Inicio ASP epoc en mayúsculas o minúsculas es un problema. Dr. Gómez Sáenz

epoc en mayúsculas o minúsculas es un problema. Dr. Gómez Sáenz

Problema

..Dr. José Tomás Gómez Sáenz. Coordinador del Grupo de Trabajo de Respiratorio de SEMERGEN.
En los últimos tiempos se recomienda emplear el término epoc como nueva palabra en minúsculas y no como su acrónimo EPOC (en mayúsculas). Pero escribámoslo en cualquiera de las formas nos encontramos ante un enorme problema de salud, siendo la quinta causa de muerte en España y que ocasiona en el mundo casi 3 millones de fallecimientos al año. Según datos del INE en 2017 fallecieron en España por epoc 14.368 personas (11.037 varones) pero estimaciones del último estudio de la Carga Global de Enfermedad de 2015 o Global Burden of Disease elevarían esa cifra a casi 29.000.

Respecto a la carga de la enfermedad supone unos 140.000 años de vida perdidos cuando lo ajustamos por discapacidad, repartidos al 50% si consideramos mortalidad prematura o discapacidad/mala salud. En términos absolutos y relativos venimos observando una disminución de las tasas de mortalidad en varones con un incremento progresivo en mujeres.

La carga de la enfermedad supone unos 140.000 años de vida perdidos cuando lo ajustamos por discapacidad

Además los costes de la enfermedad si consideramos los directos como los indirectos pueden alcanzar los 3.000 millones de euros al año.

Los diversos estudios epidemiológicos sobre la prevalencia de la enfermedad en adultos vienen arrojando cifras similares desde los años 90 (entre el 9,1-12.4%), con inasumibles cifras de infradiagnóstico que superan el 75% de los pacientes.  El envejecimiento de la población y la exposición al humo del tabaco incrementarán indefectiblemente el número de casos. Otro problema es el sobrediagnóstico, hecho menos estudiado, en el que se etiqueta a los pacientes exclusivamente por síntomas sin confirmación posterior de la obstrucción.

Los diversos estudios epidemiológicos sobre la prevalencia de la enfermedad en adultos vienen arrojando cifras similares desde los años 90

Al diagnóstico de la epoc se llega a través de la sospecha clínica (fumador con consumo acumulado de tabaco superior a 10 años-paquete y sintomático) pero necesita de una confirmación espirométrica. Pese a que, según datos de la Estrategia Nacional de EPOC, el 90% de los centros de salud están dotados de espirómetro, menos del 40% disponen de responsables o de circuitos de calidad. Los pacientes con epoc asocian los síntomas al consumo de tabaco, el mayor factor de riesgo de la enfermedad por lo que solicitan atención cuando la enfermedad ya ha evolucionado.

¿Cómo podemos mejorar las tasas de infradiagnóstico?. El diagnóstico temprano es responsabilidad principalmente de Atención Primaria La capacitación de nuestros profesionales de Atención Primaria está ampliamente demostrada pero seguimos sin realizar espirometrías. Existen diversas alternativas que nos pueden facilitar el valor predictivo de la solicitud de espirometrías. Entre ellas el uso de cuestionarios como el COPD-PS validado al español que, con un punto de corte de 4 puntos, es capaz de clasificar adecuadamente al 78% de los pacientes o el empleo de microespirómetros como el COPD-6 (punto de corte 0.75-0.8).

La espirometría de calidad en Atención Primaria es una obligación en la que se necesita la implicación de todos los profesionales de la salud y de las Administraciones Públicas. No podemos esperar a un nuevo estudio de prevalencia que nos siga diciendo que no diagnosticamos al 80% de los pacientes. La detección precoz de la enfermedad nos permite intervenir en los factores de riesgo, con medidas tanto farmacológicas como no que han demostrado la mejoría clínica de los pacientes y el retraso en la evolución de la enfermedad.

Artículos relacionados