Inicio ASP El tabaquismo pasivo en el hogar empeora la situación basal de los...

El tabaquismo pasivo en el hogar empeora la situación basal de los niños con asma

niños-con-asma

..Redacción.
El tabaquismo pasivo en el hogar es uno de los principales problemas para los niños con asma. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 40% de los niños están expuestos al tabaquismo pasivo en el medio familiar.  Además, cuando cuando se trata de niños con asma pueden empeorar su enfermedad.

Tanto es así que el 41% de los niños ingresados por crisis asmáticas eran fumadores pasivos y presentaban una mayor gravedad de las crisis de asma. Así concluye un estudio del Hospital Gregorio Marañón cuyos datos se exponen en la carta científica Impacto del tabaquismo pasivo en la función pulmonar y gravedad del asma en la población pediátrica. Esta se publicó recientemente en Archivos de Bronconeumología, la revista científica de SEPAR.

Dr. Moreno (SEPAR): “Asma y tabaquismo son un mal binomio ya que los niños con asma sufren de hiperreactividad bronquial”

niños-con-asmaEl coordinador del Área de Neumología Pediátrica de SEPAR, el Dr. Antonio Moreno, señala que asma y tabaquismo “son un mal binomio ya que los niños con asma sufren de hiperreactividad bronquial y, son más vulnerables a contaminantes ambientales, como el humo de tabaco”. Este aumenta la inflamación de la vía aérea, la secreción bronquial y la limitación del flujo aéreo.

Menor saturación de oxigeno
En el estudio, desarrollado en el Hospital Gregorio Marañón, se incluyó a 365 niños, de entre 4 y 16 años, que en algún momento entre 2011 y 2015 precisaron de un ingreso por una crisis asmática en este centro. La mediana de edad de los pacientes pediátricos fue de cinco años y la de duración del ingreso de cuatro días.

De todos ellos, el 63% eran varones. Además, el 45% tenía un diagnóstico previo de asma y en el 65% coexistía un diagnóstico de atopia. Por otra parte, del 41% de fumadores pasivos, un 6% tenía madre fumadora, el 14% padre fumador y en el 2% eran otros familiares los fumadores.

Del 41% de niños con asma y fumadores pasivos, un 6% tenía madre fumadora

Uno de los resultados destacados de esta investigación es que los niños expuestos al tabaquismo pasivo tenían una menor saturación de oxigeno en el momento del ingreso. También presentaban una mayor puntuación en la escala de gravedad de las crisis asmáticas; peores parámetros de la función pulmonar y habían tenido que realizar más visitas a urgencias durante los meses previos.

Un dato curioso es que, aunque con anterioridad se insistía en el papel materno, en este estudio “las crisis asmáticas parecían ser más graves cuando era el padre el fumador. Esto podría estar relacionado con factores diferenciales entre progenitores, como la cantidad de tabaco fumado o el tipo de tabaco. Además, estudios anteriores señalan que existe una mayor afectación en la función pulmonar con mayor cantidad de cigarrillos fumados por los padres”, detalla el Dr. Moreno.

Factor de riesgo independiente
El tabaquismo pasivo es un factor de riesgo independiente en la alteración de la función pulmonar del asma y la atopia junto al tabaquismo pasivo lo son en la gravedad de las crisis. En este estudio los autores apuntan que “el tabaquismo indirecto es un factor de riesgo evitable”. Además de ser “una de las principales causas de agravamiento del asma y el principal determinante ambiental de disminución de la función pulmonar”.

El tabaquismo indirecto es una de las principales causas de agravamiento del asma

Por último, el Dr. Moreno insiste en que “el tabaquismo pasivo repercute negativamente en la calidad de vida de los niños, más aún si se trata de niños asmáticos. Por ello, desde SEPAR debemos insistir en que son precisas medidas preventivas para evitar el tabaquismo en el medio familiar con el objetivo de proteger la salud respiratoria de los niños”.

Noticias complementarias