Inicio ASP Juan Pedro Arbizu: “Se debería hacer más formación en relación a la...

Juan Pedro Arbizu: “Se debería hacer más formación en relación a la comunicación con las personas mayores”

comunicación con las personas mayores

..Hortensia Mateo.
Juan Pedro Arbizu es psicólogo clínico y responsable del Área de Psicología del Hospital San Juan de Dios de Pamplona. Como profesional, ha participado en la Jornada Amavir realizada en Barcelona sobre estrategias de comunicación ante el sufrimiento. En ella, ha explicado cómo los pacientes y profesionales se enfrentan al sufrimiento y cuáles son las claves para una buena comunicación. Por ello, ha hablado con iSanidad para profundizar en las implicaciones que tiene la relación médico-paciente mayor y las claves para realizar una gestión emocional más efectiva.

¿Qué repercusiones psicológicas se producen en los profesionales médicos especializados en geriatría la atención a una persona mayor?
Existen varias repercusiones. En primer lugar, se puede producir el riesgo de establecer demasiada distancia entre el profesional y la persona mayor con una intención de autoprotección, lo que precisamente puede desembocar en el Síndrome Burnout o también, aunque no es lo mismo, lo que se conoce como fatiga por compasión. Estas circunstancias generan poca realización profesional, escasa satisfacción y establecer una distancia emocional excesiva con la persona mayor. En segundo lugar, lo que también puede suceder es la sobreimplicación emocional y, consecuentemente, el llevarse el sufrimiento o los problemas a casa.

Por ello, la clave sería buscar un equilibrio en el que estén presentes la empatía, el trabajo compasivo, y donde se ponga mucho el foco en la presencia, la comunicación y la forma de estar ante la persona mayor que sufre tristeza, tiene sus dificultades… En definitiva, estar presente pero donde también los profesionales se cuiden y estén atentos a las emociones que les surgen.

Existe el riesgo de establecer demasiada distancia entre el profesional y la persona mayor con una intención de autoprotección

¿Cómo es la preparación universitaria de los médicos en cuanto a técnicas de comunicación hacia el paciente mayor?
Generalmente, la formación es un poco escasa en la carrera de Medicina, aunque quizá esté más presente en Enfermería. Pero no ha habido habitualmente ninguna asignatura específica sobre relación de ayuda o comunicación. Lo que sí que es verdad es que los profesionales hacen un esfuerzo cada vez mayor en formarse en este tipo de técnicas.

Sin embargo, sí que me gustaría comentar que, más que una formación exclusiva en técnicas de comunicación, también es importante conocerse a uno mismo y trabajar en valores para que, de alguna manera, ese área de conocimiento aumente, porque es una parte muy importante de nuestra profesión. Hay veces que se dice, y a lo mejor equivocadamente: “es muy buen médico, pero mal comunicador”. Pues entonces quizá no sea tan buen médico porque comunicarse o relacionarse bien con un paciente forma parte también de la profesión médica. En este caso, en cómo atendemos a una persona mayor.

El profesional tiene que trabajar en técnicas de comunicación, pero también en valores propios

¿Qué ámbitos de mejora quedan todavía por realizarse?
Como he dicho antes, se debería hacer más formación en relación a la comunicación con las personas mayores, pero también sobre el cuidado del propio profesional. Es importante trabajar bien en equipo, pero también lo es que no se viva este trabajo de tratar con personas con sufrimiento como una carga sino como un privilegio. Y que de alguna manera enriquezca y nutra como personas más allá de como profesionales.

Se debería hacer más formación en comunicación con las personas mayores

¿Qué papel juega la empatía en las labores diarias de los profesionales médicos especializados en geriatría?
Diría que el ámbito de la empatía que tiene que ver con la relación clínica y de ayuda en general. Esa capacidad de ponerse en el lugar del otro, que actualmente también se le denomina actitud compasiva (que es sentir con el otro), tiene una fuerza descomunal y la persona mayor la siente. Hay algo ahí que mueve, que es intangible y que, de alguna manera, es una herramienta terapéutica que va más allá muchas veces de los propios fármacos con efecto analgésico o tranquilizador. Por ello, esa forma de estar, esa presencia, esa actitud empática es una herramienta terapéutica fundamental y, además, se ha visto comprobado en estudios científicos.

¿El profesional puede sufrir un duelo por el empeoramiento o la pérdida de un paciente mayor? ¿De qué forma debería gestionarla?
Los profesionales que trabajan con personas mayores pertenecientes a distintos ámbitos, como la atención primaria e incluso contextos residenciales, pueden llegar a crear un vínculo importante con los pacientes, a lo mejor de años. Cuando estos fallecen, es normal que se produzca emoción, percepción de pérdida y duelo. Es el concepto, no muy conocido, que se denomina duelo desautorizado: ese duelo invisible, que parece que no se lo pueden permitir. Y que conforme se va acumulando puede generar perjuicio, somatizaciones, y dificultades también a nivel profesional. ¿Y cómo hay que trabajarlo? Como cualquier duelo: dándole visibilidad y permitiendo salir a las emociones que se generan.

Hay que buscar estrategias para los equipos y unidades sobre cómo trabajar el duelo tanto desde el punto de vista de los profesionales como de institución

Asimismo, también suelo recomendar a los equipos con los que realizo formación en este ámbito que busquen estrategias para los equipos y unidades sobre cómo trabajar el duelo tanto desde el punto de vista de los profesionales como de institución: cómo hacer el cierre de un paciente, cómo hacer una despedida, si se va a hacer una carta de duelo a los familiares… En definitiva, qué rituales dentro de ese contexto se pueden poner en marcha para prevenir y generar más salud y beneficio para los propios profesionales y la institución.

Artículos relacionados