Inicio ASP La enfermedad hepática por alcohol está relacionada con cambios en la microbiota...

La enfermedad hepática por alcohol está relacionada con cambios en la microbiota intestinal

..Redacción.
Una microbiota equilibrada es fundamental en la salud de las personas. Cada vez se conoce más acerca de su importancia en nuestro sistema inmunitario, del que es un componente clave. Un nuevo estudio, publicado en Hepatology, en el que ha participado el hepatólogo y facultativo del Servicio de Medicina Interna del Hospital Quirónsalud Barcelona, Dr. José Altamirano, ha profundizado en la relación entre la población de hongos de la microbiota y su relación con la enfermedad hepática por alcohol (EHA).

Un estudio publicado en Hepatology ha profundizado la relación de los hongos de la microbiota y su relación con la enfermedad hepática por alcohol

En comparación con la población sana, los pacientes con estadios avanzados de EHA pueden generar disbiosis o alteración en la estructura de la comunidad microbiana intestinal en mayor grado. “En la actualidad se sabe que el alcoholismo crónico aumenta la permeabilidad intestinal de productos bacterianos hacia la sangre y produce cambios en la microbiota de los pacientes. Esta situación contribuye a la progresión de la enfermedad y a empeorar el grado de daño hepático preexistente”, comenta el Dr. Altamirano. “En este estudio, se ha investigado la microbiota de diferentes estadios de EHA enfocándose en la poblaciones de hongos en la materia fecal”, añadió.

El primer hallazgo de este estudio fue que, comparado con pacientes de control sanos, aquellos que padecían algún grado de EHA tenían una diversidad fúngica empobrecida con una superpoblación de Candida Sp. Por otro lado, también se vio como en los controles no alcohólicos el género que dominaba era Penicillium. Estas dos circunstancias se pudieron relacionar con diferentes eventos. “Se encontró una correlación positiva entre la alta abundancia de Candida Sp con la presencia de fibrosis hepática. En cambio, la abundancia de Penicillium estaba correlacionada con una menor inflamación y daño hepatocelular en la evaluación por biopsia hepática”, comenta el Dr. José Altamirano.

Dr. Altamirano: “Se encontró una correlación positiva entre la alta abundancia de Candida Sp con la presencia de fibrosis hepática”

Esta investigación también ha servido para ver como la respuesta sistémica a esta superpoblación fúngica de Candida Sp, medida indirectamente con una prueba en suero de anticuerpos anti-Saccharomyces cerevisiae o ASCA, está relacionada con el mal pronóstico a corto plazo de los enfermos. Esto abre la puerta a nuevos trabajos en los cuales la microbiota fúngica pudiera ser una diana de tratamiento para estos enfermos.

“En el momento actual no existen ensayos clínicos en donde se hayan probado tratamientos concretos para mejorar esta disbiosis por cándidas, ni se ha evaluado su impacto en cuanto a mejoría del grado de daño hepático ni prevención de las complicaciones”, explica el Dr. Altamirano, quien añade como “se sigue investigando no solo qué tipo de subpoblaciones de hongos y bacterias podrían participar en la fisiopatología de la enfermedad sino también cuáles son los mecanismos específicos para los cuales estas tienen efectos en el daño hepático. Todo esto encaminado a que en un futuro podamos disponer de un mejor conocimiento de estas rutas fisiopatológicas para poder diseñar ensayos con tratamientos dirigidos”.

Dr. Altamirano: “En el momento actual no existen ensayos clínicos en donde se hayan probado tratamientos concretos para mejorar esta disbiosis por cándidas”

En la sociedad occidental el alcoholismo sigue siendo un grave problema y uno de los motivos del incremento de la mortalidad a nivel mundial. Se calcula que más de la mitad de las muertes por enfermedad hepática en la Unión Europea están relacionadas con un consumo excesivo de alcohol. “La hepatitis alcohólica es un síndrome que cursa con fallo hepático subagudo. Esta dolencia se asocia con daños multiorgánicos y cuya mortalidad a corto plazo es muy elevada, llegando a estar entre el 30 y el 50%”, comenta el Dr. Altamirano.

Es más probable que la hepatitis alcohólica se presente en personas que beben en abundancia durante muchos años. Sin embargo, la relación entre la bebida y la hepatitis alcohólica es compleja. No todos los bebedores empedernidos desarrollan hepatitis alcohólica, y la enfermedad puede presentarse en personas que beben moderadamente.

Noticias complementarias:

Compartir