Inicio ASP Un grupo de investigadores del IBEC identifican un fármaco capaz de bloquear...

Un grupo de investigadores del IBEC identifican un fármaco capaz de bloquear los efectos del Covid-19

bloquear efectos
Foto: IBEC

..Redacción.
El IBEC (Institut de Bioenginyeria de Catalunya) ha participado en un estudio que ha identificado un fármaco que bloquea el virus SARS-CoV-2 en las primeras fases de la infección. El equipo, liderado por la profesora Núria Montserrat, lo ha hecho en colaboración con expertos internacionales. El fármaco es capaz de bloquear los efectos del virus origen de la enfermedad del Coronavirus.

El tratamiento va a comenzar a probarse en doscientos pacientes de Covid-19. Ha demostrado su eficacia en minirriñones generados a partir de células madre humanas. En estos organoides generados mediante técnicas de bioingeniería, se ha descifrado cómo el SARS-Co-V2 interacciona e infecta las células humanas del riñón. Incluso se ha llegado a identificar una terapia dirigida a reducir su carga viral.

Bloquear los efectos del SARS-CoV-2 en las primeras fases de la infección se ha logrado ya en minirriñones

El estudio se ha publicado en la revista Cell, y junto al IBEC han participado: Instituto Karolinska de Suecia; Institute of Molecular Biotechnology de la Austrian Academy of Sciences; y el Life Sciences Institute (LSI) de la Universidad of British Columbia.

Apeiron Biologics ha obtenido la aprobación de las agencias reguladoras en Austria, Alemania y Dinamarca para llevar a cabo el ensayo clínico de fase II de APN01 para el tratamiento de Covid-19. APN01 es la versión recombinante de la enzima convertidora de angiotensina humana 2 (rhACE2) con un doble mecanismo de acción. El posible fármaco está diseñado para imitar la ACE2 humana utilizada por el virus para ingresar a las células huésped. El estudio quiere confirmar el potencial para inhibir la infección por Covid-19 y reducir la lesión pulmonar. El tratamiento para bloquear los efectos del virus ha comenzado a probarse en doscientos pacientes

Nuria Montserrat ha asegurado que “el uso de organoides humanos nos permite probar de manera muy ágil los tratamientos que ya se están utilizando para otras enfermedades o que están cerca de ser validados. En estos momentos en los que el tiempo apremia, estas estructuras 3D ahorran drásticamente el tiempo que destinaríamos para probar un nuevo medicamento en humanos”.

Artículos relacionados