Inicio ASP Dr. Franci: “La eliminación de conductas de riesgo para la salud haría...

Dr. Franci: “La eliminación de conductas de riesgo para la salud haría posible evitar el 80% de las enfermedades cardiovasculares”

riesgo-de-muerte

..Redacción.
En el marco de la celebración, del Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular, la Asociación Gallega de Medicina Familiar e Comunitaria (Agamfec) quiere destacar la importancia de la prevención para evitar las enfermedades cardiovasculares. Para el coordinador del Grupo de Trabajo de Enfermedades Cardiovasculares de la Asociación, el Dr. Luis Fransi,  es “la piedra angular del abordaje de estas enfermedades”. Además recuerda que tres de los hábitos más importantes son la dieta, el ejercicio físico y el cese del hábito tabáquico.“La eliminación de conductas de riesgo para la salud haría posible evitar, al menos, el 80% de estas enfermedades”, asegura Fransi.

El 14 de marzo se celebra el Día europeo para la prevención del riesgo cardiovascular

En lo relativo a la dieta, existen estudios, como el PREDIMED, que destacan que la mediterránea es la única que tiene demostrado reducir su incidencia. “En este estudio, realizado en España entre individuos de alto riesgo cardiovascular, pero sin antecedentes de enfermedad vascular isquémica, se demostró que este tipo de dieta suplementada con aceite de oliva virgen extra o frutos secos conseguía una reducción de la incidencia de enfermedades cardiovasculares del 29%”, explica Fransi

Por otro lado, la práctica de ejercicio físico regular se puede llegar a traducir en una reducción de la mortalidad, vascular y por cualquier causa, de hasta el 20 o el 30%.“Tiene efectos beneficiosos sobre múltiples factores de riesgo: hipertensión, el perfil lipídico y glucémico y el índice de masa corporal”.

Por último, el abandono del consumo de tabaco es, de todas las estrategias, la más coste-efectiva. “En sujetos fumadores que sufrieron un infarto agudo de miocardio, el abandono del tabaco consigue reducciones del 43% en la aparición de un nuevo episodio. Además del 26% de mortalidad en comparación con los que continúan fumando”.

El abandono del consumo de rabaco es la estrategia más coste-efectiva

Existen diferentes niveles de prevención sobre los que actuar en el abordaje de las enfermedades cardiovasculares. La prevención primaria consiste en actuar sobre las personas que presentan factores de riesgo cardiovascular pero que no desarrollaron enfermedades. “Como el 90% de los eventos se deben a factores de riesgo modificables, las intervenciones conductuales tienen demostrado una gran utilidad en el control poblacional y comunitario de factores de riesgo”, asegura el Dr. Francy

También es importante la prevención primordial o promoción de la salud cardiovascular, actuando sobre pacientes que aún no tienen factores de riesgo. El Dr. Fransi considera que se debe “actuar en la edad pediátrica. En los últimos años aumentó la prevalencia de obesidad, hipertensión y diabetes mellitus tipo 2 entre los más pequeño. De hecho, este aumento viene asociado sobre todo a los malos hábitos alimenticios y al sedentarismo”.

El Dr. Luis Fransi tiene claro que “los profesionales sanitarios y la administración deben intervenir individual y colectivamente para proponer acciones con el fin de reducir el riesgo cardiovascular”. Así, destaca la importancia de que las estrategias poblacionales de salud estén “orientadas a la promoción de estilos de vida saludables, proponiendo comportamientos individuales y estrategias a escala poblacional”.

Es importante la prevención primordial o promoción de la salud cardiovascular, actuando sobre pacientes que aún no tienen factores de riesgo

Uno de los problemas es que la gente subestima los peligros derivados de las patologías cardíacas. “Para poder mejorar la calidad de vida del paciente es necesario que sea consciente y se responsabilice de que tiene que modificar sus hábitos de conducta o de vida, así como otras variables socioculturales”, explica el Dr. Fransi

La prevención del riesgo cardiovascular es de vital importancia. Las enfermedades del sistema circulatorio son la primera causa de muerte en España y produjeron el 29,17% de los fallecimientos de 2016 en el país. La enfermedad isquémica del corazón y la enfermedad cerebrovascular producen en conjunto cerca del 50% de la mortalidad cardiovascular total, siendo la que más muertes ocasiona.

Aún así, en España la tasa de mortalidad por enfermedad cardiovascular descendió por undécimo año consecutivo. “Aproximadamente la mitad de la bajada se produjo por las mejoras en el tratamiento. La otra mitad se atribuye a un mejor control de los factores de riesgo en la población general”, según explica el doctor.

La enfermedad isquémica del corazón y la enfermedad cerebrovascular producen en conjunto cerca del 50% de la mortalidad cardiovascular total

En España, los costes sanitarios directos de las enfermedades cardiovasculares son de 119 euros por persona y año. Es decir, un 9% del gasto total en sanidad. Esto supone que, en 2014, el coste directo de atención sanitaria ascendió a 5.900 millones de euros.

La Atención Primaria es clave en la prevención del riesgo cardiovascular y sus profesionales deben implicarse en todos los niveles de prevención, en especial en prevención primaria, con un adecuado tratamiento para conseguir el control de los factores de riesgo. “También debemos implicarnos con pacientes que ya hayan tenido un evento cardiovascular o secuelas de los mismos, sin olvidar los aspectos relacionados con la prevención cuaternaria, es decir, el conjunto de actividades que intentan evitar, reducir y paliar el perjuicio provocado por la intervención médica”, concluye el Dr. Fransi.

Noticias complementarias: