Inicio ASP Las UCI evolucionan para mejorar la supervivencia de los pacientes con cáncer

Las UCI evolucionan para mejorar la supervivencia de los pacientes con cáncer

respiradores-artificiales-covid-19

..Redacción.
Las mejoras logradas en las UCI muestran su contribución a la mejora de la supervivencia en pacientes con cáncer. La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) se suma al Día Mundial Contra el Cáncer  y hace balance de estas mejoras.

En la actualidad, una sexta parte de los pacientes ingresados en la UCI tiene cáncer. En concreto, entre el 13% y el 21%, sin embargo, no todos son iguales. La médico intensivista del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona, la Dra. Sandra García, explica que “hasta un 30% de pacientes que reciben un trasplante de médula ósea necesitan un ingreso en la UCI en algún momento. Una cifra que se reduce a apenas un 6% en los que presentan tumores sólidos”. En cambio, 20 años atrás el porcentaje de pacientes con cáncer en las UCI apenas representaba el 5% de los ingresos.

Una sexta parte de los pacientes ingresados en la UCI tiene cáncer. En concreto, entre el 13% y el 21%

Hoy en día hay un gran número de pacientes oncológicos tiene cada vez mayor esperanza de vida. Pero no solo eso, también presentan mayores posibilidades de tratamiento que hasta hace poco no existían. “Esto permite que tengan un pronóstico muy diferente y que su ingreso en Medicina Intensiva sea mucho más frecuente y con resultados cada vez mejores. No solo de supervivencia al episodio agudo en el hospital, sino también en cuanto a evolución posterior tras el alta hospitalaria”, afirma el Dr. Federico Gordo, jefe de Sección de Medicina Intensiva del Hospital Universitario del Henares.

Todas estas mejoras mejoran la tasa de supervivencia. De hecho, en España ha aumentado en todos los pacientes críticos. En cuanto a pacientes oncológicos, la supervivencia aumentó hasta el punto de que este porcentaje se equipara con el del resto de pacientes no oncológicos.

Dra. García: “Lo que determina el pronóstico a corto plazo no es tanto la enfermedad cancerosa sino la gravedad de la enfermedad que lo lleva a la UCI”

Por ejemplo, el shock séptico o la insuficiencia respiratoria grave redujeron su tasa de mortalidad a un 40% y a un 50%, respectivamente. “Estas cifras, similares a las de otros pacientes sin cáncer, permiten afirmar que lo que determina el pronóstico a corto plazo no es tanto la enfermedad cancerosa sino la gravedad de la enfermedad que lo lleva a la UCI y la situación previa del paciente”, comenta la Dra. García.

Protocolos específicos para pacientes con cáncer
Aunque no existen protocolos específicos para pacientes con cáncer, estos son atendidos del mismo modo que el resto de pacientes con la patología grave que les lleva a la UCI. En cambio, se dan consideraciones especiales ya que hay que tener en cuenta su estado inmunológico; los tratamientos que ha recibido recientemente; las características de la neoplasia como en las leucemias, etc.

El Dr. Gordo afirma que uno de los objetivos es la puesta en marcha de protocolos específicos, especialmente por la complejidad de algunos tratamientos innovadores en desarrollo. “Estos protocolos deben incluir una visión multidisciplinar que permita evitar y limitar la progresión de la disfunción orgánica y posibles complicaciones asociadas”, destaca el experto.

Dr. Gordo: “Estos protocolos deben incluir una visión multidisciplinar que permita evitar y limitar la progresión de la disfunción orgánica”

En este sentido, es fundamental alcanzar un consenso entre las sociedades científicas. Por ejemplo, ya se hizo entre SEOM y Semicyuc para tener registros de resultados y plantear vías comunes de actuación en este grupo de pacientes. El trabajo conjunto entre intensivistas, oncólogos y hematólogos ha mejorado cualitativamente, lo que ha permitido llegar a diagnósticos más correctos.

Uno de los retos que deben asumir ahora es afrontar los nuevos efectos adversos. “En ocasiones son muy graves y requieren de un manejo específico en las UCI” subraya la Dra. García. Ejemplo de ello son las terapias CAR-T que han permitido la creación de nuevos equipos multidisciplinares y unidades de Terapias Avanzadas en Hematología (UTAH). En estas participan activamente los médicos intensivistas. “En pocos años, los biomarcadores, los análisis genéticos y los sistemas de ayuda a la atención clínica con detección precoz de gravedad podrán ayudarnos en esta lucha”, concluye el Dr. Gordo.

Noticias complementarias