Inicio ASP Dr. Luis Manso: “Los grandes retos en cáncer de ovario están en...

Dr. Luis Manso: “Los grandes retos en cáncer de ovario están en la recidiva y en el diagnóstico inicial”

recidiva-cáncer-ovario
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

..Juan Pablo Ramírez.
La recidiva y un diagnóstico que permitan administrar el mejor tratamiento para las pacientes son los grandes retos en cáncer de ovario. Así lo explica el Dr. Luis Manso, oncólogo de la Unidad de Cáncer de Mama y Ginecológico del Hospital 12 de Octubre. “No tenemos buenas técnicas de diagnóstico precoz para este tipo de tumores y cuando aparece la clínica ya suele estar la enfermedad muy avanzada”, advierte en esta entrevista con motivo del Día Mundial contra el Cáncer.

El 70% o el 80% de las pacientes son diagnosticadas en fases avanzadas de la enfermedad, ¿cuál es la causa de un diagnóstico tan tardío?
Cuando diagnosticamos el cáncer de ovarios aparece ya en estadios muy avanzados, 3 o 4. Es un tumor muy silente. No tenemos buenas técnicas de diagnóstico precoz para este tipo de tumores y cuando aparece la clínica ya suele estar la enfermedad muy avanzada. Los ovarios son una estructura intrabdominal donde puede crecer una masa a lo largo del tiempo y que no dé la cara hasta que la paciente tiene clínica abundante.

¿Qué medidas pueden tomarse para acelerar una detección precoz? ¿Existe evidencia sobre el cribado?
Ese es el problema. En cáncer de ovario no hay ningún programa de detección precoz que haya servido de utilidad, ni la ecografía, ni los marcadores tumores. No tenemos capacidad de un diagnóstico precoz como hay en otras patologías.

En cáncer de ovario no hay ningún programa de detección precoz que haya servido de utilidad

Ante las dificultades para una detección precoz, ¿existen líneas de investigación abiertas en este sentido?
Estamos buscando a las poblaciones con mayor riesgo de desarrollar cáncer de ovario o mama porque tengan la mutación en genes BRCA-1 y BRCA-2. Estamos haciendo estrategias de cirugías de prevención antes de que aparezca el tumor mediante la extirpación de las trompas y los ovarios en aquellas mujeres portadoras de estas mutaciones y de esa manera evitar la aparición del tumor. Esta es una de las medidas de prevención del cáncer de ovario más interesantes. ¿Otras a futuro? Estamos pendientes de la biopsia líquida o los nuevos conocimientos del ADN tumoral circulante. En un futuro quizás nos puedan dar alegrías pero de momento no tenemos buenas herramientas para el diagnóstico precoz.

Ante el alto número de recaídas, ¿con qué opciones terapéuticas cuentan el médico y el paciente en la actualidad?
Los grandes retos en cáncer de ovario están tanto en la recidiva como en el diagnóstico inicial. También en hacer el mejor tratamiento posible desde un primer momento. Este se basa en tres pilares: la cirugía de esfuerzo máximo, la quimioterapia basado en platino y los inhibidores de PARP. Cuando la mujer responde al tratamiento con quimioterapia, se pueden mantener estos fármacos de mantenimiento que consiguen prolongar los intervalos libre de enfermedad y de progresión. Contamos con tres: olaparib, rucaparib y niraparib. Estos tres fármacos funcionan como complemento de la quimioterapia y de la cirugía en cáncer de ovario. También contamos con los antiangiogénicos, que tienen un papel muy importante.

Los grandes retos en cáncer de ovario están tanto en la recidiva como en el diagnóstico inicial. También en hacer el mejor tratamiento posible desde un primer momento

La inmunoterapia ha cambiado el abordaje de un importante número de tumores, ¿se está, investigando en cáncer de ovario?
Se está investigando con inmunoterapia en cáncer de ovario de manera generalizada en todo el mundo. Hay muchos  estudios en marcha que están estudiando la combinación de inmunoterapia con quimioterapia y también los inhibidores de PARP o también con los antiangiogénicos a la vez. Todavía estamos en proceso de finalización de estos ensayos que están reclutando a la población tanto en el momento del diagnóstico como en la recaída.

¿Cuál es el futuro de la quimioterapia en el tratamiento de esta enfermedad?
La quimioterapia basada en platino sigue siendo uno de los tratamientos básicos y fundamentales en cáncer de ovario. A día de hoy es impensable poder decir que la quimioterapia deje de ser un tratamiento para cáncer de ovario. Ojalá en un futuro podamos obtener un tratamiento menos tóxico y que obtenga los mismos resultados pero en esta enfermedad la quimioetrapia basada en platino sigue siendo fundamental.

Una investigación reciente del CiberONC ha descubierto un vínculo funcional entre la resistencia a la quimioterapia en tumores de ovario y el aumento en el conjunto de células madre del cáncer que resulta de la activación de los genes diana de la vía Hippom, tras la regulación negativa de la proteína MYPT1, ¿cómo puede cambiar este avance el abordaje de la enfermedad?
Se sabe desde hace tiempo y no solo en cáncer de ovario, sino en otros tipos de tumores que las células que tienen características pluripotenciales tienen cierta resistencia a los tratamientos. Son células que nos cuesta destruirlas con los tratamientos clásicos. Todo lo que sean nuevas vías para conocer que estas células pluripotenciales van a desarrollar esa resistencia a los tratamientos clásicos y poder actuar con terapias dirigidas es siempre un gran avance.

En cáncer de ovario, lo que hemos vivido como un gran avance es que hemos conocido qué tumores tienen un déficit de genes relacionados con la reparación del ADN

Muchas veces estas células son las responsables de las subsiguientes recidivas. Son estudios muy interesantes, todavía en fase precoz y en modelos animales y hay que seguir investigando para seguir desarrollando nuevas terapias.

¿Qué estás aportando los diferentes perfiles moleculares?
En cáncer de ovario, los perfiles moleculares no los tenemos en nuestro día a día. Sabemos que hay distintos subtipos moleculares dentro del cáncer de ovario, aquellos que estás relacionados con las células inmunes u otros de tipo mesenquimal. Pero en el día a día no utilizamos estos perfiles para la toma de decisiones. Quizás en cáncer de ovario, lo que hemos vivido como un gran avance es que hemos conocido qué tumores tienen un déficit de genes relacionados con la reparación del ADN o déficit de recombinación homóloga.

Aproximadamente un 50% de los cánceres de ovario va a tener este tipo de genes alterados. Tenemos evidencia de que estos tumores tienen mayor sensibilidad a estos nuevos inhibidores de PARP. Cada vez va a ser en un futuro conocer qué tipo de tumores de ovario tienen este déficit de recombinación homóloga y lo iremos añadiendo a nuestro día a día para ofrecer mayor beneficio a las pacientes de cáncer de ovario.

Noticia complementarias