Inicio ASP La inseguridad del médico ante los enfermos terminales debe corregirse

La inseguridad del médico ante los enfermos terminales debe corregirse

Compartir

La prestación de servicios a los enfermos en situación terminal en el punto de mira de la sociedad. Por ejemplo, la Vocal del Consejo General del Poder Judicial, Concepción Espejel, ha señalado que actualmente falta un marco jurídico médico que salve a los profesionales de muchas de las dudas que sobre esta materia existen, porque es esencial tener en cuenta que hay disposiciones autonómicas que se contradicen, por lo que dicha situación deja al profesional en una postura de inseguridad. En todo el territorio nacional “el paciente debería tener los mismos derechos en cuanto a igualdad o autonomía se refiere”.

El Obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha destacado el papel tan importante que tiene la familia en el proceso de atención al enfermo al final de su vida. No solo hay que ayudarle a él sino a aquellos que permanecen a su lado en el hospital y que le ayudan también a cuidarlo hasta el final de su existencia. No solo hay que cuidarlo en el aspecto físico sino en el control del sufrimiento.

En la reciente celebración de las Jornadas de atención al final de la vida desde la perspectiva humana, médica y colegial, en las que han intervenido la OMC y la SECPAL, se ha instado a que se garanticen con urgencia los derechos de los pacientes y la seguridad de los médicos en la asistencia a este tipo de enfermos, poniéndose a la vez de manifiesto la necesidad de la existencia de una normativa que garantice a los enfermos y a sus familias la presencia de unos profesionales debidamente formados en la prestación de dichos cuidados y en la compleja decisión que supone la ordenación del esfuerzo diagnóstico y terapéutico que necesitan 

Esta ha sido una de las reivindicaciones del Presidente de la OMC, el Dr. Rodríguez Sendin y del presidente de la Secpal, Sociedad Española de Cuidados Paliativos. “Es necesario que, de una vez por todas, se recoja el derecho de los ciudadanos a tener cuidados paliativos”, ha indicado el primero.

La regulación del derecho a recibir estos cuidados y la transparencia en la toma de decisiones, así como la aplicación del tratamiento adecuado, que debe quedar reflejado en la historia clínica, en ocasiones se ha confundido con la eutanasia, han sido los ejes principales del contenido de las ponencias desarrolladas por los expertos que han intervenido en estas Jornadas Técnicas, entre los que se encuentran los doctores Javier Rocafort y Jacinto Balz, Expresidente de la SECPAL y director asistencial del Hospital Centro de Cuidados Laguna de Madrid, así como el Dr Joseph Plata, Jefe de Servicio de Cuidados Paliativos del Instituto Catalán de Oncología y el Dr. R. Albisent, director de la Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica de Cuidados Paliativos del Hospital San Juan de Dios de Santurce, además de otras autoridades científicas especializadas en esta materia, han sido los que, desde diferentes perspectivas, han abordado en profundidad la complejidad del contenido de estas cuestiones, preguntándose, por ejemplo, si es realmente suficiente lo que en esta materia está legislado a través de la actual “Ley de Calidad de 2006” que precisa el derecho de los ciudadanos a recibir esta asistencia y qué tipo, así como la carta de servicios, unido a la Ley de 2003 que regula la ordenación de las profesiones sanitarias.

Tras el análisis exhaustivo de estas disposiciones legales, el Dr. Rocafort indicó que el tratamiento acordado y la planificación de los cuidados paliativos están mal desarrollados, por lo que todavía queda aún mucho por hacer. Según las encuestas realizadas en este sentido, 2 de cada 3 españoles, no saben que están enfermos y, por tanto, no pueden decidir sobre sus derechos y los cuidados que necesitan. De ahí que, continúa diciendo, sea necesario y urgente tomar unas medidas que garanticen que esa atención que pueda necesitar al final de su vida, esté realizada por unos profesionales suficientemente competentes, así como la conveniencia de que pueda disponer de los consejos de un médico especialista en este tipo de prestaciones, independientemente del lugar donde tengan que realizarse, así como el que, entre otros aspectos, se puedan prestar ayudas a las familias, de forma que sea responsabilidad de las respectivas administraciones y de los profesionales llevar a cabo su cumplimiento, con objeto de evitar el sufrimiento en que se pueden encontrar aquellos pacientes que deseen morir por carecer de las prestaciones adecuadas.

El Dr. Joseph Plata, centró su atención en el análisis de los procedimientos para obtener de la forma más adecuada el consentimiento informado para que se pueda llevar a cabo la sedación necesaria, así como la forma más adecuada de realizarla, no solo desde el punto de vista práctico sino ético, pensando siempre en la protección del paciente, para evitarle un daño y aliviar su sufrimiento, dado el contexto emocional tan amplio y la fragilidad por la que están pasando el enfermo, su familia y el equipo profesional que se encuentra en esta situación.

El Dr. Albisent analizó las consideraciones relacionadas con el punto de vista de la formación profesional del médico, haciendo referencia a la normativa que en este campo existe en España, surgida entre los años 1985/1990, de la mano de un grupo de profesionales que, impulsados por la generosidad hacia los pacientes, pusieron en marcha experiencias asistenciales de este tipo en Centros de Cataluña, Canarias, Santander y Madrid. Muchos de ellos han participado en estas jornadas de la OMC. Recalcó, además, que, a lo largo de estos últimos 25 años se ha pasado de la aplicación de esta técnica, que al principio era privilegio de solo unos pocos, a la realidad actual en la que se puede aplicar también en muchos lugares a los que no pueden llegar los equipos domiciliarios especializados, dado el derecho que tienen los pacientes a recibir estos cuidados en toda España debido a que desde 2003 existe una normativa legal que establece el derecho que asiste a todos estos pacientes a recibir dichos cuidados en toda el territorio nacional.. Otra cuestión es la realidad por la que actualmente atraviesa la correspondiente formación de especialistas, dado que en apenas el 50% de las Facultades de medicina de España existe una enseñanza reglada para la formación de especialistas en cuidados paliativos.

El exrector de la Universidad de Lleida, Joan Viñas, en relación con ste aspecto ha explicado que los estudios que se han realizado en los últimos años, muestran a los cuidados paliativos como una “formación indispensable” para aquellos que ejercen la medicina. “No se puede entender que la enseñanza actual no incluya esta asignatura”, ha criticado.

Viñas ha apuntado también que hay centros que actualmente cuentan con una asignatura sobre este tema, pero se trata de proyectos propios debido a que cada universidad tiene su propio programa de formación. “Si no hay un cambio en las universidades será muy difícil que la cultura sobre los cuidados paliativos se adapte con la velocidad debida a lo que la sociedad necesita”.