en declive y con las transferencias sanitarias transferidas a las Comunidades Autónomas. Así, los programas electorales saltan por los aires y no parece que pueda haber un consenso en los grandes temas. Cronicidad y envejecimiento, financiación, colaboración público-privada, saturación de Atención Primaria, resultados en salud, valor de las asociaciones de pacientes, nuevas tecnologías… tendrán que esperar.

Artículos relacionados