Inicio ASP Las asociaciones de pacientes anticoagulados exigen mayor calidad y equidad asistencial

Las asociaciones de pacientes anticoagulados exigen mayor calidad y equidad asistencial

pacientes-anticoagulados-anticoagulantes-acod

..Redacción.
“Desde hace dos años tengo que pagar el tratamiento anticoagulante porque el Sistema Nacional de Salud no me lo financia”.
Lo cuenta Isabel, paciente anticoagulada desde hace 10 años a causa de varias trombosis, “no somos pacientes de segunda”, reivindica. Cerca de 1.000.000 de personas en España toman anticoagulantes según la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (Feasan), que aprovecha el Día Nacional del Paciente Anticoagulado, para visibilizar “la urgencia de cumplir principios fundamentales del propio SNS, como es la calidad y la equidad asistencial”, afirma su presidente, Rafael Martínez.

Para que estos derechos se cumplan, la Feasan pide al Ministerio de Sanidad incluir la financiación de los anticoagulantes de acción directa (ACOD) para los pacientes con enfermedades tromboembólica venosa. Propone eliminar el visado en el acceso a estos medicamentos e incluir los sistemas portátiles de autocontrol en la Cartera Básica de Servicios del SNS. Además, que los pacientes deben poder disponer de una mayor información sobre el tratamiento, para mejorar su adherencia.

Incluir la financiación de anticoagulantes de acción directa y eliminar su visado para acceder a estos medicamentos, son algunas reivindicaciones de estos pacientes

De ahí que el lema de este año en el Día Nacional del Paciente Anticoagulado sea “Mis derechos, lo primero”. Consideran que, actualmente, los derechos de estos pacientes “se ven vulnerados” y no se cumple la Ley 26/2003 de Cohesión y Calidad del SNS para garantizar la equidad, la calidad y la participación social en el SNS.

En primer lugar, denuncia la falta de financiación pública de los ACOD para pacientes que han sufrido una trombosis venosa profunda o una embolia pulmonar, “aunque han demostrado su eficacia y seguridad para esa indicación”. Señalan que la única alternativa son los anticoagulantes Antivitamina K (AVK). “Si no funcionan, no existe alternativa que no sea que el paciente la pague de su bolsillo”, subrayan.

Además, apuntan que el acceso a los ACOD está sujeto a un visado de inspección sujeto a diferentes restricciones según la comunidad autónoma que sea. Hay comunidades en las que el médico de familia no puede visarlo. Es el caso de Asturias, La Rioja, Castilla-La Mancha y Canarias. En este sentido, Feasan denuncia que “las administraciones sanitarias autonómicas actúan irresponsablemente” y pide que se elimine la necesidad de este visado “para garantizar el acceso igualitario”.

Feasan denuncia “que las administraciones sanitarias autonómicas actúan irresponsablemente” y pide que se elimine el visado “para garantizar el acceso igualitario”

De igual modo, la Cartera de Servicios del SNS no cubre los sistemas de autocontrol con coagulómetros portátiles para anticoagulados con AVK“pese a disponer de la suficiente evidencia de seguridad y coste-eficacia y aumentar la autonomía del paciente”. De nuevo aluden a la desigualdad, ya que algunas comunidades autónomas sí lo han introducido, aunque de forma limitada.

El tratamiento con AVK, los anticoagulantes tradicionales, requiere de un control adecuado que “más de la mitad de los pacientes no consiguen”, asegura el presidente de Fead, “por lo que significa que la seguridad del paciente no está garantizada”. Es otro de los motivos por lo que piden que la prescripción de ACOD y se potencie la formación de profesionales sanitarios.

Reclaman más información para los pacientes en tratamiento, ya que no tener conocimientos “les hace más vulnerables a complicaciones”

Por último, piden que se impulse un protocolo de información unificado para los pacientes al iniciar el tratamiento, con recordatorios cada tres meses. Entienden que, además de que la información sobre su salud es un derecho, “en anticoagulación este derecho es especialmente importante”. La falta de información “les hace más vulnerables a complicaciones”. Además señalan que “no implicar al paciente origina consumo de más recursos sanitarios”.

Noticias relacionadas: