Inicio ASP La mitad de los diagnósticos de cáncer pueden evitarse con la práctica...

La mitad de los diagnósticos de cáncer pueden evitarse con la práctica de deporte

..Redacción.
El interés por la actividad física como forma de mantener una buena salud y como elemento de prevención en determinados tipos de cáncer va en aumento en la sociedad. Este interés aumenta a medida que la evidencia de un posible efecto protector del ejercicio moderado frente al cáncer se hace más sólida.

La actividad física moderada es un factor de protección para determinados tipos de cáncer

En este sentido, la OMS estima que aproximadamente el 35% de las muertes relacionadas con el cáncer se atribuyen a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos, relacionados con el alto índice de masa corporal, la baja ingesta de frutas y verduras, tabaquismo, consumo de alcohol y falta de actividad física.

De hecho, tal y como constatan el American Institute for Cancer Research y la World Cancer Research Fund en su último informe Dieta, Nutrición, Actividad Física y Cáncer: una perspectiva global, los cambios positivos en el estilo de vida, incluida la alimentación equilibrada, mantener un peso corporal saludable y hacer ejercicio, pueden reducir la cantidad de diagnósticos de cáncer en un 50%.

El 35% de las muertes relacionadas con el cáncer se atribuyen a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos

En la misma línea, alrededor de 170 estudios epidemiológicos observacionales han examinado la relación entre la actividad física y la prevención del cáncer. La investigación ha evidenciado que la asociación del ejercicio con el riesgo de cáncer es convincente para el cáncer de colon y de mama; probable para el de próstata; posible para los de endometrio y pulmón; e insuficiente para todos los otros tipos de cáncer. Aunque la mayoría de las investigaciones se han centrado en la eficacia de la actividad física en la prevención del cáncer. De hecho, cada vez hay más evidencias de que también influye en la rehabilitación o la supervivencia después del diagnóstico.

Para tratar estas cuestiones, Educa-Med, organiza junto a Fissac el próximo sábado, 29 de febrero, el ‘I Simposio de Ejercicio y Cáncer’ orientado a la práctica deportiva relacionada con cáncer, una iniciativa avalada por la Fundación para la Excelencia y Calidad de la Oncología ECO, la Universidad Europea de Madrid y la Fundación Sandra Ibarra.

El ejercicio físico practicado regularmente tiene un papel protector contra aquellos cánceres que se relacionan con la obesidad. El riesgo de padecer ciertos cánceres como el de colon, mama, endometrio, riñón, esófago, páncreas o hígado es entre dos y cinco veces más elevado en personas obesas”, según la Dra. Isabel Prieto, radio-Oncóloga del Hospital Fundación Jiménez Díaz que participará en el Simposio.

La asociación del ejercicio con el riesgo de cáncer es convincente para el cáncer de colon y de mama

Este primer simposio contará en un foro único, por primera vez en España, con médicos, investigadores, preparadores físicos y fisioterapeutas. Estos especialistas debatirán sobre el papel del ejercicio físico en el tratamiento del cáncer, desde sus bases biológicas hasta su aplicación práctica.

“El ejercicio físico tiene numerosos beneficios frente a la ansiedad y la depresión. Estos son aspectos emocionales que afectan de una manera especial al paciente oncológico. También en la fatiga, que tiene mucho interés porque es el síntoma más prevalente en el paciente oncológico y durante años, se ha recomendado descanso. Además, mejora la calidad de vida y la percepción que tiene el paciente sobre su capacidad funcional física”, señala la Dra. Ana Ruiz Casado, oncóloga del Hospital Puerta de Hierro y ponente del Simposio.

Dra. Casado: “El ejercicio físico tiene numerosos beneficios frente a la ansiedad y la depresión”

La figura del preparador físico es clave para los pacientes oncológicos. “Los tratamientos generan una serie de efectos secundarios para los cuales se ha demostrado que el ejercicio físico es eficaz y seguro en cualquier momento de la enfermedad. Sin embargo, aplicar una dosificación adecuada durante el proceso adaptativo a cada tipo de efecto secundario es fundamental. Por este motivo, contar con preparadores físicos bien formados es fundamental. Dan seguridad a los pacientes, ayudan a mejorar su calidad de vida, a iniciarse en hábitos saludables y aumentar su supervivencia. Esto convierte las intervenciones de ejercicio en protocolos coste-efectivos en salud a medio y largo plazo”, explica Soraya Casla, responsable de la unidad de ejercicio físico oncológico en AECC y participante en el Simposio.

Según los expertos, un profesional del ejercicio debería estar presente en todas las fases, sobre todo en el comienzo de la enfermedad, hasta que el paciente vaya adquiriendo las herramientas adecuadas que le permitan ser más autónomo para controlar su salud a través del ejercicio. “Existe evidencia de la importancia de una prehabilitación mediante ejercicio ante una cirugía, así como en pacientes con quimioterapia, radioterapia o personas que han pasado las terapias agudas anticáncer y que siguen con secuelas u otras enfermedades crónicas como osteoporosis, síndrome metabólico, sarcodinapenia u obesidad”, aclara Mario Redondo, especialista en ejercicio y cáncer que participará en el I Simposio Ejercicio y Cáncer.

La figura del preparador físico es clave para los pacientes oncológicos

La cita presencial, que ya cuenta con más de 150 inscritos, tendrá lugar en la Universidad Europea de Madrid (campus de Alcobendas), y se podrá seguir en directo previo registro en la plataforma Educa-Med.

Noticias complementarias: