Inicio ASP Más del 50% de las transfusiones en intervenciones quirúrgicas podrían evitarse

Más del 50% de las transfusiones en intervenciones quirúrgicas podrían evitarse

transfusiones

..Redacción.
El uso de hemoderivados puede provocar infecciones, alteraciones del sistema respiratorio o insuficiencia cardiaca. Por eso, reducir su uso ayudaría a evitar este tipo de complicaciones. Además, los expertos señalan que más 50% de las transfusiones en intervenciones quirúrgicas podrían ser innecesarias y/o evitables.

Este es uno de los ejemplos del movimiento No hacer, conocido internacionalmente como Right Care, una aproximación moderna a la gestión clínica. Su cometido es promover, desde el debate profesional y académico, la reducción de la ineficiencia derivada del sobrediagnóstico y la sobreactuación terapéutica. La Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), con el patrocinio de Vifor Pharma, organizó la Jornada Avanzando en las recomendaciones  No Hacer. Durante la cita se abordaron los pilares fundamentales de este movimiento y se expusieron ejemplos de éxito en Andalucía.

transfusionesEl Hospital Virgen de las Nieves logró reducir la tasa de transfusiones de sangre en un 29%

En cuanto a las transfusiones en cirugía, la subdirectora quirúrgica del Hospital Virgen de las Nieves, la Dra. María Ángeles García, señaló que “un umbral transfusional restrictivo y basado en la evidencia científica, con criterios bien definidos, mejoraría los resultados en salud”.

Bajo su experiencia en el hospital, la experta explicó que han logrado disminuir la tasa de transfusiones de sangre en un 29%. Un hecho que supone un descenso de complicaciones quirúrgicas asociadas a las mismas y reduce el gasto que llevan aparejado. Además, la Dra. García comentó que cirugías mayores como prótesis de rodilla y cadera, histerectomías y algunos procesos quirúrgicos vinculados al cáncer son los que más hemoderivados consumen.

En estos casos considera “crucial” valorar adecuadamente y de forma anticipada al paciente. Así como minimizar pérdidas sanguíneas en quirófano, por ejemplo, evitando la hipotermia y cuidando que no ocurran hemorragias en todo el perioperatorio.

Dr. Cisneros: “No deben indicarse antibióticos de amplio espectro cuando existan opciones válidas de antibióticos de espectro más reducido”

Gestión adecuada de infecciones y uso de antimicrobianos
Otro de los temas abordados fue la prevención y control de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria y el uso apropiado de los antimicrobianos. En este sentido, el jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas y director de la Unidad Clínica de Enfermedades Infecciosas, Microbiología y Medicina Preventiva del Hospital Virgen del Rocío, el Dr. José Miguel Cisneros, manifestó una triple necesidad.

transfusionesEn primer lugar, “no prescribir antibióticos cuando no estén indicados”. Tampoco se deben “indicar antibióticos de amplio espectro cuando existan opciones válidas de antibióticos de espectro más reducido”. Por último, el experto insistió en “no realizar pruebas de diagnóstico microbiológico que no están indicadas”.

Andalucía ha reducido un 24% el uso de antibióticos en atención primaria y un 4,6% en hospitales durante el último año

En enero de 2014 la Consejería de Salud y Familias de Andalucía puso en marcha el programa Pirasoa, de formación transversal. Con él, se ha logrado reducir significativamente el uso de antibióticos.  De hecho, Andalucía ha reducido un 24% el uso de antibióticos en atención primaria y un 4,6% en hospitales durante el último año.

El movimiento No hacer dio lugar en España a la publicación, en 2017, de 135 medidas de mejora que fueron establecidas desde las sociedades científicas. Estas se refieren a la eliminación de pruebas diagnósticas que no ayudan a la toma de decisiones; al uso excesivo de medicamentos o a las transfusiones innecesarias o evitables.

Blanca Fernández-Capel, directora gerente de la EASP, comentó que desde hace años trabajan en “una línea de investigación en relación a la des-implementación de actividades no recomendadas en atención primaria. Todo ello con el fin de “contribuir a la mejora de la calidad de la atención al paciente. También a la reducción de los costes sanitarios. Para ello es imprescindible contar con los profesionales del sistema sanitario, así como con los propios pacientes”, concluyó Fernández-Capel.

Noticias complementarias